JUAN GIL NAVARRO

Actor todoterreno en historia policial

“Tenemos la suerte de estar haciendo una serie de un muy buen nivel”, dice Gil Navarro. Su orgullo es por Casa del Mar, la producción que desde el lunes se ve por OnDirectTV. Navarro sabe de televisión: ha estado en Gasoleros, Soy Gitano, Lalola, Graduados y La leona.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Gil Navarro en una escena de la nueva La Casa del Mar. Foto. Difusión

—La casa del Mar tiene segunda temporada. ¿Cómo estuvo eso?

—El presupuesto de la primera temporada era ínfimo (el director decía que teníamos presupuesto para un solo tiro en toda la temporada) pero en esta tenemos un montón: la cantidad de tiros fue como para una de James Bond.

—Recordaba que estuviste un tiempo en Uruguay para hacer Dance! para Canal 10...

—Sí. Fui muy feliz. Estábamos en la ¿Dasa?

—La IASA, el Sudámerica...

—Eso y vivía en ¿Echauri?

—En Ellauri, en el barrio Pocitos.

—Pocitos, ahí. Fue divino. Cada vez que siento olor a madera caminando por Buenos Aires pienso en Montevideo. Y tienen una rambla preciosa que contempla el río.

—Y el trabajo estuvo bueno.

—Muy bueno. Trabajamos muy bien.

—Para algunos estándares de la televisión argentina, vos llegaste tarde: tenías 23 años.

—Y eso fue una suerte. La adolescencia no me parece muy indicada para ser actor. Hay geniecillos y geniecillas que empezaron antes pero está bueno tener una pequeña porción de vida, haber experimentado corazones rotos, frustaciones y recién ahí empezar a laburar. Lo que hay que hacer es trabajar con emociones y es imposible entender lo que no viviste.

—¿Cómo era la televisión cuando empezaste?

—Menos profesional y al mismo tiempo más artesanal. No había tanto cálculo y hubo uno evolución porque se empezaba a exportar, por ejemplo. Antes, además, existía solo la televisión y hoy hay una buena cantidad de gente que miran ficción en celulares. Pero había más corazón al escribir las historias y no tantos estudios de focus group.

—Trabajaste poco en cine. ¿Por qué?

—Tengo la impresión de que la televisión pasa, y no así con el cine porque es algo que se puede ver muchas veces, y si hay algo que está mal o no sale bien, ahí queda. Hasta que no lleguen las cosas que a mí me interesan prefiero esperar con el cine.

—Estaba mirando el elenco de La casa del mar: Darío Grandinetti, Norman Briski, Soledad Villamil, Federico Olivera, Luis Luque, Delfina Chaves. ¿Cómo fue lidiar con tantos egos de actores consagrados en el set?

—Lo que pasa es que el escritor, director y productor Juan Laplace y su esposa, Rocío Sena, tienen muchísima experiencia. No hay lugar para los egos, ni para caprichos, ni para huevadas porque nos conocemos y Juan elige a sus actores por sus condiciones y su don de gentes. Esa fue la diferencia para que no hubiera problemas en el set.

—Lo que debe haber sido es muy enriquecedor.

—Darío o Briski vienen de una época de mucho cine con celuloide donde no había guita para hacer muchas tomas. Si ves sus películas y ves cuánta austeridad tenían y lo que hacían con eso, pensás que nosotros con tanta comodidad tendríamos que estar agradecidos. Pero bueno, también tanta comodidad a veces oxida.

—¿Quedaste contento con el resultado?

—Excelente. Ojalá haya ganas de seguir haciendo cosas. Una vez me habían dicho, el acento argentino no viaja y que había que hablar en neutro. Eso era mentira. Floricienta, por ejemplo, lo pasaban por todo el mundo. Quizás, claro, no le convenga a México o Colombia. Está buenísimo que haya posibilidades de hacer cosas desde el Río de la Plata. Ese es el Mercosur bien entendido.

—¿En qué proyectos estás para este año?

—Estoy viendo de hacer algo en el San Martín. Por el momento, nada de televisión porque como estoy en La leona hasta agosto, eso me imposibilita de hacer otras cosas. Y estoy preparando unos monólogos de Shakespeare que Alfredo Alcón hacía en la década de 1980. Los textos esos parecen escritos ayer: no pueden tener tanta vigencia.

Asesinato en un ambiente difícil.

La segunda temporada de La casa del Mar, se estrenó el lunes 9 por el canal OnDirectTV del servicio de televisión por abonados DirectTV. De acuerdo a una comunicado de la empresa, la primera fue el contenido más visto del bloque "Series" de OnDirecTV a nivel regional durante el mes de su estreno. El drama vuelve a rodear a Laura Ramos y las acusaciones explosivas contra su abuelo, el senador Ramos. El inspector Pelazas (Grandinetti) y la fiscal general Brenda Larson (Villamil) investigan un nuevo asesinato. El director Juan Laplace consigue imprimir un ritmo de serie estadounidense.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)