teatro

Tres razones para ver "El bramido de Düsseldorf"

Hoy y mañana la obra de Sergio Blanco se presenta en la Sala Zavala Muniz

El bramido de Düsseldorf
El bramido de Düsseldorf
1. Escenografía en blancos

Un placer para los ojos. El último texto del autor y director Sergio Blanco, que desde hoy da sus últimas dos funciones en la Zavala Muniz, ofrece una montaje que visualmente es muy estimulante. El ancho de la sala ha sido vestido de una gran caja escénica blanca, que da la sensación de ser un sitio neutro, despegado de toda referencia figurativa. Esas paredes de un blanco rabioso hacen las veces de pantallas, en las que se suceden imágenes de archivo, fotos, nombres propios, en un rico juego de sentidos que se entrelaza con el tema de la obra: la relación compleja entre un padre y un hijo. Los actores Walter Rey, Gustavo Saffores y Soledad Frugone encarnan con solvencia sus papeles.

2. Un texto de cajas chinas

El texto, el trabajo de dramaturgia que tiene, es un atrapante juego de cajas chinas. El autor se desdobla en numerosas referencias a sí mismo, mencionando sus obras anteriores, trazando una dinámica de incontables autorreferencias. A su vez, las escenas aparecen mezcladas, como un malabarismo con el paso del tiempo. Además los actores hablan de las escenas, señalan cuál les gusta menos interpretar, rompiendo infinitas veces los distintos niveles de ficción. El espectador nunca está parado en el mismo lugar, todo el tiempo el lugar de enunciación del autor y los actores va cambiando.

"El Bramido de Düsseldorf" va hoy y mañana en la Zavala Muniz, a las 21.00. Son las últimas funciones hasta febrero.

3. Producción e informalidad

Otro de los aspectos que asombra de esta obra es el contraste entre la producción y el registro actoral. Desgraciadamente en Montevideo a veces se ven espectáculos teatrales buenos pero con producción de muy limitado presupuesto, con montajes sencillos. En El bramido de Düsseldorf la producción es muy cuidada, ofreciendo una estética cosmopolita. Y en contraste, dentro de ese escenario de dimensión internacional, los actores se comportan muchas veces distendidamente, exhibiendo una informalidad que también es bienvenida en la escena local. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)