una reflexión escénica sobre los artistas

Tributo ficcional en Tractatus

El actor Fernando Hernández protagoniza Un artista de la muerte

Un artista de la muerte
Fernando Hernández en Un artista de la muerte. Foto: Reinaldo Altamirano

El actor Fernando Hernández interpreta Un artista de la muerte, una obra que juega con la construcción de un artista, en diálogo con el imaginario colectivo. La puesta en escena regresa a la cartelera por cuatro funciones: va en Tractatus (Ituzaingó 1583 esquina Rambla 25 de Agosto), desde este sábado 21 de octubre, los sábados a las 21.00.

El texto fue compuesto por Hernández junto a Diego Devincenzi y Federico Puig Silva, quienes buscaron transitar un registro performático, de corte metadiscursivo. Para eso pusieron en escena a un artista de arte performático, quien monta su última gran intervención, a modo de tributo. Se plantea así un juego de roles, entre el actor, el performer y un presentador, todo en el formato de un supuesto homenaje.

A eso se suma otro elementos: el personaje en juego está en crisis, producida por su propia trayectoria artística y sus circunstancias. Y el resultado busca proponer un conjunto de reflexiones sobre el arte de nuestro tiempo y las condiciones bajo las que se desarrolla. Así, el formato tiene la dinámica de un homenaje ficticio, en el que se ironiza sobre qué es artístico y qué no en la sociedad actual.

La obra tiene además una mirada hacia la cultura y el teatro uruguayos, por lo que también es una reflexión sobre el arte local y su lugar social. El montaje atraviesa distintos códigos, según cada escena. Hay momentos que son más realistas, y otros que no. También hay cosas que están muy próximas de lo cotidiano y por momentos se trabajar mucho a que no se sepa si el asunto es un ensayo o un espectáculo en sí. El diseño gráfico, así como las máscaras y otros objetos de fuerte sentido simbólico, también entran en esta reflexión escénica a la vez local y global. Una serie de videos arrojan aspectos de una biografía, que juega entre lo que es ficción y lo que no. El espectáculo tiene una duración de 75 minutos y cuenta con diseño de arte de Claudia Sánchez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)