teatro de no ficción

Sangre de utilería sobre hechos verídicos

Sobrevivir a los Andes y otras historias reales que el teatro uruguayo hizo propias

Sobrevivir a los Andes
Sobrevivir a los Andes. Foto: Rafael Sosa Zeballos

Con el estreno de Sobrevivir en los Andes, una vez más un hecho que causó conmoción en la vida de los uruguayos sube a las tablas.

El accidente aéreo de los Andes de 1972 es quizá la tragedia uruguaya que más trascendió internacionalmente. Y es raro que el teatro uruguayo, tan dispuesto siempre a buscar temas nuevos, no la haya llevado antes al escenario. Sin duda en parte eso tendrá que ver con la dificultad de escenificar algo tan difícil como una cordillera, un avión y una tragedia aérea. Hugo Giachino, en el Teatro del Centro Carlos E. Scheck, con un elenco juvenil, tomó el riesgo, y los resultados muestran muchos límites, pero también la audacia de un riesgo que no está mal correr.

Lo que sigue es un repaso de algunos otros momentos en el que los espectadores uruguayos revivieron desde la butaca lo que otros uruguayos sufrieron en carne propia.

1. Rescatate
La cultura marginal en el centro de la escena
Gustavo Bouzas

La sangre vende y mucho, sobre todo entradas de cine, teatro y hasta ópera y ballet. Es por eso que Rescatate es uno éxito de permanencia en cartel, obra que está dando su duodécima temporada sin interrupciones, y que incluso generó otro espectáculo, Rescatame, que pese a no continuar el argumento, busca mantener su espíritu. Gustavo Bouzas es el creador de esta cruda historia que trata sobre el copamiento de un local de Abitab, que está basada en un hecho real, y que permite confrontar a la cultura marginal con la vida diaria de unos ciudadanos comunes y corrientes. El espectáculo, que se está dando en Teatro La Candela, tiene una serie de juegos con el espacio escénico que le da dinamismo. Entre los méritos del montaje está el haber sabido llevar con verosimilitud la cultura plancha al registro actoral. Va los viernes a las 23.30, los sábados a las 21.30 y los domingos a las 19.30, con entradas a $ 280. En esa sala, del mismo autor, se está dando Rescatame, los domingos a las 21.30, con entradas a $ 290.

2. Liberaij, apartamento 9
Un tiroteo interminable
Liberaij, apartamento 9

Otro caso policial, mucho más antiguo en el tiempo, que acaparó la opinión pública uruguaya, y que fue llevado con éxito al escenario teatral. Liberaij Apartamento 9, de Rosa Álvarez, se presentó este año en su tercera temporada, en El Tinglado. Con gran dinamismo escénico, el montaje de José María Novo recreaba con acierto artístico los episodios ocurridos en 1965, cuando una banda de asaltantes porteños buscó refugio en un apartamento céntrico, en la calle Julio Herrera y Obes. El enfrentamiento con la policía, en un largo tiroteo de horas y horas, fue uno de los episodios de la crónica roja local más sonados, y al teatro fue llevado con gran eficacia, entre efectos de humo, sonido y luces.

3. El abuso
La fuga de Punta Carretas ficcionalizada
El abuso

Muchas de las obras más truculentas van los sábados cerca de medianoche, quizá porque a esa hora va un público más juvenil, o más dispuesto a trasnochar un poco, y a ser sacudido por una historia dura. Un caso más que ocupó las portadas de los diarios y que el teatro capitalizó para sí es El abuso, que los sábados a las 23.30 se está dando en La Candela, junto al Shopping Punta Carretas. La obra teatral recrea, a partir del texto de Rosa Álvarez, hechos que realmente parecen de ficción: la fuga de más de un centenar de presos políticos del Penal de Punta Carretas, ocurrida en la madrugada del lunes 6 de setiembre de 1971. Con dirección de Hugo Giachino, la obra no busca el perfil más político partidario, sino que procura reflexionar sobre hechos del pasado, que yo afortunadamente se han convertido en ficción, aunque sucedan prácticamente en el mismo lugar.

4. Montevideo oculto
Un recorrido por la ruta de la muerte

Un caso quizá menos recordado de teatro sanguinolento fue Montevideo oculto, que fue presentada en 2007, en un formato original. Escrita y dirigida por Marcos Zarzaj y Rubens Motta (y con Noelia Campo en el elenco), el espectáculo sucedía en un ómnibus que salía del Bar Tasende (San José y Ciudadela) y recorría la Ciudad Vieja y el Centro, para representar una serie de episodios escalofriantes de la crónica policial montevideana, en el lugar de los hechos. La obra fue un éxito y dio un número importante de funciones, hecho que corrobora que los hechos reales (y más aun los de corte trágico) son muy atractivos para muchísimos espectadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)