entrevista a pablo maritano

“Es un mito identificar a la ópera con algo aristocrático”

El Sodre prepara la ópera La italiana en Argel para la semana próxima

Pablo Maritano
Pablo Maritano. Foto: Ariel Colmegna

El Sodre ajusta los detalles de la ópera La Italiana en Argel, de Gioacchino Rossini, que se estrena la semana que viene (el viernes 27 de octubre), en la sala mayor del Auditorio Nacional Adela Reta. El director de ópera porteño Pablo Maritano (1976) ideó una puesta en escena singular, que Martín García acompañará desde el podio, al frente de la Orquesta Sinfónica. Habrá seis funciones, que van hasta el viernes 4 de noviembre, y las entradas están en Tickantel, a $ 2300, $ 1750, $ 1100, $ 570 y $ 450.

-¿En general se programan más dramas que comedias en los teatros líricos?

-En todo caso es un error. Hay un elemento importante que es que dentro de lo que llamamos repertorio -que va de los últimos 30 años del siglo XVIII, hasta los primeros años del siglo XX-, hay una preponderancia para el gran melodrama. Pero La Italiana en Argel es la prueba de lo contrario, por el ritmo con que la comicidad está llevada adelante.

-¿Qué destacarías de esta ópera?


-La escritura es vertiginosa, ronda la dos horas, y la sucesión y variedad de escenas cómicas es impresionante. La presentación de los personajes es muy medida, así como la cantidad de arias por personaje. Lo cómico en esta ópera se va presentando como una sorpresa.

-¿Con qué estética se va a montar el espectáculo?

-La obra tiene la celeridad, el ritmo, de una comedia cinematográfica, y esa es un poco la idea que nosotros estamos llevando adelante. Hay citas a la época de oro del cine italiano, y también hay un poquito de comedia de los años 80, como si fuera una película de Monty Python, o de Mel Brooks.

-¿Y temáticamente qué subrayarías, qué trasfondo sentís que tiene?

-A diferencia de la otra comedia famosa de Rossini, El barbero de Sevilla, en esta el tono es muy universal. Por los hechos de los que habla: el choque de culturas, el choque entre lo occidental y lo musulmán. Esto es algo que nos toca también mucho hoy en día. Y por otro lado, el eje de la obra, que es el lugar de una mujer en su sociedad, su conciencia sobre su propio cuerpo, y sobre el deseo masculino.

-¿Tiene elementos picarescos entonces?

-Daría la sensación de que en 1813 esto fue una comedia picaresca. Daría la sensación que sí, dado que hubo una versión censurada. Lo que a mí me interesa de la obra es plantear a la protagonista, Isabella, como un personaje lúcido, que sabe dónde está parado. Y que no está presa ni de su frustración ni de su miedo, sino que está en dominio de todas sus fuerzas. Es una comedia sobre la sexualidad, y eso la hace eterna. Por eso puede funcionar en cualquier entorno. Lo importante para mi como puestista es meterse en ese ritmo, en su mecanismo de relojería.

-¿Ves que a la ópera le cuesta llevar público?

-Veo que en los lugares donde se prueba salir a buscar al público, la ópera funciona. Este es un momento un tanto particular en Latinoamérica: Brasil está atravesando una crisis que está afectando mucho la cultura. Argentina está bien en ese sentido, con sus vaivenes. Y en los últimos años, en Chile ha habido una apertura grande hacia otras salas, saliendo un poco de la concentración, que estaba puesta en el Teatro Municipal. El problema es que hay muchos mitos al respecto: es un mito identificar a la ópera con algo aristocrático, que ya no existe.

-¿Pero ves que el público de ópera crece o disminuye?

-Creo que juega mucho la gestión en eso. Los artistas tenemos que interpelar al público, y saber a quién le estamos hablando. Y por otro lado está la responsabilidad de los gestores, de mover la ópera a otros públicos. El público tradicional va a ir siempre. Y siempre hay que ser muy claro en la calidad del trabajo, y también en la identidad del trabajo. Que son cosas distintas, pero van de la mano.

-¿Sos netamente porteño?

-La verdad es que no me identifico con lo porteño. A veces entro un poco en conflicto con la identidad argentina. Me identifico más con el viaje.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)