LOS MONÓLOGOS DE UN ARGENTINO ÁCIDO

Irreverente atiende en rubros diversos

En La Trastienda, Roberto Pettinato de café concert.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pettinato es músico, periodista, conductor de tv, escritor y comediante. Foto: LA NACIÓN/ GDA

Sumo, la banda argentina, no sólo fue importante por la capacidad que tuvo de modernizar el rock de su país y por la presencia de Luca Prodán, un ser único, sino también por su legado.

De allí salieron figuras relevantes: dos bandas (Divividos y Las Pelotas, exitosas y originales) y Roberto Pettinato, una figura de la música, la televisión, el stand up y hasta la farándula de su país. Hoy a la noche se lo puede ver en su versión comediante con un monólogo anunciado a las 21:00 en La Trastienda (las entradas van de 500 1.200 pesos).

"Por primera vez uní todo. Stand up zarpado por un lado, músico por el otro", le dijo a El País en una entrevista publicada en mayo cuando vino a presentar su show musical con canciones de Sumo. "Todo tiene que ver con la liberación, el free speech y el rock. No es que a la noche me voy a hacer un programa de entretenimientos para que gente de Quilmes emboque pelotitas en el culo de un perro".

Irreverente, personalísimo, Pettinato ha pasado del rock a los programas televisivos (trabajó con Gerardo Sofovich, ¡sacrílego!) y al humorismo sin que en ninguno se lo vea incómodo o como en una movida forzada.

"El escenario es el lugar para vivir y ser feliz", le dijo a El País. "Todos los artistas pensamos así, no queremos ir al súper ni vivir adentro del departamento mirando el río".

Pettinato tiene 60 años y no los aparenta. Empezó como periodista, fue saxofonista de Sumo (aquellos de "La rubia tarada", pero de una trascendencia fundamental en la música argentina), emigrante en España donde intentó una carrera musical con los experimentales Pachuco Cadáver; volvió a Argentina donde empezó una carrera en televisión que lo tuvo como conductor de programas como Duro de acostar, Indomables, Duro de domar y la última etapa de Caiga quien caiga.

Ha sido una presencia constante en la cultura y el espectáculo argentino con una carrera que abarca ya a varias generaciones. Aunque él desprecie el término.

"No entiendo de generaciones porque todo es un continuo", le dijo en mayo a La Nación. "¿Vos sabés si yo soy de los 80, los 70, los 60 o del 2000 para acá? No lo sabés. ¿Por qué? Porque no fui de ninguna y sin embargo estuve en todas. Espero el día que muera, a los 87 años, poder haber liberado a más de uno del concepto de hasta acá llegué o hasta que entiendo el mundo. Se puede hacer todo hasta el último aliento y después volver.

Su estilo siempre tiene una pata en el humor, la irreverencia y el absurdo como lo deja claro en su columna de Clarín, sus tareas como conductor e incluso en las entrevistas que, como indica su protocolo, siempre se hacen vía mail.

¿Alguna vez temiste estar loco?, le preguntó Emilse Pizarro para La Nación.

"¿Locos que trabajan durante años en distintas cosas y se levantaban a las 5 am por diez años a hacer radio diariamente y televisión por la noche?", contestó Pettinato. "¿Loco de qué? Ni loco, ni drogota ni demente. Si se me analiza, puede que sea un idiota, ¡pero si me comparan, soy un genio!".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)