TEATRO

Los hijos como un reflejo de sus padres

El musical Los Monstruos desde mañana en la Hugo Balzo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hugo Giachino y Adriana da Silva protagonizan el musical. Foto: Difusión

De a poco, la cartelera de teatros local comienza a presentar un género que ha sido poco explorado en nuestro país: la comedia musical.

Luego del éxito que ha demostrado Ignacio Cardozo con El violinista en el tejado (tendrá nuevas funciones en septiembre), llega Los Mounstros. Se trata de un musical escrito y dirigido por el argentino Emiliano Dionisi, con música de Martín Rodríguez y protagonizado en nuestro país por Hugo Giachino y Adriana Da Silva.

Se presentará desde mañana y todos los martes de agosto, a las 20:30, en Sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional con entradas a 350 pesos por Tickantel y en boletería de la sala.

Los Monstruos es un espectáculo premiado en los países donde se ha estrenado. En Argentina, donde continúa en cartel, ya ganó el premio ACE, el Hugo y el Florencio Sánchez (argentino) a mejor musical.

Eso no les da miedo a los protagonistas uruguayos, ya que la versión que se presentará en el Sodre, es diferente. "Quedó como de cámara, intimista y al tener actores diferentes, el juego va por carriles distintos", dice Da Silva.

Será una versión diferente la que se estena mañana, ya que el director, dos años después de la puesta en escena en Buenos Aires, cambió su mirada sobre ciertos temas, "por tanto se permitió cambios en esta puesta. Las canciones son las mismas, pero también han variado", dice Da Silva.

La llegada de este musical a nuesto país se debe a Hugo Giachino, quien vio la obra en Buenos Aires, "se interesó, persiguió al director, lo encontró y me invitó a trabajar en el espectáculo", dice Da Silva, quien estuvo durante un año viajando a Buenos Aires para ensayar.

"No es que la obra necesite tanto ensayo, pero al ser a dos orillas, no podíamos ensayar todos los días, como es la rutina habitual de un espectáculo", agregó Da Silva.

Como pocas actrices de nuestro país, Adriana Da Silva tiene una larga relación con la comedia musical. Una disciplina que estudió en la capital argentina en la primera escuela que abrió Julio Bocca. Desde entonces ha participado en producciones como Cabaret, Victor/Victoria o Arrancame la vida, "musicales he hecho unos cuantos", dice.

Claro que Los Monstruos es un musical diferente a esos anteriores títulos, ya que aquí no hay coreografías, "sí movimientos escénicos y las canciones se ponen al cierre de algunos momentos importantes de la obra, momentos álgidos, que ameritan una canción", dice Da Silva.

El tema central de este musical son los padres y su relación con sus hijos. "Padres con hijos un tanto especiales", agrega Da Silva y ejemplifica que su personaje tiene una hija que no habla "por algún motivo, y él tiene un hijo muy hiperactivo, que llora mucho y que tiene tendencia a ser obeso". Y en Los monstruos, se presenta a la sociedad "sin filtros".

Así, con el correr de la obra aparecerán las razones del comportamiento de esos niños, para conocer "porqué hacen lo que hacen", dice Da Silva y añade que su personaje es una madre sobreprotectora con su hija.

También se muestra lo que hacen los padres para que sus hijos estén socialmente integrados. "Para que todo el mundo los mire iguales frente a los demás, así estos padres tapan las realidades que no se pueden tapar con nada, un poco para defender a sus propios hijos".

Con Los Monstruos también cambió la percepción que tenían los actores sobre sus hijos. "Esos temas, en algún punto nos hicieron replantearnos lo que nosotros vivimos", dice.

Si bien parece, no es una obra solo para padres, y Da Silva afirma que es para todo el mundo "porque aunque no seas padre, fuiste hijo. Entonces es como que no podés zafar. Son realidades que no escapan de lo cotidiano. Desnudamos un poco nuestra cotidianeidad y entramos en razón de los motivos por los que hacemos algunas cosas", afirma.

"Han cambiado los tiempos del teatro"

Hasta no hace mucho tiempo era impensado que una producción teatral se realizara entre semana. Ya que las producciónes estaban reservadas para los fines de semana.

"Han cambiado los tiempos del teatro", afirma Da Silva. "Antes era solo para los fines de semana y además tenías que firmar contrato por tres meses. Y después tenías que asegurarte que durante esos meses la gente fuera al teatro. Ahora, las salas están tan completas de agenda, que se firman contratos por 10 o 12 funciones, con suerte", afirma.

Por este motivo, una vez cumplido el contrato con la sala, las obras terminan haciendo gira por diferentes lugares. "Terminás acá y empezas a buscar otra sala".

En estos años el interior ha comenzado a tener una presencia fuerte de espectáculos. "Ha tenido una apertura grande en diferentes salas que las han remodelado, han hecho una puesta a punto, se abrió un circuito ávido que es el interior del país. Pienso que algún rincón para mostrar nuestro espectáculo vamos a tener, así que no podemos bajar la guardia", remata Da Silva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)