crítica: Feos, en sala balzo

Entrañables muñecos humanos

Recomendable: el gran artista chileno Guillermo Calderón con un espectáculo de lenguaje híbrido

Feos
Feos. Foto: Elio Frugone

El creador chileno Guillermo Calderón ha acostumbrado al público uruguayo de teatro al asombro. Pero con la obra Feos, que hoy da la última función en la Sala Balzo, la sorpresa fue superlativa. Porque no solamente ofrece un gran espectáculo: también brinda un lenguaje escénico sin precedentes en la escena local.

Decir que es teatro con muñecos es decir poco, por más que es cierto que los protagonistas de la obra son una pareja y un mozo hechos de material, que manejan un grupo de cinco manipuladores. Pero hay otros elementos en juego que hacen de esta obra una experiencia única.

El espectáculo se enmarca en un escenario más pequeño, que está dentro del escenario de la Balzo. Allí corre una película, que hace que el resultado sea una mezcla de las técnicas tradicionales de teatro de animación, y la tecnología digital. Y ambas se funden en una sola imagen, que es a la vez como cine y teatro. Y esa mezcla es fascinante.

Los tres muñecos, a su vez, no son títeres corrientes. Están construidos con una precisión, y una variedad de materiales, que tampoco es frecuente ver. Desde la piel y el pelo, hasta los vestuarios, todo impresiona.

Con ese lenguaje híbrido, fuertemente experimental, que sucede en una penumbra sugerente, el equipo de artistas cuenta a su vez una historia que de por sí es hermosa, y que tiene como origen el cuento La noche de los feos, de Mario Benedetti. Y el argumento (que Calderón aumentó en su versión escénica), tiene los elementos ideales para ser expresada a través de este novedoso formato.

Porque esta historia de amor entre dos personas físicamente nada bonitas, está llena de sutilezas, que la técnica de animación aprovecha al máximo. También es una historia que corre lenta, y eso encaja con las lentas evoluciones de estos seres inanimados, que consiguen transmitir un tipo de emoción extraña.

Calderón acostumbró al público a su gran teatro político, comprometido, visceral, de talentosa escritura, verborrágico. Y ahora volvió en un registro diametralmente opuesto, en forma y en contenido, para ofrecer una reflexión sobre la belleza y su lugar social. Y sobre la belleza y su relatividad. Pero también sobre lo humano, desde imágenes nacidas de muñecos.

ficha

Feos [*****]

Autor: Guillermo Calderón, inspirado en el cuento La noche de los feos, de Mario Benedetti. Compañía: Teatro y su doble, de Chile, en el marco del Festival Internacional de Artes Escénicas, Fidae.. Dirección: Aline Kuppenheim. Sala: Hugo Balzo, del Auditorio Nacional Adela Reta, en Andes y Mercedes. Cuándo: Última función, hoy jueves 12 a las 20.00. Entradas en Tickantel, a $ 300.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)