MARCELO ALLASINO

"Uno de nuestros desafíos es igualar las posibilidades"

El director del Instituto Nacional del Teatro, de Argentina, Marcello Allasino firmó un convenio junto a Sergio Mautone, director de Cultura del MEC. El acuerdo cultural fue suscrito el pasado miércoles, y busca fomentar la cooperación entre ambos países a nivel oficial en el área de las artes escénicas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gestor: Allasino, director del Instituto Nacional del Teatro. Foto: archivo El País

Allasino, gran conocedor de la escena argentina, dio detalles a El País al respecto.

—¿A qué apuesta este nuevo convenio?

—A fortalecer los lazos de circulación de propuestas escénicas entre ambos países, que ya vienen creciendo, dado que hay una circulación intensa en los últimos años. A pesar de que el teatro del Río de la Plata comparte mucho desde sus orígenes, también tenemos políticas muy distintas, que podemos enriquecer mutuamente.

—¿Los gobiernos de América Latina están abiertos a apoyar las artes escénicas?

—En Chile, en Colombia, aquí en Uruguay, hay gran interés por poner en discusión las políticas públicas. Luego los resultados, y todavía no los estoy viendo muy en concreto. Pero creo que hay algo muy interesante que es abrir la discusión: poner a las artes escénicas en la agenda. Lo digo con orgullo: Argentina en el contexto latinoamericano ha marcado la punta. México también.

—¿Cómo compararías el caso argentino con el uruguayo?

—Tanto con Chile como con Uruguay, como también con Paraguay, ocurre que hay mucha más centralización de la actividad teatral. Se concentra en Santiago, en Chile, o acá en Montevideo, y en el resto del país es muy menor. En Argentina tenemos una realidad completamente diferente. La producción es muy intensa en Buenos Aires, pero también Córdoba, Mendoza, Rosario, Tucumán, destacan mucho, con producciones que trascienden internacionalmente.

—¿Pero hay provincias que están más atrasadas, por decirlo así?

—Por supuesto. Uno de los grandes desafíos del Instituto es intentar igualar las posibilidades. Sin duda hay provincias muy desfavorecidas, porque las realidades de cada una son muy diversas. Hay provincias que no tienen ni una escuela de formación sistemática de artes escénicas, y los jóvenes de allí que quieren apostar por el teatro como profesión, se ven obligados a movilizarse a otros territorios.

—¿En Buenos Aires, por ejemplo, qué porcentaje de las obras reciben apoyo del Instituto Nacional del Teatro?

—En Buenos Aires hay 400 espectáculos por semana, y allí nosotros hacemos seis convocatorias anuales, y en cada una subsidiamos hasta 10 espectáculos. El impacto del subsidio en la producción general de la ciudad es relativamente menor. Eso ocurre porque hay una comunidad muy preocupada por producir, más allá de los subsidios.

—¿Sabés cuántas salas hay en Buenos Aires?

—En Buenos Aires tenemos cerca de 300, incluyendo el conurbano. En realidad en el Instituto nos hemos encontrado que no hay diagnósticos, ni estadísticas, y estamos trabajando en un mapa teatral argentino, haciendo un relevamiento de todas las salas del país. Y ahora estamos en un momento muy particular: en los últimos meses hubo una caída en el volumen de espectadores, ese fenómeno tiene que ver con la situación económica que estamos pasando.

—Acá los artistas tienen dificultad para conseguir salas. ¿En Buenos Aires pasa eso?

—Sí, en Buenos Aires también tenemos esa problemática. Y también padecemos el problema en algunos territorios provinciales que necesitan desesperadamente salas, sitios donde ha crecido mucho la producción. Hay zonas donde hay quizá una sola sala, para un territorio muy grande. Bariloche no tenía salas teatrales, por ejemplo, y ahora estamos aportando fondos del Instituto para eso. En general los centros urbanos más importantes son los que concentran la actividad: el teatro es una actividad urbana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)