la actriz porteña en teatro movie

Carolina Papaleo se hace uruguaya por dos semanas

La reconocida actriz argentina se suma desde hoy al elenco de Falladas

Carolina Papaleo
Carolina Papaleo. Foto: Difusión

Hoy el elenco de Falladas recibe a la actriz argentina Carolina Papaleo, que sustituye a Paola Bianco. La comedia, que viene siendo éxito de taquilla en Teatro Movie, tendrá por dos funciones a esta invitada especial. La actriz dará las dos últimas funciones, una hoy (que ya tiene localidades agotadas) y otra el martes 21, para la que todavía hay entradas. Va a las 20.30 y las entradas se venden en la sala, desde $ 390.

“Voy a hacer el personaje de Diana, el que hice en la versión argentina. La obra es sobre un grupo de amigas que tiene como rutina juntarse todos los jueves, y entre mi personaje y el de la dueña de casa, les hacen una especie de “cama” a las otras dos. Porque contratan a una psicóloga para limar las asperezas entre ellas: y luego te das cuenta que la psicóloga está más fallada que todas ellas”, contó a El País Papaleo, un día antes de su debut ante el público uruguayo.

“La obra tiene una primera parte, que es como la presentación de personajes, y luego la segunda, cuando entra esta psicóloga, que empieza a modificar a todos”, explica la destacada actriz de teatro, cine y televisión, quien ya había venido a Montevideo a ver una de las funciones de Falladas, en la que recibió el aplauso del público uruguayo desde una de las butacas de Teatro Movie. “Para mí es difícil comparar la versión uruguaya y la porteña, empezando porque cuando estás arriba del escenario, no tenés la mirada de lo que ve el espectador. Además, cada personaje, según el actor que lo haga, va para un lado o va para otro”, señala.

“Muscari escribió también la obra, y eso lo ayuda mucho como director. A veces, cuando una obra está planteada por cuadros, a veces se hace un apagón entre cuadro y cuadro, y eso a mí me aburre un poco. En cambio Muscari logró un pase de tiempo, enlazando los cuadros pero de manera dinámica, tanto visual como auditivamente. Me pareció bárbaro”, analiza la artista sobre el montaje.

Hija de la actriz Irma Roy, Papaleo pasó prácticamente su infancia en los teatros y los sets de televisión, empezando muy joven una carrera, que tuvo en 1991 su primer hito, por su papel de Ana Oromi en la exitosa telenovela Una voz en el teléfono. “Yo fui una niña criada en los camarines, así que siempre tuve muy internalizado este ámbito de trabajo. En realidad, me siento más cómoda en un escenario, o en un estudio de televisión, que en la vida en general. Te lo juro. Porque arriba del escenario no te puede pasar nada”, asegura Papaleo, quien a lo largo de su trayectoria ha trabajando en decenas de teatrales.

Pero como suele ocurrir, fue la televisión la que multiplicó su imagen y la hizo llegar a más espectadores, con telenovelas como Los Roldán, o miniseries como Zona de riesgo. “Una voz en el teléfono fue un quiebre en mi carrera, en cuanto a popularidad. Fue una bisagra en mi carrera, cuando recién estaba empezando. Y fue ganar un espacio propio, frente al hecho de tener una mamá muy conocida”.

Hoy la televisión es otra, lógicamente. “Actualmente el mercado de trabajo para el actor en la tele está bastante mermado. Y eso no tiene que ver solo con la televisión y los actores, sino que tiene que ver también con un mundo capitalista, que avanza en maximizar recursos. Entonces, contratás unos panelistas, y ya con eso hacés un programa. Y la ficción ha quedado relegada”, opina la actriz, que acaba de terminar una presentación por centros culturales porteños, con su unipersonal SOS, nací mujer.

Años atrás, Papaleo trabajó junto a China Zorrilla, y desde hoy vuelve a compartir escena con actores uruguayos. “He tenido el lujo de trabajar a teatro lleno en el Solís gracias a China, con El camino a la Meca. Así como Una voz en el teléfono en televisión, trabajar junto a China fue un quiebre en mi carrera en el teatro. Para mí fue más que importante, fundamental. China, además de ser actriz, era una gran observadora. Cuando el director no estaba, ella se sentaba conmigo y me hacía repasar la letra una y otra vez. La extraño mucho a China”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)