entrevista a jimena márquez

“Cargo con la etiqueta de provenir del Carnaval”

La dramaturga y directora ha tenido un año dinámico, que culminará con La verbena de la Paloma, en el Solís

Jimena Márquez
Jimena Márquez. Foto: Ariel Colmegna

Su nombre se repite en la cartelera de espectáculos. Por un lado, tiene en cartel La sospechosa puntualidad de la casualidad, que está haciendo la Comedia Nacional, mientras que desde el martes próximo presentará Lítost, en el Teatro Victoria, protagonizado por Gabriela Iribarren. Además, su murga Cero bola cumple 10 años, y el diciembre dirigirá La verbena de la Paloma. Sin duda una artista con un gran empuje.

-Tu teatro es fuertemente argumental, ubicándose en el polo opuesto a esas obras de historias mínimas y finales abiertos...

-Sí, yo siento el placer de narrar, y en ese sentido tengo una sensibilidad un poco anticuada. Me gusta el final cerrado: cuando no cierran a veces me genera como cierta decepción en el alma, aunque lo entiendo y puedo disfrutar. Pero yo disfruto mucho del argumento, y de que todas las piezas que uno despliega, cierren.

-Este año estrenaste un par de obras, y el mes que viene vas a dirigir La verbena de la Paloma, en el Solís, como cierre de la temporada lírica...

-Sí, la idea primordial es conservar lo que la zarzuela trae de sí. Es la primera vez que dirijo una zarzuela y no voy a transformarla en otra cosa. Pero como todo viene de mi personalidad, va a tener algunas rupturas, y algunas huellas un poco más contemporáneas. Vamos a tratar de hacer convivir, por ejemplo, cuatro bailarines de danzas urbanas, con cuatro bailarinas de flamenco y danzas españolas.

-Tú sos del Carnaval y del teatro, ¿cómo llevás eso?

-En el teatro cargo con la etiqueta de provenir del Carnaval, lo cual no es cierto. Yo empecé haciendo teatro, pero como el Carnaval es muy popular, te conoce antes de ahí. Hay gente que piensa que sos de Carnaval, y ni siquiera se toma la molestia de ir a ver lo que hago, porque soy una carnavalera. Y en el Carnaval no tanto, aunque hubo un momento que decían que habían venido los teatreros. Pero no me ha pasado, al contrario, me valoran que también pertenezca al ámbito del teatro. Pero me he tenido que defender mucho de eso.

-¿Esos dos mundos se reflejaron en tus obras?

-Pasé por un período de tratar de demostrar que no era carnavalera, hasta que me di cuenta que mis tendencias de estilo las tengo en todas mis manifestaciones artísticas, y hasta cuando doy clase. Yo tengo una tendencia muy orientada hacia el humor, y hacia la poesía. Y eso se mantiene en los dos campos. Aunque las vivo como categorías distintas. Son distintas. En Carnaval, por ejemplo, si la gente no se ríe, sale decepcionada. En teatro no.

-Ahora la murga femenina Cero Bola está cumpliendo 10 años...

-Sí, fue mi estreno murguístico, con un grupo de amigas, en el 2007. Ahora yo no formo parte de la murga, aunque sí les escribo, y ellas siguieron haciendo su camino, muy peleadas con el Carnaval profesional. Como queriéndose demostrar que una murga puede existir más allá de un concurso. Y celebran ahora el sábado 18 de noviembre en el Teatro Stella.

-¿Han sufrido discriminación de género en Carnaval?

-Yo como mujer en Carnaval, un problema directo nunca tuve. Pero cuando Cero Bola pudo transitar en Carnaval oficial, en el 2012, fue complicado. Pasaron cosas raras, recibimos hasta amenazas por mail. La murga hacía un cuplé del orgasmo, otro de la menstruación: incomodó un poco, generó como una especie de malestar.

-Vos dirigiste dos veces a la Comedia Nacional, y por otro lado presentás El barrio de los solos, con un elenco mucho menos experiente.

-Son polos opuestos. Unos son actores profesionales, y el otro es un elenco de gente muy inexperta, que acaba de egresar de una escuela. Pero yo disfruto muchísimo con ellos, que trabajan de modo muy desinteresado. Ahí no hay dinero de por medio. Sería muy difícil hacer una obra con 18 personas que tengan interés en el borderó. Me encanta lo que vamos logrando.

-Sos muy bien recibida en los ámbitos de la cultura oficial, ¿cómo vivís eso?

-Sí, nunca pensé que me iba a pasar. Cuando entré fui con muchos prejuicios, como creo que tenemos todos con ese tipo de instituciones. Y me siento como en casa. El año pasado me llamó la Comedia Nacional, y este año me volvió a llamar. Este fue un año de desafíos, y estoy aprovechando este buen momento.

perfil

Una dramaturga que sabe crear argumentos

Nació en: Montevideo, en 1978, y es autora teatral, director, profesora de literatura y de teatro, y ha estrenado numerosas obras de su cosecha.Es también actriz, letrista y puestista de Carnaval, y el año pasado puso en escena La duda en gira, con la Comedia Nacional. Este año volvió a dirigir al elenco oficial con La sospechosa puntualidad de la casualidad, que está en cartel y conviene ir a verla. Y el martes que viene repone Lítost, que dará tres funciones en el Teatro Victoria. Su teatro es claro, muy argumental, y con metas bien definidas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)