RESEÑA

"Strangers Things" está más grande que nunca

La nueva temporada de la serie se siente como una excitante reunión familiar

Stranger Things
Escena de la segunda temporada de "Stranger Things"

La segunda temporada de Stranger Things, la serie fenómeno de Netflix, aprovecha al máximo el mayor recurso de esta plataforma: la posibilidad de verla de un tirón, un capítulo detrás del otro. Y quién afirme que no vio más de un episodio seguido, probablemente se encuentre mintiendo.

La culpa de ello la tienen los creadores de la serie, los hermanos Duffer. Su continuación de este relato de ciencia ficción, desbordado de nostalgia por la cultura estadounidense de la década del 1980, no solo mantiene el entretenimiento y suspenso de la primera entrega, sino que también redobla el tamaño de su propuesta.

Deglutir este combo agrandado de nueve episodios nuevos remite a los sabores de Aliens, el regreso. En esa película, el director James Cameron tomó la propuesta de suspenso espacial de su colega Ridley Scott y la convirtió en dos horas y media de acción y entretenimiento que enfrentaba a un grupo militares no con un alienígena mortal, sino con cientos de ellos.

Stranger Things, temporada 2
Vea el tráiler de la segunda temporada de "Stranger Things"

Más allá de consagrase como un director de éxitos de taquilla de gran escala, Cameron demostró que se pueden hacer secuelas tan buenas como sus primeras partes. Ahora, los Duffer y su equipo superaron ese mismo reto. Para ello, parecen haber determinado los recursos humanos, artísticos y narrativos que hicieran de la primera temporada un éxito inesperado para explotarlos aún más.

Ese afán se nota desde el primer capítulo, que retoma la vida de los personajes del pueblo de Hawkins en 1984, un año después de los sucesos de la primera temporada que reunieron al grupo de amigos integrado por Mike, Lucas y Dustin (Finn Wolfhard, Caleb McLaughlin y Gaten Matarazzo) con la niña con poderes Eleven (Millie Bobby Brown).

Aquel cuarteto -que se volvió una opción favorita a la hora de elegir disfraces, incluso en Uruguay- combatió a una agencia gubernamental malvada y hasta un monstruo escalofriante con el fin de rescatar a su amigo desaparecido, Will (Noah Schnapp).

Con los niños más crecidos y los personajes ya familiarizados en la audiencia, los Duffer abandonaron parte de las dinámicas infantiles de la primera temporada para adentrarse en un terrero más terrorífico: la preadolescencia.

Así es que, además de enfrentar una nueva amenaza paranormal, la banda de Hawkins empieza lidiar con inquietudes amorosas y dramas familiares serios. Se permite que el elenco de jóvenes demuestre mayores aptitudes a la hora de actuar. Una discusión protagonizada por Brown y el jefe de policía Jim Hopper (David Harbour), por ejemplo, augura una carrera extraordinaria para la actriz británica.

Por su parte, el antagonista de esta secuela no solo es literalmente más grande (al punto de ser un peligro para todo el pueblo de Hawkins), sino que también lo es el elenco.

Entre las nuevas incorporaciones de este año se destacan, sobre todo, los actores Paul Reiser y Sean Astin, quienes están hechos a medida para sus respectivos roles: un científico confianzudo y un novio bonachón.

Con un reparto mayor, los Duffer también se dan el gusto de experimentar en el guión de la serie y a medida que el personaje de Schnapp se vuelve el centro de un nuevo riesgo. Diferentes duplas de niños, adolescentes y adultos se conforman con resultados muy divertidos.

Sería muy ocurrente que, con el fin de aliviar la espera entre la segunda y la tercera temporada, Netflix produzca un cortometraje especial que vuelva a reunir a Dustin (Matarazzo) con el adolescente Steve Harrington (Joe Kerry, quien ilustra esta página). Sin dudas, esta es la dupla más merecedora de una serie derivada.

Más allá del fallido séptimo episodio (que hace que el personaje de Brown se desarrolle de una forma innecesaria) Stranger Things logró nuevamente algo que pocas series pueden: un entusiasmo inagotable entre un capítulo y otro por acompañar a los personajes en su vida y peripecias.

La visita a Hawkins de este año se siente como una gran reunión familiar esperada: excitante y capaz de dejar la panza llena. Ahora, hay que aguardar con ansias a la próxima.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)