Alias Grace

El absorbente retrato de una mujer asesina

La serie Alias Grace ya se encuentra disponible en el servicio de streaming Netflix

Alias Grace
La joven Sarah Gadon protagoniza Alias Grace. Foto: Difusión

Después del éxito de The Handmaid’s Tale, que ya se había convertido en serie de culto antes de ganar el Emmy a mejor serie dramática (se estrenará el año que viene por el canal Paramount), la autora Margaret Atwood se convirtió en una fuente de inspiración para las series de televisión.

Rápidamente Netflix se dio a la tarea de buscar otra historia de la novelista canadiense para adaptar, y encontró en Alias Grace una muy buena elección.

La serie es producida por Sarah Polley, actriz, guionista y directora conocida por su activismo político y su mirada a la situación de la mujer en la sociedad. Ejemplos de eso son las películas Mi vida sin mí (2003) y Lejos de ella (2007), por la que fue nominada al Oscar por mejor guión adaptado.

Alias Grace, una preciosa serie de apenas seis capítulos de 40 minutos, está basada en la historia real de una ama de llaves en Canadá del siglo XIX, Grace Marks (una magnífica Sarah Gadon), declarada culpable del asesinato de su patrón, Thomas Kinnear (Paul Gross), y de su ama de llaves Nancy Montgomery (Anna Paquin).

Alias Grace en Netflix
Trailer de la serie "Alias Grace", ya disponible en Netflix

La escritora tomó ese caso verídico y le ficcionó un personaje, el Dr. Simon Jordan (Edward Holcroft), quien llega al lugar contratado por un comité de ciudadanos que le pide buscar la manera de declarar inocente a la joven, cuya sentencia es la prisión de por vida.

Este personaje es el que desencadena que Grace comience a contar su historia, a través de varias sesiones junto a la joven. Sin embargo es una narradora un tanto tramposa, que va armando su historia a través de vagos recuerdos, mientras juega con la percepción que la sociedad tiene de ella.
Sin dudas, Grace (Gadon) es la protagonista indiscutida de la serie y desde el primer episodio (más bien desde el título) queda claro. Su llegada de Irlanda a Canadá, la fatídica travesía interocéanica y un padre violento y abusador son parte de la mochila que tiene que cargar en medio de una sociedad donde ser mujer significa una vida de obediencia y trabajo forzoso.

Alias Grace
La joven Grace Marks fue acusada de un doble asesinato. Foto: Difusión

Desde el primer episodio la serie es atrapante, y cuando uno quiere darse cuenta quedó enganchado con la historia. Y al igual que en The Handmaid’s Tale, está narrada por la protagonista, quien gracias a su voz pausada e hipnótica, marca el ritmo de la serie.

Mientras trabaja como criada en la residencia de los Parkinson, Grace conoce a Mary Whitney (Rebecca Liddiard), otra joven con la que Grace entablará una amistad. A partir de ese personaje, con una corta presencia pero una gran importancia para la historia, se presentan los temas importantes de Alias Grace, la lucha por la igualdad de sexos, la diferencia de clases y la situación de la mujer en la Canadá del siglo XIX.

Con una buena ambientación de época y una buena dirección a cargo de Mary Harron, (directora de Psicópata americano), la serie puede no tener una gran fuerza visual, pero gracias a la magnífica actuación de su protagonista, hace que merezca ser vista. Es una serie que reflexiona y hace reflexionar sobre el rol de la mujer en la sociedad, y también sobre la sociedad misma.

Una serie muy femenina

Gracias al guión de Sarah Polley y a la dirección de Mary Harron, Alias Grace compone un retrato muy feminista del mundo de las mujeres. Las puntadas de costura mientras la joven habla, así como el entendimiento entre mujeres por los problemas que han sufrido siempre (“Si te da un anillo, que haya testigos”, dice una joven), presentan una comprensión de las situaciones de esa sociedad machista y patriarcal. Y lo cierto es que la serie llegó en un momento clave. Mientras todos nos sorprendemos con las acusaciones de abuso sexual de poderosos de Hollywood contra mujeres y hombres, Alias Grace muestra que eso ha ocurrido desde hace años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)