OBITUARIO

Falleció el actor argentino Pablo Cedrón

Tenía 59 años y trabajó en cine y televisión. 

Pablo Cedrón. Foto: La Nación GDA
Pablo Cedrón. Foto: La Nación GDA

El actor Pablo Cedrón falleció ayer, a los 59 años. La noticia la dio a conocer la Asociación Argentina de Actores a través de su cuenta de Facebook, que evitó dar detalles de las causas de la muerte.

Cedrón había nacido en Mar del Plata y comenzó su carrera como actor en 1971, de la mano de su tío, el director Jorge "Tata" Cedrón, en el film El habilitado. Poco tiempo después, se convertiría en un rostro habitual en la pantalla grande, con participaciones en clásicos como La Raulito, El juguete rabioso y Las barras bravas.

En las décadas siguientes siguió filmando (Felicidades, El aura, Aballay,El invierno, El viento y El otro hermano, la última película del uruguayo Adrián Caetano), pero su incursión en la televisión le dio sin dudas un mayor reconocimiento a nivel popular. De hecho, aún son recordadas sus participaciones en los hilarantes ciclos de la década de 1990 De la cabeza y Cha Cha Cha.

También formó parte de la tribuna de Nico, el ciclo diario de entretenimiento que condujo Nicolás Repetto por Telefe, con su gracioso personaje de sexólogo paraguayo. Después, llegaría el momento de medirse en comedias más lineales. En Pol-ka formó parte de los elencos de Campeones, Sin Código, Carola Casini y Sos mi vida, pero también "se puso serio" en unitarios como Verdad/Consecuencia y Mujeres Asesinas. Algunas de sus últimas apariciones en la televisión se dieron en los programas Historia de un clan y Farsantes.

En tiempos en los que escaseaba el trabajo para los actores, Cedrón supo dedicarse a otras cosas. En una entrevista concedida a La Nación comentó: "Hoy, por suerte, tengo una relación más estable con la profesión de actor, pero también sufro altibajos y tengo que volver a pintar o a la carpintería, que es un oficio que domino. Pasé por períodos tremendos. En la década del 90, por ejemplo, cuando me fui a Santa Cruz y trabajé en turismo. También hice de Papá Noel para una tienda. Ahora me causa gracia, pero en aquel momento me parecía trágico".

En otro tramo de la entrevista, explicó: "Mi vida estuvo llena de hechos inesperados, complejos. Mi familia se desperdigó con la llegada de la dictadura. Yo me fui a Francia y mi carrera actoral se cortó porque, si bien pude seguir estudiando teatro, tenía que laburar para vivir. Cuando volví tuve que empezar de cero. Hice publicidades, algún papel chico en una telenovela... Trabajé de carpintero y de herrero. Fabriqué gomina, fabriqué matracas, di clases de francés, me dediqué a la gastronomía... En Santa Cruz trabajé como guía de parques nacionales. Y en Chubut, en un aserradero. Siempre fui un obrero, vengo de una familia de obreros, pero mi vocación es la actuación".

En teatro, compartió escenario con Dolores Fonzi y Carolina Fal en Dios perro y formó parte de las puestas de Gigoló, Días eternos, Bienvenida a casa y El movimiento. Además, como dramaturgo estrenó Jamel, la obra que lo tuvo como protagonista junto a Carlos Belloso, Marcelo Mazzarello y Ernesto Claudio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)