entrevista con philippe pinet

“Es muy uruguayo aferrarse al pasado”

El director de Jazz Tour reflexiona sobre la dinámica de los espectáculos musicales en Montevideo

Philippe Pinet
Philippe Pinet. Foto: Francisco Flores

El lunes 6 de noviembre arranca una nueva edición del Festival Internacional de Jazz de Montevideo, que este año está cumpliendo diez años de vida. Philippe Pinet, director de Jazz Tour y del festival, analizó con El País el estado de las cosas entre el jazz y el público uruguayo.

-Llevás años gestionando espectáculos en Montevideo, ¿cuál fue el concierto que te dio más problemas?

-Tres. Uno de Egberto Gismonti fue caótico. Era con la Filarmónica y hubo paro general, anunciado tres días antes. Fue difícil, porque Gismonti es duro, y aparte es abogado. Entonces, te sacaba los verticalazos con conocimiento de sus derechos. También la segunda vez que vino Zaz: llegó a Uruguay muy cerca del concierto, y venía con la voz mal. Y no sé si ella, o su producción, se manejan con parámetros de estrella: te ponen la plancha todo el tiempo. Y el tercero, El Cigala, pero por carácter de él.

-¿Y los teatros públicos en Montevideo funcionan bien a nivel de gestión?

-Básicamente he tratado con el Auditorio, con el Solís y la Zitarrosa. A cada una de las gestiones con las que he trabajado, no tengo otra cosa que agradecer. Y si hablar en contra de ellos, siempre estás ante las realidades de Uruguay, que tienen los frenos, la lentitud en las cosas, que hay que pasar muchos filtros para tener autorizaciones. Eso pasa en todas las cosas institucionales del Uruguay, tanto del Estado o municipales.

-¿Qué sigue más el público uruguayo, de lo que tú traés?

-En base a mi experiencia en los últimos 15, 18 años, creo que sigue a aquellos artistas que han tenido una carrera larga en el tiempo. Creo que es muy uruguayo eso de aferrarse mucho al historial de un artista, a su pasado. Los seguros son aquellos que tiene carrera desde los años 70, 80, como John Scofield, Billy Cobham. Con artistas como esos agarrás un público amplio, de generaciones. Al padre, al abuelo, al hijo y al nieto. Ahí tenés más chances que cuando vas al artista contemporáneo. Trajimos a Brad Mehldau, que era el pianista del momento, y resulta que vende 200 entradas.

-¿El público uruguayo es muy conservador?

-Sí, yo creo que sí. No se atreve. Trajimos este año al cantante americano José James, que fue tapa de la revista Down Beat ese mismo mes, y de repente vendés 40 entradas. Y es de los locos que están en el momento hoy en Nueva York, en las grandes ciudades. Eso significa que hay poca inquietud por descubrir cosas nuevas. Van al ‘segurola’. Al que ya tarareás las canciones. Eso es muy uruguayo: acá hay cambios que cuestan, se conversan durante años, y con la música pasa lo mismo.

-¿Pero por otro lado está habiendo un cambio grande en los consumos musicales?

-Sí, los gustos están cambiando, el público se nutre de información en las redes, y hay un cambio de tendencias. Hay un cambio, desde hace 3 o 4 años a esta parte, en el que todavía estoy perdido, y creo que es porque el cambio está en pleno proceso. Hay una nueva ola de gente joven, que vienen a los shows por el jazz, pero por el jazz fusión, funk, pop. Está pasando a nivel mundial. Por eso yo prefiero tomarme un tiempo, seguir con el Festival de Jazz de Montevideo, y hacer shows muy aislados. El jazz siempre fue muy riesgoso, porque tiene un público muy limitado. También eso pasa en todo el mundo, pero acá como somos pocos, se limita aun más.

-¿Al público uruguayo que sigue Jazz Tour, cuesta venderle un jazzista argentino?

-Sí. Es un poco entendible, está la idea esa como que el jazz no es de acá.

-¿Te parece que la región está integrada en la gestión de traer shows?

-Está integrada, pero está condicionada por lo que pasa en Argentina y en Brasil. Y al estar condicionada termina estando dirigida por ellos. Yo recibo muchísimos pedidos de artistas que quieren venir. Y mi respuesta siempre es: avisame, cuando tengas algo con Brasil o con Argentina, yo me sumo. Pero yo no le puedo ofrecer de venir a Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)