RESEÑA

UB40 trajo un reggae ameno a Uruguay

Así fue el regreso de la banda inglesa a Uruguay 28 años después de su primera presentación

Astro Wilson en el Teatro de Verano. Crédito Fernando Naviliat
Astro Wilson en el Teatro de Verano. Crédito Fernando Naviliat

La banda inglesa de reggae y pop UB40 regresó a Uruguay el martes a la noche, 28 años después de su único concierto brindado en el país.

Remplazando el Cilindro Municipal por el Teatro de Verano, la formación de la banda que se presentó en Montevideo (actualmente existen dos integraciones de UB40 en la industria musical) fue la que está encabezada por el tecladista Mickey Virtue y los cantantes Ali Campbell y “Astro” Wilson, tres miembros originales.

“¡Es bueno volver Montevideo!”, dijo Wilson al comenzar el espectáculo, luego de una introducción instrumental a puro vientos que fue el comienzo de un show de una hora y media que estableció al trío y sus músicos como un grupo profesional en lo que hacen: proveer un buen rato a través de la música.

UB40 ejecutó, casi sin interrupciones, un repertorio de temas breves que utilizan al reggae como una olla en la que se mezclan canciones pop y baladas románticas para crear un espectáculo de postura optimista, tanto sobre el escenario como frente a él.

Gran parte del peso escénico de la banda recae en sus dos vocalistas, Campbell y Wilson, quienes se dividen canciones enteras u estrofas de una misma composición. El martes, los cantantes encontraron sus mejores momentos cuando demostraron sus capacidades para armonizar sus voces entre ellos.

Wilson, que además de vocalista es rapero, demostró su talento como el maestro de ceremonias encargado de dirigir la velada a través de su interacción constante con el público.

Campbell, por su parte, se apoyó más en su guitarra pero demostró que aún puede alcanzar las notas que canciones de un ritmo más lento y despojadas de instrumentación le exigen, como “Many Rivers To Cross”.

La espera del público uruguayo por los éxitos “Red Red Wine” y “Can’t Help Falling In Love” -dos canciones populares en las veladas nostálgicas que suceden cada agosto - se hizo notar en los bises, en los que UB40 guardó estos hits para cerrar el repertorio y despedirse con un baile generalizado en el teatro.

El show de los ingleses resultó muy optimista pero homogéneo y la puesta en escena poco ambiciosa -un escudo de estética rastafari- no ayudó a crear un espectáculo memorable por otros treinta años. La falta de sorpresas, sin embargo, se vio reemplazada por el carisma de un grupo de músicos experimentados que, desde hace años, logra fácilmente el disfrute de su audiencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)