Visita

Un señor bajito con éxitos gigantes

Se confirmó la llegada de Phil Collins a Uruguay: será el 17 de marzo en el Centenario

Phil Collins. Foto: AFP
Phil Collins llega a Uruguay

Hay varios Phil Collins: el baterista; el compositor de más de una decena de éxitos de esos que, mismo, sabemos todos; el líder de una banda sinfónica que él volvió pop; el productor; el actor fugaz; el entertainer. Algunas de esas razones, hará que los uruguayos vayamos a verlo en vivo, el 17 de marzo en la tribuna Olímpica del Estadio Centenario.

Pero la principal excusa, no nos engañemos, van a ser las canciones. Y de esas según el setlist que repitió en Not Dead Yet Live, la gira que lo trae por primera vez a Uruguay, habrá de sobra: “Against All Odds”, “Another Day in Paradise”, “One More Night”, “Follow You, Follow Me”, “I Missed Again”, “You Can’t Hurry Love”, “Invisible Touch”, “Easy Lover”, “Sussudio” y, claro que sí, “In the Air Tonight”, una de las canciones pop más originales de todos los tiempos. Y una tan buena que ni Mike Tyson fue capaz de arruinarla.

Aunque parecía que estaba más cerca del retiro que de la carretera, los últimos tiempos han sido bastantes activos para Collins. En 2011 anunció su salida del negocio, pero desde 2015 a ahora, reeditó todos sus discos solistas y publicó su autobiografía (Not Dead Yet) que es la excusa de esta gira que comenzó agotando en 15 minutos, sus cinco shows en el Royal Albert Hall londinense.

Las entradas para el show en el Centenario variarán entre 2310 y 11.559 pesos. Se ponen a la venta el 13 de diciembre aunque desde el 30 de noviembre, habrá una preventa para clientes del banco Santander.

Es difícil imaginar que dada su eterna imagen de señor calvo, Collins haya empezado siendo un niño estrella. Su primer papel notorio fue en la puesta londinense de Oliver! pero ya en 1964 fue extra en A Hard Day’s Night, la película de los Beatles.

La música tiraba más que la actuación y así sería siempre. Su primera banda fue Hickory a fines de la década de 1960 donde figuraba Ronnie Caryl, el guitarrista de la banda que lo trae a Uruguay. Su primer trabajo serio fue como baterista de una canción de All Thing Must Pass, el primer disco en solitario de George Harrison.

Eso fue en 1970, el mismo año que se integró a Genesis, ya una de las bandas más importantes del rock progresivo inglés. Cinco años después pasó de batería a compositor y cantante de la banda tras la partida de Peter Gabriel, el vocalista original. Era una vacante difícil de llenar (Gabriel era carismático, intelectual, artístico) por lo que Collins agarró para otro lado: sin prisa pero sin pausa fue llevando a la banda hacia sonidos más pop. Y en el camino la convirtió en una de las más populares del planeta.

Antes de llegar a Invisible Touch, que fue lo más lejos que una banda de rock progresivo estuvo de sus orígenes, Collins sacó de los mejores discos de Genesis, un canon que no comparten muchos de los viejos fanáticos de la banda. Pero discos como Duke y Abacab están buenísimos.

Phil Collins
"In the Air Tonight", una de sus grandes canciones

Igual eso limitaría mucho el público de Collins: la mayoría aprendió a quererlo con una carrera solista que marcaría a fuego la década de 1980. Su primer disco, Face Value es de 1982 y, como dejaba claro “In the Air Tonight”, aún tenía un aire intelectual incluso en sus intenciones más pop. Que se libró de cualquier atadura quedó clarísimo en “Against All Odds”, la canción central de la película, El poder y la pasión, un oldie como pocos y principalmente en el disco No Jacket Required, donde dejaba clarísima el alma soul que siempre estuvo en él; después de todo esa fue la música con la que creció.

En 1985 fue el único artista que participó en los dos recitales del Live Aid: viaje en el Concorde mediante, estuvo el mismo día en Londres y en Filadelfia. Así de grande era Phil Collins por aquellos años.

Esa veta pop (que le mereció la denostación de los puristas del rock) la mantendría por el resto de su carrera y marcaría incluso sus regresos a Genesis, a la que convirtió en la banda más popular de la década de 1980

Así, la carrera de Collins está lleno de superlativos: un Oscar, dos Globos de Oro, siete Grammy, siete números uno en Estados Unidos y más de 100 millones de discos vendidos.

Como suele pasar con los éxitos así de grandes, el impacto de Collins se fue atenuando con el paso de los años y algunos problemas de salud y un vínculo conflictivo con su legado musical lo fueron alejando de los escenarios. La gira que lo trae a Uruguay ha conseguido mostrar la vigencia de su cancionero.

La escala local será además, una deuda saldada para una generación a la que Phil Collins le aportó su incondicional banda de sonido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)