Tom Petty 1950-2017

A un rockero legendario lo sobreviven sus canciones

Un artista importante en la historia del rock and roll murió a los 66 años

Tom Petty
Tom Petty en 2012

Tom Petty, uno de los grandes músicos del rock murió ayer tras un ataque cardíaco en su casa de Malibú. La confirmación de su fallecimiento siguió a una serie de informaciones contradictorias sobre su estado de salud que incluyeron incluso tributos de sus colegas famosos (entre ellos, Bob Dylan) cuando aún estaba vivo.

Después que varios medios publicaron obiturarios urgentes de Petty, la Policía de Los Ángeles aseguró el lunes no tener información de su muerte. Finalmente se supo que Petty fue trasladado al UCLA Medical Center, pero no pudo ser revivido

El cantante falleció pacíficamente el lunes a las 20.40 hora local (00.40 del martes, hora de Uruguay) rodeado de familiares, compañeros de banda y amigos.

Petty —nacido en Gainsville, Florida, el 20 de octubre de 1950— vendió más de 80 millones de discos en 40 años de carrera. Lideró a los Heartbreakers (quizás la banda americana con la carrera más larga sin interrupciones) y mantuvo una también exitosa trayectoria solista en paralelo. Fue integrante, además, de los Travelling Wilburys, un supergrupo que integraban, además, Roy Orbison, George Harrison, Bob Dylan y Jeff Lynne. Petty, que era integraba la cuarta generación del rock and roll consiguió jugar en las grandes ligas.

Travelling Wilburys
Petty, de sombrero, uno de los Travelling Wilburys

Lynne, líder Electric Light Orchestra, produjo el mayor éxito de Petty, Full Moon Fever de 1989, su primer disco solista y en el que había tres hits mundiales: “I Won’t Back Down”, “Runnin’ Down a Dream” y “Free Fallin”. Lynne también produjo Into the Great Wide Open, su disco de 1990 con los Heartbreakers, donde repitió el éxito. Ese mismo año editó el segundo album de los Travelling Wilburys.

Pero lo que aportó Lynne fue una excepción al sonido bien característico de Petty que editó el primer disco de los Heartbreakers en 1976, colándose en la revitalitación new wave del rock and roll aunque él siempre fue otra cosa. Con ese primer trabajo fue más exitoso en Gran Bretaña, donde por entonces florecía la misma combinación de rock de raíz (algo de Dylan, algo de Rolling Stones) con sensibilidad revisionista. El disco incluía “American Girl”, uno de sus clásicos desde entonces.

“Lo importante es la música”, le dijo Petty al conductor televisivo Tom Snyder en 1981. “Dicen que sonamos como los Byrds, los Beatles, Bob Dylan, y nosotros sonamos como nosotros. Cualquier músico tiene influencias, no hay nada original, y nosotros no decimos ‘vamos a sonar como los Byrds’, sólo tocamos”. Igual esas influencias eran bastante notorias.

Petty vendió más de 80 millones de discos en 40 años de carrera; en 2002 ingreso al Rock and Roll Hall of Fame

Mayor trascendencia comercial en su país tuvo su siguiente disco Damn the torpedoes de 1979 donde ampliaban su registro e incluía otros dos hitos de su carrera, los singles “Don’t Do Me Like That” y “Refugee“, que aún hoy es tremenda canción. Es uno de los discos más fuertes de toda su carrera.

Aunque la banda estaba formada por grandes músicos (el tecladista Benmont Tench, el guitarrist Mike Campbell, entre ellos) y algunos incluso compusieron con Petty algunas canciones, era éste el centro creativo de la banda. Se bastaba solo.

Su carrera siguió cosechando éxitos y cimentando prestigio, incluyendo producciones para terceros (el rockero de los 60, Del Shannon por ejemplo) y colaboraciones exitosas como su dueto con Stevie Nicks, “Stop Draggin’ My Heart Around” y una gira mundial junto a Dylan, quien enterado de la noticia lo despidió saludando su talento y llamándolo “amigo”.

Su video de “Don’t Come Around Here No More”, su canción de 1985, lo acercó a las nuevas generaciones con su video clip inspirado en Alicia en el País de las Maravillas que tuvo una importante rotación en la MTV de sus mejores años.

Video de Tom Petty
"Don't Come Around Here No More", uno de los primeros video clips de Tom Petty

A esa altura, aquel sonido de rock directo había sido ampliado hasta recibir influencias del soul, la psicodelia y el rock sureño, en una combinación que le fue aportando personalidad.

Su segundo disco solista, Wildflowers de 1995 y producido por Rick Rubin, también fue uno de sus más grandes éxitos. Pero a pesar del suceso de su formato solo, nunca abandonó del todo a los Heartbreakers.

“No veo que tenga nada para ofrecer como un artista en solitario que no pueda hacer con la banda”, le dijo al diario británico Sun, recordó el domingo The Guardian. “Nos llevamos tan bien que da hasta vergüenza, la verdad. Es una fiesta de amor”.

En el siglo XXI, sus ediciones discográficas fueron más salteadas y hasta incluyeron un regreso a su primera banda, Mudcrutch, pero Petty se solidificó como una estrella en vivo y como una leyenda del rock americano. Su último disco, Hypnotic Eye fue publicado en 2014 fue visto como un regreso a su mejor forma.

Petty con sus Heartbreakers acababan de terminar, con un concierto en el Hollywood Bowl de Los Angeles, su gira de 40 aniversario, a la que Petty había definido como su tour despedida.

“Ya estamos en los 60 largos”, le dijo a la revista Rolling Stone. “Tengo una nieta y quiero poder verla lo más posible. No quiero pasar mi vida en la ruta. Esta gira me tendrá fuera de casa por cuatro meses. Con un niño chico, eso es mucho tiempo”. La banda de la gira era la misma de hace 40 años a excepción del baterista Stan Lynch que se fue del grupo en 1994.

Petty, con su pelo rubio, su guitarra Rickenbaker, su voz nasal y esa voluntad para rockear, se ganó un lugar de honor en el Olimpo del rock. Dos Travelling Wilburys le estaban esperando aunque seguro que no tan pronto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)