Julio César Huertas

Programa atractivo y grandes solistas

La Filarmónica dirigida por Esteban Louise presentó un programa atrayente.

Se inició "Obertura Coriolano" de Beethoven con una justeza impecable, dentro de un ritmo relativamente rápido, lo que hizo que fueran aún más sensibles las fuertes tensiones de espíritu que el autor provoca con sus geniales procedimientos rítmicos.

Luego se interpretó de Beethoven su "Concierto para piano y orquesta nº 4" con el pianista uruguayo Enrique Graf. Allí Graf volvió a demostrar su incomparable talento pianístico, dando una versión en la que las virtudes interpretativas corrieron parejas con su dominio técnico del instrumento. La versión de Graf fue inmejorable por la expresividad que reinó en toda la obra. Además fue admirable en el equilibrio de la sonoridad y de todas las combinaciones de pedales. La limpieza en la totalidad de los desarrollos y el nivel artístico que hizo imperar en los movimientos cautivó la conciencia del público que lo escuchó con profunda atención.

Louise logró que la participación de la Filarmónica estuviera a la altura del solista, brindando un acompañamiento preciso, equilibrado y sumamente expresivo. Los merecidos aplausos del público obligaron al pianista a conceder como número extra "Jeunes filles au jardín" de Federico Mompou. Graf eligió esta bellísima página musical en recuerdo de la insigne Nibya Mariño que solía interpretar esta pieza como bis.

Para cerrar se interpretó la "Misa de Coronación" de Mozart con la participación del Coro Nacional del Sodre siendo los solistas la soprano Marcela Radaelli, la mezzosoprano Manuela Rovira, el tenor Andrés Barbery y el bajo Marcelo Otegui.

Otegui fue la figura más relevante de la noche, sin forzar en ningún momento su voz, ella cubrió totalmente a los otros solistas. Además con su afinación segura, perfecta dicción y comprensión del carácter de la obra; fue un deleite escucharlo.

Si bien Radaelli y Rovira en otras oportunidades han lucido notablemente sus voces al abordar repertorios renacentistas y barrocos, esta vez sus técnicas vocales no las ayudaron para imponer sus timbres ante la masa orquestal y coral que Mozart exige. En el caso de Barbery mostró correcta afinación en los muy breves momentos en que lo pudimos escuchar. El Coro Nacional del Sodre cumplió una excelente labor consiguiendo gran calidad sonora. Esteban Louise desarrolló en este concierto una sus mejores labores de la temporada, demostrando que no solamente sabe imponer su batuta al coro y a la orquesta. Además su memoria prodigiosa trasmitió seguridad y dominio.

Filarmónica de Montevideo

Programa: " Obertura Coriolano op.62" y "Concierto para piano y orquesta nº 4 op.58" de Beethoven y "Misa de Coronación K.317" de Mozart.

Dónde y cuándo:Teatro Solís, 26 de noviembre.

Orquesta Filarmónica de Montevideo y Coro Nacional del Sodre. Director: Esteban Louise. Solistas: Enrique Graf (piano), Marcela Redaelli (soprano), Manuela Rovira (mezzosoprano) ,Andrés Barbery (tenor) y Marcelo Otegui (bajo).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)