MÚSICA

Un objeto preciado que recuperó un buen lugar

Se realiza la primera convención de vinilos de Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El formato vinilo volvió a instalarse en el mercado. Foto: AFP

El catálogo completo de Pink Floyd estará disponible en vinilo por primera vez en más de dos décadas, anunció Sony ayer, y esa es una de las tantas novedades que día a día aparecen en el mundo de la música, en torno a un formato que hace algunos años parecía ir destinado a la extinción.

El vinilo se reinstaló con tanta fuerza en Uruguay que hoy, en cualquier disquería del circuito se pueden conseguir antiguos y nuevos, nacionales y extranjeros, del rock, del pop y de otros género (ver recuadro).

Por eso, Leonardo Bianco y Mauro Correa creyeron que era momento de organizar una feria nocturna que a la vez funcionara como convención, y lo hicieron: hoy y mañana desde las 19:00 se celebra en Bluzz Live Montevideo Vinilo, y hay entradas en venta en Tickantel.

"Todos estábamos esperando encontrarnos celebrando el momento del disco, que volvió con mucha fuerza y la gente está entusiasmada. Hay un interés por parte del público y de la gente que viene hace mucho coleccionando discos, y estaba bueno que se unieran esos dos mundos", dice Bianco a El País en la previa de este evento.

Por dos noches, la sala de Daniel Muñoz y Defensa se convertirá en una disquería especial. Habrá más de ocho stands de venta de discos con algunas de las figuras con más experiencia en el negocio en Montevideo (Rodolfo, Ernesto, Ricardo, Cucu, va recordando Bianco); dos exposiciones —una por los 50 años del Pet Sounds de The Beach Boys, y otra por los 50 del primer LP de Los Shakers, en la que además estará Hugo Fattoruso—; DJs y también música en vivo.

"Las disquerías tendrían que funcionar de noche", apunta Bianco, y sin embargo cumplen horarios tradicionales. La otra opción es recorrer la feria de Tristán Narvaja, pero Montevideo Vinilo pretende generar un espacio donde eso conviva, y además el público vaya con tiempo de "zambullirse".

Porque la compra y venta de discos necesita tiempo. "Cada disquero tiene su perfil y está bueno encontrarlo a medida, como el peluquero o tu doctor. Lo que necesitás sabés quién te lo va a propiciar, todos tenemos el dealer de discos", dice Bianco, que tiene en su haber alrededor de 3.000. El último "gran disco" que compró, cuenta, es el primero de Caetano Veloso.

Además de la feria y las exposiciones habrá música en vivo: hoy tocarán Fer Henry y Hotel Paradise (banda que Bianco integra), y mañana Señor Faraón y Polaroids. Los primeros tocarán de manera acústica, y los otros en eléctrico.

Feria.

Además de vendedores de trayectoria en Montevideo, en la feria estará Little Butterfly Records, disquería devenida en sello discográfico que es dirigido por Correa y Santiago Cabo, y que se dedica a recuperar obras claves de la música uruguaya. En esta suerte de rescate arqueológico, como dice Bianco, ya editaron Cuerpo y Alma de Eduardo Mateo, dos discos de Psiglo y uno de Buitres.

Lo que pasa acá.

La venta de vinilos fue creciendo y ahora logra compensar las pérdidas que generan los CDs, dijo a El País Diego Rocha, encargado de comprar vinilos para los locales de Palacio de la Música, en los que pasó de haber una a tres bateas con contenido. Además, señaló Rocha, el público se amplió y no sólo los rockeros consumen este formato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)