MúSICA

A Montevideo le toca bailar al ritmo de la electrónica

La Creamfields debuta hoy a las 20.00 en la ciudad

Creamfields
Creamfields. Foto: Difusión

Aunque para un público más específico que un concierto de rock o de pop internacional, el anuncio de la llegada de Creamfields a Montevideo fue una de las noticias culturales del año por un par de motivos. Por un lado, es junto a Tomorrowland uno de los festivales de música electrónica más importantes de todos los tiempos; una actividad multitudinaria que reúne a una selección de DJs locales y del mundo. Y por otro lado, su llegada a la ciudad es la consecuencia de la sombra que cubre al género en Argentina desde que en la edición porteña de 2016 de otra fiesta internacional, Time Warp, murieron cinco personas.

La Creamfields interrumpió el año pasado su presencia en Buenos Aires, después de 15 ediciones consecutivas y de haber conseguido en la vecina orilla el lugar más fértil del continente para afianzar su marca. Y este año decidió regresar a Uruguay, donde tenía un único antecedente —la Creamfields de 2008 hecha en Punta del Este, por los 10 años del festival— y un marco prometedor, que es este nuevo auge de la electrónica que se siente hace un tiempo y se puede apreciar en eventos locales muy convocantes (el caso de The Warehouse), en un circuito bailable que tiene actividad todo el año, en la creación de una plataforma multimedia dirigida a la electrónica (Pulse), y próximamente en la realización del primer festival de cine de música electrónica.

Robin Schulz
"Sugar" de Robin Schulz

Así, la de hoy será la primera edición montevideana de esta fiesta, que ya se sabe, se repetirá el año que viene y el siguiente. Desde las 20.00 en el Faro de Punta Carretas (en el mismo espacio donde meses atrás estuvo instalado el Cirque du Soleil con su espectáculo Amaluna), una cantidad de DJs locales e internacionales estarán haciendo bailar a miles de personas.

La fiesta es para mayores de 18 años y quedan entradas en venta en el servicio Tickantel, desde 1.980 pesos.

GRILLA

Los que vienen

Desde su comienzo hace casi 20 años en Liverpool, la Creamfields fue creciendo en cantidad y calidad. Así, de este tipo de eventos se espera hoy una grilla con puntos muy altos, y la montevideana los tiene aunque cuando finalmente se anunció la programación (un poco después de que comenzara la venta de entradas anticipadas), se dividieron las aguas entre el público: de un lado quedaron los conformes y del otro los que sintieron que a la selección artística le faltaba peso. De cualquier modo, la Creamfields tiene todo para ser una fiesta y eso pasa, además de por los juegos de luces y por los colores, por los sets de dos horas que en dos escenarios estarán dando los grandes protagonistas de la noche.

El alemán Robin Schulz es de los nombres más importantes de la programación, y será el encargado de musicalizar el último tramo de la fiesta, que prevé finalizar sobre las 06.00. Con 30 años y cierto recorrido comercial (ha trabajado con David Guetta y James Blunt, por ejemplo), traerá un estilo diferente al de Richie Hawtin, un renombrado productor británico-canadiense que es una de las leyendas del techno y también dice presente. Además de estos dos estarán las hermanas Nervo, Luciano, Yellow Claw, el argentino Hernán Cattaneo entre otros extranjeros, y locales de la talla de Fernando Picón y Javier Misa, que prometen hacer bailar al Faro de Punta Carretas hasta que amanezca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)