Visita 

Una mente brillante del rock

Roger Waters  llegará por primera vez a Uruguay en 2018: había estado cerca de venir en 2012

Roger Waters no quería que se una de las canciones. Foto: AFP
Waters, uno de los grandes artistas del rock en Uruguay

Roger Waters vendrá a Uruguay, se sabe desde ayer de mañana, pero todavía habrá algún escéptico pellizcándose para creer que esto no es un sueño. Y es que si bien Uruguay se viene abriendo paso, de a poco pero cada vez con más entusiasmo, a los grandes shows del mundo, que esta noticia se confirme a apenas 10 días de anunciada la llegada de Phil Collins, también por primera vez al país, era pedir demasiado. Sin embargo se confirmó, y la pequeña Montevideo vuelve a colarse en la agenda de una figura de primera línea.

Waters se presentará recién el 3 de noviembre de 2018 en el Estadio Centenario con su gira Us + Them, que une conceptualmente sus momentos claves en Pink Floyd con sus tiempos de solista, llegando hasta el disco que editó este año, Is This The Life We Really Want? Las entradas se pondrán en venta a partir de febrero. Y por diferentes cosas, será un hito cultural para la historia local.

Por un lado, está el peso real de Waters como figura musical. Miembro fundador de una de las bandas más importantes del rock, Pink Floyd, fue el cerebro de la etapa más creativa del grupo, y firma todas las letras y buena parte de la música de The Dark Side of the Moon, Wish You Were Here, Animals y por supuesto su obra cumbre, The Wall. En ese período, el grupo nacido a mediados de los sesenta en Londres llevó hasta los límites el rock psicodélico y progresivo, haciendo de la música un espacio experimental sin restricciones, y de las letras una proclama sobre los dilemas esenciales (y todavía vigentes) del ser humano. Con más o menos reparos, así sigue sonando la música del bajista hoy, y su último álbum, muy afectado por la presidencia estadounidense de Donald Trump y la crisis humanitaria del mundo, es fiel reflejo.

Por otro lado, Waters llega en un gran momento, y que sus 74 años no los engañen. Vital e imponente en escena (se lo puede ver en Netflix en Roger Waters: The Wall, documental que mezcla la gira que lo trajo a Sudamérica hace cinco años con un viaje personal), su voz y su manera de cantar han mejorado sensiblemente con el tiempo, y eso tiene que ver con el oficio pero también con la necesidad de propagar un mensaje, que lo ha mantenido como un opinólogo político muy activo.

Detalles

Los detalles de un concierto esperado

Aunque resta ajustar algunos detalles, alrededor de 45.000 entradas se pondrán en venta para el show de Roger Waters en Montevideo. La preventa exclusiva para clientes de Scotiabank y Santander comenzará el 19 de febrero en Red UTS, y la general será a partir del 5 de marzo. Los precios seguramente se anunciarán en conferencia de prensa la semana próxima, y el productor Danilo Astori Sueiro asegura que serán “bien variados, con una escala bastante favorable para que cualquiera pueda acceder al concierto”.

El show se hará a través de una asociación con el empresario argentino Daniel Grinbank y en coorganización con la Intendencia de Montevideo y el Ministerio de Turismo; y la configuración será similar a la del segundo concierto de Paul McCartney. El escenario estará ubicado sobre la Tribuna Ámsterdam, la cancha se dividirá en platea y campo general, la Tribuna Colombes también será general, y las tribunas Olímpica y Ámsterdam tendrán sectores numerados. De las cifras detrás de este espectáculo y de la posibilidad de que Nick Cave también venga a Uruguay el año que viene, Astori Sueiro prefiere no hablar.

“Sólo he escrito de una cosa en mi vida”, le dijo este año a la revista Rolling Stone, “y es del hecho de que como seres humanos tenemos una responsabilidad con el otro, y que es importante que empaticemos con el otro, que organicemos la sociedad para que todos seamos felices y tengamos la vida que realmente queremos tener”. “Lo que hacemos sigue siendo rock and roll”, aclara respecto al show, “pero también teatro. Y nos preocupamos por eso”.

Y por ahí pasa otra clave de este hito: nunca en Uruguay se vio hasta ahora un espectáculo multimedia como el que propone Waters, en el que las pantallas son tan importantes como los instrumentos, en el que todo es una gran experiencia. Algo se puede espiar en YouTube (aunque en mala calidad) y lo que se verá en el Centenario será exactamente lo mismo, avisa a El País el productor local del show, Danilo Astori Sueiro.

Roger Waters
El trailer de Us + Them, la gira que traerá Roger Waters a Montevideo en noviembre

“Yo nunca vi una cosa ni parecida en Uruguay, con una experiencia para todos los sentidos, más allá de que te guste o no. Este tipo siempre fue un pionero en experiencias visuales y sonoras, y vamos a ver lo mismo que se ve en todos lados”, resalta Astori, director de La Trastienda y responsable de la productora Gaucho que, por ejemplo, trajo a Maluma esta semana y traerá a Gorillaz el miércoles próximo, al Velódromo.

Sobre la que será la apuesta más grande de Astori Sueiro hasta ahora, asegura que era el momento para hacerla y revela que “es un artista que había tenido la posibilidad de hacer en otro momento, y se nos escapó por muy poquito. En su última gira, la de The Wall en 2012, tuvimos incluso visita británica en el Estadio, y no salió”.

Montevideo al final se encontrará con Waters, con su historia, su muro, su mensaje político y su rock atemporal, sensorial y eterno. No hace falta pellizcarse.

Opinión

La mejor primera impresión

La primera vez que me crucé con Roger Waters fue un domingo de diciembre de 1979. Casey Casem, el conductor del American Top 40 que pasaba Independencia, dijo en un inglés que entendía muy a medias, que el número uno de Estados Unidos era “Another Brick in the Wall Pt. 2”, primer simple de un disco que al principio amé por inercia, desprecié más tarde y ahora debería volver a escuchar. Puedo imaginar la inquietud que me provocaba esa marcha funky que era rock, los gritos, el estribillo que se entendía, el patio de escuela con gritos de preceptor y ese coro de niños llamando a la insurrección estudiantil, el solo de guitarra, el teclado haciendo piso y esa irrepetible sensación de que se estaba frente a algo importante. Fernán Cisnero

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)