MÚSICA

El mensaje y la rebeldía como una gran bandera

La banda Carajo repasa sus discos en Montevideo Music Box.

Carajo
Carajo. Foto: Difusión

El sábado a las 21:00, los argentinos de Carajo volverán a reencontrarse con su público uruguayo en Montevideo Music Box (Larrañaga y Joanicó) con una buena excusa de por medio: repasar los discos Atrapasueños y El mar de las almas, que acaban de ser editados en vinilo. De cualquier manera, no faltará ninguno de los temas que cualquier fan quiere escuchar, porque según el frontman, Marcelo Corvalán, el de Montevideo es para ellos un toque internacional. Quedan entradas en Abitab desde 600 pesos, y como invitada está Subliminal.

“Lo primero que me sorprendía de reencontrarme con los temas de Atrapasueños”, dice Corvalán, “es reencontrarme con esa cosa medio inocente, casi virginal, que tenía la banda en aquel momento. En nuestro segundo disco empezamos a descubrir el camino que iba a tener Carajo, porque el primer disco conservaba mucho de nuestra banda anterior, A.N.I.M.A.L”.

Para el cantante, la búsqueda con Atrapasueños y desde entonces, ha sido hacer algo original, no quedarse en un estilo sino explorar, una búsqueda que trajo temas que hasta hoy los representan (dice que “El error” es la canción que tiene “todo” lo que hace a Carajo) y un recorrido que los mantiene vigentes.

“Lo que quisimos fue encontrar un mensaje más elevado, profundo; salir de lo social y buscar más en el ser, en los sueños, en las maneras que uno tiene para sentirse completo en la vida”, dice, entusiasmado con revivir aquella etapa que marcó el camino y también la etapa actual, donde ese mensaje que Carajo defiende sigue teniendo, para la banda y su público, mucha fuerza y actualidad.

"Lo que quisimos fue encontrar un mensaje más elevado, profundo; salir de lo social y buscar más en el ser"

Marcelo CorvalánCantnate de Carajo

En ese camino están, defendiendo el mensaje y trabajando en nuevo material, aunque "va lenta la cosa", admite Corvalán. "Estamos en una etapa como banda en la que se nos hace difícil mostrar algo que realmente nos vuele la cabeza, porque nuestra carrera ha sido exitosa en cuanto a lo artístico, y nos toca un poquito el orgullo", comenta con una sonrisa.

—Hablabas del cambio del mensaje y de cómo hubo público que se quejó del cambio que habían tenido desde el primero al segundo disco. ¿Ustedes siempre se sintieron cómodos con esa transición?

—Sí, siempre, porque fue algo personal, natural, que nadie nos obligó a hacerlo o nos impuso, y tampoco fue por querer borrar con el codo lo que habíamos escrito anteriormente. Cuando uno se saca lo negativo de encima se siente libre, y abierto a poder buscar algo nuevo, que haga bien, que alimente y sume. Y me parece que era un gran desafío dentro del estilo, tirar algo que no sea oscuro, agresivo.

Carajo
"Maleficio" de Carajo, con Fernando Ruiz Díaz

—¿Cómo es tratar de aportar ahora, en tiempos complicados para el rock argentino? Pienso en lo ocurrido en Olavarría con el Indio, pero también en las acusasiones de abuso sexual a varios músicos, varios casos que han puesto al rock una vez más en la mira. ¿Cómo es, en este momento, aportar desde el lugar de Carajo?

—Quizás hay que volver un poco a los comienzos, volver a reencontrarnos con el arte y no estar pendientes de los likes. Se volvió todo muy superficial, cualquiera puede decir lo que quiere y no piensa tanto en el otro, y ni siquiera se cuestiona si lo que dice está bien, mal, puede poner en riesgo la vida de alguien. Ya no podemos ser tan ignorantes o negligentes en nuestro arte, todo lo contrario. Quizás hay que frenar y empezar de vuelta, encontrar esa comunión entre el artista y el público. Y me parece que ya pasó hace bastante el viejo eslogan de "sexo, drogas y rock and roll". Pudo haber sido muy cool para los Rolling Stones a mitad de los setenta, pero me parece que hace rato que no está bueno. Ya no tiene nada que ver, sobre todo por los jóvenes que siguen la música. No es algo sano para ellos y ya sabemos dónde termina. Quizás en aquel momento todo era nuevo, y nadie imaginaba que iba a terminar con músicos muertos por sobredosis, o con músicos presos, arruinando vidas ajenas por lo sexual; y que el rock and roll también pierda su mejor herramienta que es el arte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)