Misa criolla

Medio siglo de una obra vigente

El diciembre se presentará el gran espectáculo de Ariel Ramírez en el Auditorio del Sodre

Jaime Torres y Su Gente. Foto: Difusión
Jaime Torres y Su Gente. Foto: Difusión

Pocas obras han tenido la trascendencia que ha logrado la Misa Criolla que compuso el argentino Ariel Ramírez con letra de Félix Luna, hace ya medio siglo.

Se trata de una obra fundamental para la música popular de la región y del mundo, que se ha presentado en los cinco continentes y vendido millones de discos desde que su primera edición, en 1963 por el sello Odeón de Argentina.

Nuestro país tiene una larga relación con esta obra. En 1965 se realizó la primera presentación, en Mercedes y también se ha presentado en distintas locaciones como el Palacio Legislativo y en el Teatro de Verano con el tenor español José Carreras como solista.

Misa criolla en el vaticano. Foto: Difusión
Presentación de la "Misa Criolla" en la Santa Sede

El próximo diciembre, celebrando los 50 años de su creación se presentará en el Auditorio Adela Reta. Las entradas se adquieren por Tickantel y en la sala y los precios van desde 800 a 2.200 pesos.

Serán el 2 y el 3 de diciembre, con dirección de Facundo Ramírez (hijo de Ariel), quien también estará en el piano, y acompañado por el enorme Jaime Torres con su charango. Un artista que no solo subió al grado de solista a este instrumento tan típico del folklore andino, también participó en la primera grabación de la Misa Criolla. Los argentinos estarán acompañados por el Coro Nacional del Sodre y el tenor uruguayo Fabián Villalba, siendo la primera vez que se realice esta unión en el país.

Torres dijo, en una conferencia que se realizó en la Embajada de Argentina, que la obra “es un hecho de reivindicación, donde el instrumento ganó la posibilidad de ser esto en el mundo. Porque el piano era un instrumento culto, mientras el charango era de la indiada”.

También agregó que esta misa fue “un cable a tierra, porque fue indicador de una cantidad de cosas”. Una obra creada en un momento “casi de reivindicación del hombre respecto a una iglesia, a la cual yo soy participante”, dijo Torres.

Facundo Ramírez. Foto: Difusión
Facundo Ramírez dirigirá la Misa Criolla y estará en el piano. Foto: Difusión

El octogenario músico señaló que “volver a hacer la Misa Criolla, a pesar de haberla interpretado tantas veces y con tantos artistas, hace que sea casi como una primera vez porque trae muchos recuerdos”.

Acerca de la vigencia de la Misa Criolla, Facundo Ramírez, hijo del compositor y director del espectáculo dijo que “es una cualidad que tienen los clásicos, que cada generación los reinterpreta y en múltiples direcciones. Así, esta obra que fue un cruce de caminos entre lo litúrgico y un sonido latinoamericano por sus instrumentos, empezó a adquirir otros horizontes”, dijo y agregó que lo que más le interesa tiene que ver con la relación con el tiempo que nos toca vivir.

Así, para este músico y actor (a los 13 años le dijo a su padre que quería ser actor y hoy se considera mitad músico y mitad intérprete), la palabra y los textos tienen un contenido detrás. No solo lo que dice la obra, también cómo se interpreta en escena. Así, cuando se dice ‘Danos la Paz’, “no es solo un pedido. Si la humanidad en el Siglo XX ha matado más gente que en toda la historia de la humanidad, ese ‘Ten piedad de nosotros’ toma otro significado”, agrega Ramírez. De la misma manera que cuando se dice ‘Danos la Paz’, “no solo es la paz de la no guerra, hay otras formas que los seres humanos tenemos que adquirirla y tiene que ver con el otro, con el respeto y la defensa irrestricta de la verdad y la justicia. No puede haber paz sin justicia, y vivimos en tiempos donde no hay justicia”, dijo.

Jaime Torres y Mercedes Sosa
Mercedes Sosa y Jaime Torres interpretan "Gloria a Dios"

Creada en tiempos donde recién se dejaba de dar misa en latín y de espaldas, la Misa Criolla no solo está hablada en nuestro idioma, también toma influencias del folclore latinoamericano.

—Su padre fue un verdadero revolucionario.

—Ramírez: Sí, lo fue. Además de su don y una inspiración extraordinaria tenía una cabeza como para ver más allá. Estamos hablando de un creador de grandes obras conceptuales, lo que no se conocía en ese tiempo. Y esta concepción de tomar temas históricos o religiosos y hacer no un tema suelto, sino imaginar conceptualmente todo un desarrollo, fue revolucionario, también por la instrumentación. En ese sentido fue un tipo que estuvo a la vanguardia. Cambió la historia de la música argentina y del folclore del mismo modo que Astor Piazzolla lo hizo con el folclore urbano en lenguaje del tango. Fueron un antes y un después.

Jaime Torres: “Estamos dispuestos a pasarla bien”

El argentino que dio a conocer el charango en el mundo charló con El Pais

Jaime Torres. Foto: Francisco Flores
Jaime Torres en la conferencia realizada en la Embajada Argentina. Foto: Francisco Flores

La edad no es un impedimento para que Jaime Torres, con sus casi 80 años se sienta feliz de volver, junto a su Charango, a nuestro país. “Nunca digo que estoy fuera del país cuando vengo, digo estoy acá. Porque estamos en el terruño y estoy a media hora de Buenos Aires, donde habito”, dice este folclorista que habla, recuerda y camina con una vitalidad envidiable.

Este músico que se ha presentado en escenarios tan distintos como el Tantanakuy en Humahuaca, el Teatro Colón de Buenos Aires o el Lincoln Center de Nueva York, vuelve a presentarse en nuesto país con la Misa Criolla. Una obra que “tiene un valor en sí mismo y que perdura. Está en el alma de la gente y va un poco más allá de lo que uno pueda calificar”, dijo Torres. También señala que es “la gente la que transforma algo para hacerlo propio. Son muy difíciles de explicar estos fenómenos que se dan, y esa pertenencia solo la puede dar la gente”, dice.

Torres recuerda que su primera visita a nuestro país estuvo marcada por muchas reservas, “porque las historias políticas, de alguna manera dividían, o uno pensaba otras cosas del país”. Aunque lo que se encontró fue un recibimiento que sigue atesorando en su memoria. “Me sentí como uno más del Uruguay, y hoy me sigo sintiendo así”, y agrega que “estamos, más allá de nuestras voluntades, hermanados entre nosotros mismos. Son pocas las características que nos separan. En esto, creo que es algo que nosotros los argentinos tenemos que aprender este amor hacia la pertenencia a un país y hacia una tierra, como es el uruguayo”.

Sobre la velada de diciembre, Torres se siente feliz de volver y espera tener “una de esas noches inolvidables, porque estamos dispuestos a pasarla bien”, señala.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)