AHÍ ESTUVE

Lucas Sugo y la consagración de la charanga del interior en el Auditorio

Crónica del primer concierto del cantante tropical en el Auditorio Adela Reta

Lucas Sugo
Lucas Sugo en el Adela Reta. Foto: Fernando Ponzetto

Lucas Sugo repite, entusiasmado, que hay que ver hasta dónde pudo llegar la charanguita del interior, y es imposible contener la sonrisa, no esbozar al menos un gesto de costado que sirva para reafirmar lo que está diciendo. Y es que hay que ver, en tiempos donde se dice que la cumbia ahora es cool —que son los mismos tiempos en los que debatimos en Twitter si Fabián “Fata” Delgado merece o no hacer un concierto en el Teatro Solís (si merece o no, como si fuéramos nosotros los que tenemos que juzgar eso)—, hasta dónde llegó la famosa charanga del interior.

Y para medir el alcance no hay que mirar mucho más allá que la propia historia de este cantante tacuaremboense-riverense que además de recorrer los principales escenarios del interior y de girar por el exterior, conquistó los puntos claves de Montevideo: el Teatro de Verano, el Velódromo y ahora el Auditorio del Sodre.

Lucas Sugo en el Auditorio
Lucas Sugo en el Auditorio. Foto: Fernando Ponzetto

Con “Cinco minutos” como estandarte, Lucas Sugo hizo de un pico de fama una realidad, que se reflejó en dos funciones con entradas agotadas en el Adela Reta: la primera fue el miércoles pasado (esta crónica se basa en esa noche), y la segunda será hoy. Y basta estar ahí para ver que al nivel de cualquier figura internacional, el uruguayo tiene a un sector del público mayoritariamente femenino y de más de 30 años, metido en el bolsillo. Lo sabe, juega para ellas durante las dos horas de concierto (incluso cuando se niega, simpático, a mover la colita como la platea le pide), y se va triunfal con el sabor del deber cumplido.

Con un presentador (el ex Santo y Seña César Bianchi) enumerando logros a modo de introducción, y con un cuadro de baile que será el primero de muchos durante la velada, una sala repleta de mujeres eufóricas queda lista para recibir al que, en los últimos años, ha crecido como ídolo y figura popular. Y cuando sale a escena Sugo, que dice sentir la obligación y hasta la presión de que todo salga bien esa noche, ya sabe lo que tiene que hacer para que no haya ninguna falla, ningún error.

Ofrece un primer tramo bailable y por al menos una hora ya nadie más se sentará en su lugar. El público canta a coro, registra con su celular hasta que los brazos se cansan, agita banderas (“Las Lukitas”, dice una bastante grande que cuelga sobre uno de los palcos) o pañuelos y, como parte de un ritual que todos los que están ya se saben de memoria, cuando las manos se levantan lo hacen formando la letra “L”. No hace falta que nadie dé una indicación.

Lucas Sugo
Sugo vuelve a cantar hoy en el Auditorio. Foto: Fernando Ponzetto

Después, Sugo aprovecha para estrenar canciones y más adelante, sentado al piano y acompañado de una orquesta de cuerdas, versiona algunos de sus clásicos o le hace lugar a canciones de otros que sirven para sacarse gustos personales o para entusiasmar aún más al público. Así, a lo largo del concierto sonarán “Despacito” pero al estilo Lucas Sugo, “Gallo azul” (tema que alguna vez ya hizo junto a Larbanois - Carrero), “No saber de ti” de Los Nocheros y hasta el tango “Malena”, que interpreta solo con su guitarra y cierto aire flamenco en la manera de tocar y cantar. También sonará “Llueve lluvia llueve” pero en versión plena, y “Nudo en la garganta” a lo Marco Antonio Solís, en una interpretación que confirma que si quiere, Sugo está a la altura de un intérprete de pop melódico internacional.

Todo lo que hace le es retribuido con ovaciones y a todo el cantante contesta con agradecimientos. “Gracias”, “sentimiento” y “orgullo” serán las palabras que más repetirá en una noche en la que volvió a demostrar que “Cinco minutos” fue sólo su pedestal, y que mientras tenga el cariño del público, habrá Lucas Sugo para rato.

EXTRA

Emotivo

En la función del miércoles pasado, Lucas Sugo pidió unos segundos de silencio para la niña asesinada en Rivera, y aprovechó para dejar un mensaje contundente contra la violencia de género.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)