CRÍTICA

Llenar el espacio con un disco

Lisandro Aristimuño presentó Constelaciones en el Teatro Solís, a sala llena.

Lisandro Aristimuño presentó "Constelaciones" a sala llena. Foto: Fernando Ponzetto
El cantautor argentino recorrió su discografía. Foto: Fernando Ponzetto
Aristimuño le dedicó "Para vestirte hoy" a Daniel Viglietti. Foto: Fernando Ponzetto
Las luces fueron un elemento fundamental del concierto. Foto: Fernando Ponzetto
Aristimuño comandó a su buena banda. Foto: Fernando Ponzetto
El público acompañó con gran respeto y calidez. Foto: Fernando Ponzetto

Los graves de “Good Morning Life”; versión minimalista. Nunca escuché a Lisandro en la radio. Puño en alto. Luces. La coda de “Para vestirte hoy” como la representación de la música de Aristimuño. “En mí” junto a “De nuevo al frío”. Esos son los únicos apuntes que tomé durante el show, y que no sirven para nada: al otro día de que Lisandro Aristimuño presentara Constelaciones en el Solís, supe que no iba a poder poner en palabras lo que había sentido. Porque más que de vivir o ver, el show se trató de sentir, y porque pocos artistas me hacen llorar en vivo. Este es uno.

Hay cosas que sí puedo decir. Por ejemplo, que es notable cómo su público local pasó de ser predominantemente joven y femenino a heterogéneo en todos los aspectos, y capaz de llenar una sala de más de mil personas para ver a un artista que acá no suena en medios masivos, al que le profesan respeto y admiración profunda.

Puedo decir también que el espectáculo es buenísimo. La única apuesta fuerte en lo extramusical pasó por el diseño de luces, que creó climas a la medida de este álbum que, con las Constelaciones del título, remite a lo espacial. Después, todo lo bueno tuvo que ver con la banda, que gusta de tocar fuerte (he ahí el componente rockero) y a la que se le nota todo el tiempo la concentración y el disfrute. Eso pasa por los arreglos, las formas nuevas que las canciones toman en el vivo respecto al registro de los discos. “Good Morning Life” en una versión aún más minimalista que en Constelaciones, es un ejemplo de cómo todo se resignifica en el escenario para Aristimuño y compañía (casi la misma banda que vino al Auditorio en 2016, con Ariel Polenta como incorporación).

Y tengo que decir además que el muchacho de Viedma, siempre sumamente afinado, sorprendió jugando con sus graves en algunos pasajes del show y con una pose más rockera y hasta irónica, por ejemplo en la interpretación de “Tu corazón”. Fue un toque fresco que rompió con la solemnidad que impone su música, que se parece mucho a la coda de “Para vestirte hoy”, que parece arrastrarse por el piso llevada por los violines, y sube eufóricamente impulsada por la batería y la guitarra. Su música es así, un subibaja emocional del que se puede decir mucho pero sabiendo que, por más esfuerzo que se haga, no alcanzará para explicarla.

FICHA TÉCNICA

Lisandro Aristimuño [*****]

Presentación del disco Constelaciones. Banda: Martín Casado (batería, glockenspiel y coros), Rocío Aristimuño (percusión, zapateo y coros), Carli Aristide (guitarra eléctrica, charango y coros), Lucas Argomedo (bajo y cello), Pablo Jivotovschii y Estanislao Díaz (violines), Ariel Polenta (teclado y coros). Cuándo: Miércoles 1 de noviembre. Dónde: Teatro Solís.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)