ENTREVISTA

Gustavo y Victoria Ripa: saldar una cuenta pendiente

El guitarrista y la cantante, padre e hija, se reencuentran en la música y tocan en la Sala Balzo

Gustavo y Victoria Ripa
Charla con Gustavo y Victoria Ripa

Por suerte se reencontraron en la música, dice la hija y su padre, sentado a unos pocos centímetros y cebándole mate mientras ella charla, asiente. Comparten la misma sonrisa, el mismo hablar tranquilo, sin estridencias, y las mismas ganas de cantar y tocar. Comparten mucho hoy, incluso el mismo espacio físico en el que ejercen de docentes y en el que se da esta charla, y todo fluye como siempre quisieron. Porque como en cualquier vínculo de padre e hija, al cariño a veces, al menos en la superficie, le ganan las rispideces.

A Victoria Ripa, por ejemplo, le costó entender que siendo hija de un músico, en su casa de la niñez no hubiera cantarolas, no hubiera fogones con la guitarra como protagonista y el coro familiar dispuesto alrededor. Y a Gustavo Ripa, su padre músico (integrante de Rumbo y Canciones para no dormir la siesta, y hoy con un proyecto solista), le costó explicarle que para él la guitarra era, mientras su hija crecía, una herramienta de trabajo más que un espacio de recreo.

“Yo trabajaba a contrahorario y trabajaba los fines de semana. Como cualquier músico, a contrahorario y contra muchas cosas”, dice Gustavo Ripa y, como Victoria, está contento de que finalmente todo se haya acomodado, de que se hayan podido encontrar y reencontrar en un espacio que a ambos les sienta bien.

El miércoles y jueves de la semana próxima, los Ripa presentarán el espectáculo "EntreCasa", en el que abordarán “un manojo de música popular uruguaya”, con una formación musical que irá cambiando. Los shows serán en la Sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional del Sodre, y las entradas están en venta en Tickantel a 500 pesos.

“Hace tiempo teníamos ganas de hacer algo juntos”, dice Victoria, cantante de la banda Croupier Funk, maestra en el programa Master Class de La Tele y también fuera de la pantalla (da clases de canto), y ocasional modelo cuando un proyecto le interesa. Y esas ganas los hicieron encontrarse en el terreno que Gustavo ya venía trabajando en su faceta solista, en la que editó los discos Calma, Más calma y Calma 3 (y próximamente SimpleMente), en los que versiona con su guitarra temas del cancionero nacional.

“El hilo conductor es ese, retomar ese bolsón de compositores increíbles y sacar esas canciones a flote”, señala Victoria, quien siente que esta banda sonora que ahora cantará la acompañó “toda mi vida”. “Era parte de lo que se escuchaba en mi casa, parte de lo que yo escuchaba, y forma parte de mi historia”, dice, y recuerda que en su hogar sonaban desde Canciones para no dormir la siesta hasta los Beatles.

Gustavo también recuerda “las cantarolas” con la música de las películas de Disney, una colección que Victoria ganó y que fue reproducida hasta el cansancio por ella y por su hermana Lucía. También se acuerda de ambas cantando y bailando, haciendo de la música algo muy corporal. “Era lo que circulaba todo el tiempo”, asegura ahora.

Gustavo y Victoria Ripa
Gustavo y Victoria Ripa. Foto: Darwin Borrelli
METAS

Una misión

Con su hija, Gustavo Ripa continúa ahora con la misión que emprendió por su cuenta, que es la de divulgar la música uruguaya desde un lugar tan personal como responsable. “Uruguay es bastante particular “, dice, “porque la gente no se canta entre sí; hay algunas experiencias que están buenísimas, pero noto que en otras culturas es mucho más abundante eso, de cantar o tocar canciones de otros y de años anteriores. Siento que hay un tema de inmediatez, de que esta canción funciona este año y no funciona más y chau, y considero que Uruguay sigue supercarente —aunque mejoró pila— en el tema de la difusión de su música, y nos queda a los músicos tratar de recuperar eso”.

“Con mi visión y mi forma, lo que hago es tratar de que eso no se pierda”, explica el guitarrista, que transita ese camino en el borde de las dos partes de su historia musical, la música popular y la música clásica. “Estoy feliz con esa tarea y sus resultados, y la voy a seguir haciendo hasta que tenga ganas”, asegura.

Ahora comparte esta misión con su hija, de quien admira la carrera corta pero ascendente que ha hecho, sobre todo porque la ha hecho “totalmente a pulmón y por impulso propio”. “Hay gente que imagina que porque yo soy músico se le facilitan las cosas, y capaz que no, que entorpece”, asegura entre risas.

Todavía se acuerda del día en que Victoria, que nunca le dijo a su familia que quería ser cantante aunque siempre abrazó la música, un vínculo y un estímulo entre ella y sus hermanos, le contó que iba a estar en Croupier Funk, la banda que hoy integra. “¿Crou... qué?”, le dijo Gustavo, que desde la primera vez que vio al grupo se hizo fan. “Lo que pasa ahí, lo que transmiten, es muy lindo”, comenta orgulloso, y Victoria destaca lo importante que es que su padre haya entendido todo sobre la forma y el funcionamiento de Croupier sin que nadie se lo explicara. “Está buenísimo”, afirma, “y que le guste más aún”.

Y mientras disfrutan de este reencuentro y piensan en el repertorio que presentarán en días en la Balzo, Gustavo dice que tiene una cuenta pendiente con su hija, ya que sueña con subirse al escenario con la Croupier. “Pero tenés que tocar guitarra eléctrica”, le dice Victoria, pues su padre hace rato decidió que lo suyo era la acústica. “No pasa nada”, sonríe él: “para hacer un swing me las arreglo bien”.

Canciones populares en un show de dos noches

Victoria y Gustavo Ripa concuerdan en que las canciones favoritas del repertorio que harán la semana que viene, en estas dos funciones en la Sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional del Sodre Dra. Adela Reta, son “Recordándote” de Alfredo Zitarrosa y “Suerte y amor” de Gustavo Pena, El Príncipe. En el set de canciones habrá lugar tanto para La Triple Nelson como para Eduardo Mateo, y diferentes formas de mostrarlas: a veces estarán ellos dos solos, a veces en formato trío a veces con banda completa, según lo que requiera cada tema. Las entradas para estos conciertos que serán miércoles 29 y jueves 30 a las 21.00, están en Tickantel y boletería a 500 pesos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)