MÚSICA

La extraña muerte de una gran voz del rock

Chris Cornell terminó de tocar, se fue a su hotel y se suicidó..

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chris Cornell, ídolo "grunge". Foto: AFP

Había compartido un mensaje promocionando el concierto de Soundgarden, la banda con la que se había reunido luego de años de estar separados.

Luego del show, se dirigió hacia el hotel donde se hospedaba. Lo normal para cualquier músico que se encuentra de gira. Pero se ve que algo había, porque según lo que informaron varios medios, su esposa llamó a uno de sus amigos para que fueran a verlo al hotel. Forzaron la puerta de la habitación y lo encontraron muerto, ahorcado por voluntad propia. El desconcierto abatió a sus seguidores, que se preguntaron qué podía haber llevado a Chris Cornell a quitarse la vida.

Cornell tenía 52 años y se encontraba en plena forma como artista. Oriundo de Seat-tle, llamó la atención a principio de los 90 como el apuesto front man de Soundgarden, una banda que ya tenía dos discos cuando explotó la moda del "grunge", casi justo para la salida del disco Badmotherfinger en 1991. Pero aunque fuera muy fachero, Cornell se destacó sobre todo por un vozarrón que además de muy potente, era rico en rango y matices. Rugía y gemía con igual talento, aunque en los últimos años había dejado un poco de lado su faceta más intensa como vocalista para favorecer el costado más maduro y melódico en su canto.

En 1994, Soundgarden editó el disco Superunknown y él y los demás del grupo se convirtieron, casi de la noche a la mañana, en superestrellas del grunge, ese mote que se le dio a bandas bastante distintas entre sí como Nirvana, Pearl Jam y Stone Temple Pilots. Ese rotundo éxito se estiró por dos discos más, pero Soundgarden tiró la toalla en 1997. Sin banda, Cornell editó un disco solista Euphoria Morning en 1999, pero ya en 2002 estaba de nuevo al frente de un grupo. Rage Against The Machine, que no tenía nada que ver con el grunge, se había quedado sin el cantante/rapero Zack de la Rocha. En vez de contratar a Cornell como sustituto, los cuatro formaron un grupo nuevo: Audioslave.

Este, curiosamente, también fue muy distinto tanto a Sound-garden como Rage Against The Machine, y aunque no duró mucho (editaron tres discos e hicieron un histórico concierto en Cuba medio como cierre de su trayectoria), sí tuvo mucho éxito.

Cornell siguió por su cuenta, con cuatro discos solistas más. El triunfo de Trump en las elecciones de Estados Unidos sacudió a muchos rockeros, entre ellos a Cornell y a sus antiguos amigos de Soundgarden, que volvieron a juntarse para hacer un toque "protesta" contra el ascenso de Trump, y después ya siguieron de largo con una vuelta hecha y derecha. Cornell tenía tres hijos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)