Adiós a maría martha serra lima

El fin de un estilo de cantar

A los 72 años murió la cantante que forjó una gran relación con Uruguay

María Martha Serra Lima
María Martha Serra Lima. Foto: El País

Ayer de madrugada falleció María Martha Serra Lima y la triste noticia también se sintió de este lado del río. El periodista deportivo Alberto Kesman, desde su cuenta de Twitter, escribió: “Una de mis cancionistas preferidas. Su dulce voz y forma de decir y cantar seguirá siempre vigente”, un sentimiento que seguramente comparten muchos uruguayos.

La popular cantante tenía 72 años y murió en Miami, donde estaba realizando la recuperación de dos operaciones de espina dorsal a las que se había sometido hace algún tiempo. El miércoles se anunció que estaba grave, y que había entrado en etapa intensiva. Las intervenciones pretendían calmar el dolor de Serra Lima, quien venía atravesando serios problemas para caminar. “Sólo me paro para agradecer. Sentada canto más cómoda, respiro mejor. Si no, el dolor de estar parada es espantoso”, dijo en una entrevista hace dos años.

Sus restos serán cremados y arrojados al mar Caribe, cerrándose así una carrera escénica y discográfica que incluye 46 álbumes, desde el primero en 1978 (María Martha Serra Lima) hasta el último en 2013, María Martha International.

Durante todo ese recorrido artístico, Serra Lima se convirtió en la mujer del bolero por excelencia. Compartió escenario con grandes figuras, hizo duetos inolvidables y grabó buena parte del repertorio clásico del melódico internacional, lo que le dio popularidad fuera de fronteras. Fue siempre una presencia llamativa, y en los últimos tiempos era más común verla en las noticias por sus frases polémicas que por la música, lo que le hizo sumar varios detractores.

Everli Rodríguez, conocido empresario del espectáculo que durante décadas ha traído a Uruguay a artistas del exterior, recordó a El País sus años de trabajo junto a Serra Lima, a quien hizo cruzar el río desde mediados de la década de 1980 hasta hace cinco años atrás. “Ella llegó a actuar en Parador del Cerro, y luego actuó mucho en el Salón Macao del Hotel Oceanía, y en el salón de fiestas del Hotel Riviera. Llenaba la sala: fue un éxito siempre. Venía una, dos veces por año, y había algunos años que no venía. Hacía siempre un repertorio parecido, e iba agregando temas nuevos, pero el público le pedía sus canciones clásicas”.

María Martha Serra Lima
La voz de Serra Lima

Salvo algunas actuaciones en salas de mayor aforo, la cantante solía presentarse en Uruguay en esos escenarios más distendidos, que promovían una menor distancia con un público que iba de 200 y pico a 350 espectadores por show, y que en general eran seguidores muy fieles de la artista.

“Tenía un caudal de voz increíble. Sacaba la voz como desde el estómago. Era increíble como cantaba. Más allá de eso, era una artista muy responsable, sencilla, que se brindaba. Y muy prolija, muy femenina. Pero no tenía para nada pose de estrella. Le encantaba venir a Uruguay, siempre con el esposo. La llevé una vez al Solís, antes de la reforma del teatro. Me acuerdo de la sala llena, todo el mundo aplaudiendo de pie. Fue increíble ese show”, evoca Everli Rodríguez.

Una forma de cantar

El primer show de la artista fue en Áfrika, un boliche porteño que tuvo su época de oro en la década de 1970 en el Hotel Alvear. Fue allí donde Everli Rodríguez tomó contacto con la artista, cuyo éxito iba a extenderse luego por Chile, Colombia, México, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela, entre otros países. “Me acuerdo cuando la traje y actuó a dúo con Libertad Lamarque, y también con Armando Manzanero. Y otra vez, junto con Los Panchos, con Chucho Navarro, con los originales. Ella tenía un sentimiento para cantar. Y el público la seguía de manera impresionante. Vi mujeres lagrimear con las canciones de ella”, cuenta.

“Tenía todas las contras para ser artista. Era mujer, gorda, grande, porque me lancé tarde, a los 33 años, y bolerista. ¡No existía un caso así! Encima me decían: ‘las mujeres no venden discos’, ‘las mujeres te van a odiar porque sos gorda’, pero fue todo al revés”, decía Serra Lima de esa llegada que siempre tuvo con las mujeres.

La década dorada de Serra Lima fue la de 1980, en la que despegó su popularidad primero con su grabación del tema “Dudo lo que pasa”, y después con el disco Esencia romántica y su colaboración con el trío Los Panchos. En ese período también incursionó en el cine, con una breve participación en Los fierecillos indomables de Alberto Olmedo y Jorge Porcel. Después, ya radicada en Miami, se mantuvo activa con altos y bajos pero ya posicionada como una figura popular.

Rodríguez, que la conoció en su versión más cotidiana, recuerda que forjó un lazo de amistad con Serra Lima, de quien destaca su perfil bajo y su disponibilidad para con el público. “Se bancaba a todo el mundo”, asegura.

Para Rodríguez, la muerte de la cantante va de la mano con el fin de una era musical. “María Martha tenía un estilo muy especial, que se está terminando. Muy romanticona”, dice y añade: “Se está yendo una generación de artistas, y es lógico. Y están cambiando los estilos. Pero fijate que nunca apareció una mujer que cantara boleros así como ella. Se lo decía yo a los empresarios: no hay otra como ella, para cubrir ese espacio. No hay ninguna”.

perfil

Las polémicas frases de una artista frontal

En los últimos años, María Martha Serra Lima apareció en los medios y repercutió más por sus declaraciones que por su música o sus actuaciones. Habló por ejemplo de sus romances y hasta reveló un amorío más bien platónico con Sandro, asegurando que él hizo para ella la canción “Cosas de la vida”.

Pero también, sin ningún tapujo, la cantante se animó a opinar sobre temas del momento, lo que la llevó a ganarse varios detractores.

Como tantas figuras públicas, fue sobre el tema de la seguridad que la artista se pronunció en frases que levantaron polvareda. “No existe la pena perpetua en Argentina. Para mí es la ‘Ley del Talión’. Y si matás, tenés que morir”, había declarado en setiembre pasado a La Nación.

También sobre la homosexualidad, en otro hito que hizo que se comentara mucho sobre ella, había sostenido: “Me choca un montón, también si son hombres. Son cosas que las pueden hacer pero no tienen que andar mostrándolo delante de toda la gente, porque no todo el mundo está de acuerdo con ver eso, casi nadie”. Más allá de lo mediático, hoy la mayoría la evoca por su gran voz y por los boleros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)