MÚSICA

Los dos estados de un disco que rompe límites

Santiago Montoro presenta su disco solista, hoy en la Balzo.

Santiago Montoro
Santiago Montoro. Foto: Victoria Giménez

Además de productor y guitarrista que suele participar en vivo y en estudio de los proyectos de varios músicos uruguayos (el de Rossana Taddei es el que lo tiene presente más frecuentemente), Santiago Montoro también es cantante, compositor y responsable de un proyecto solista cálido, de esos que acompañan al escucha.

Tiene en ese recorrido cuatro discos editados: Vida breve de principios de milenio, Autovía del sur (2006), Trampolín (2013) y el flamante Jardín, que presenta hoy a las 20.30 en la Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre. Hay entradas en venta en Tickantel y boleterías de la sala, a 250 pesos.

Para este cuarto disco, Montoro siguió dos líneas bien diferentes: por un lado la más convencional, la de la composición de temas propios; y por otro la de musicalizar textos del poeta Eduardo Nogareda. “Empecé como jugando con eso, me gustó muchísimo y me colgué”, admite en charla con El País.

Santiago Montoro
"Te alimenta" de Santiago Montoro

Los temas nacidos de ese proceso los fue mostrando el año pasado, en una gira de más de 40 fechas por boliches y salas pequeñas de la capital, donde la cercanía con el público también le servía de termómetro para estas nuevas canciones. Durante ese período, Montoro fue definiendo la personalidad de los dos tramos del disco, y dejándolos madurar. Después, ya en el estudo, se dio tiempo a desarrollarlos y se ocupó en romper los límites.

“¿En qué sentido lo de los límites? Más que nada en cuestiones estrucutrales, musicales. Me gusta mucho jugar con ritmos no muy frecuentes; hay una canción que está en 11/8, hay temas que están en cinco y pasan a seis”, dice en referencia a los compases y a los desafíos que se planteó para intentar, desde ese lugar, hacer la diferencia. “Hay muchas cosas de arreglos, líneas melódicas pequeñas, muchos climas. Me fui colgando como loco hasta que dije: basta, hay que grabar”, reconoce Montoro, que identifica en Jardín (un disco editado en tarjetas digitales,que se consigue adquiriendo la entrada para el concierto de esta noche), dos grandes estados: uno más rockero, energético: y otro más acústico, que le permite abarcar un amplio espectro.

Además de su proyecto solista y de su rol de docente, Montoro está con “muchos trabajos en estudio”, y se prepara para trabajar en el nuevo disco de Rossana Taddei y en el primer álbum de una nueva banda a la que acaba de incorporarse, Lorena Spinelli y Los Flotantes.

“Me gusta todo”, dice, “pero lo que más me gusta a mí es tocar y componer música. Eso es lo que más me apasiona. Pero claro, el estudio me apasiona, el sonido me apasiona también, tocar para otros. Intento desde mi punto, que considero que no soy ningún virtuoso, aportar lo mejor que pueda a cada canción, a cada proyecto. Esa es la búsqueda que siempre persigo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)