Crítica

En ese punto ciego de la pena

Jorge Drexler y el público en una comunión que llenó de amor al Teatro Solís

Jorge Drexler
Jorge Drexler en el Solís, ayer. Foto: Marcelo Bonjour

Jorge Drexler tuvo razón : lo que ofreció el miércoles en el Solís fue un punto ciego de la pena. Durante dos horas, el mundo exterior quedó redundantemente afuera, incapaz de burlar la valla de protección que se genera cuanto hay tanta comunión entre un artista y su público.

Y aunque él se lleva una gran parte de la responsabilidad por ese estado de gracia, Drexler debe saber que para que se dé el encantamiento tiene que haber un hechicero y un hechizado. Y el embrujo, una vez más, funcionó y el Solís se llenó de amor correspondido.

El show -el primero de la gira mundial que sigue al lanzamiento de su nuevo disco, Salvavidas de hielo, y que lo tendrá dos años lejos de su casa- es la confirmación que uno debe considerarse afortunado por ser contemporáneo de un artista así. Disco a disco, Drexler, ha consolidado un repertorio que también es un universo, en donde la música, la palabra dicha y la palabra cantada, combinan en una precisión que los científicos achacarán a la matemáticas y otros exigimos el derecho a creerla divina.

Jorge Drexler
Videoclip de la canción "Movimiento" de Drexler

Prologado y cerrado por “Doña Soledad” cantada por un Alfredo Zitarrosa que nos reconoce en toda nuestra orientalidad, el show hizo un repaso al nuevo disco, canciones viejas y hasta un pedido de la tribuna que derivó en un “Era de amar” que se ganó a prepo un lugar de última hora en el repertorio de la gira. su último disco está lleno de grandes ingresos para su repertorio.

Acompañado por una notable banda básicamente española que por primera vez dejaba los ensayos para enfrentarse a una platea, los arreglos fueron imaginativos y con un fuerte acento en lo percusivo, una de las características de ese último disco que ameritó la fiesta. Salvavidas de hielo se apoya imaginativamente en la guitarra, un recurso presente en un plateau austero con apenas un enorme sol en el fondo y los instrumentistas (excelentes) rodeando el fogón.

Un intermedio acústico permitió cotejar a un Drexler más íntimo, incluyendo aquella canción en catalán que estaba en Cara B, “Club Tonight” de Gossos que fue un grito urgente a la fractura por la que atraviesa España. Una preocupación sincera en la que todos colaboramos en coros, una de las tantas veces que la parcialidad fue convocada a participar; en muchas otras la participación fue voluntaria. El ambiente dentro y fuera del escenario era de camaradería.

Hoy es la última función y está agotada pero para ocasiones como esta, vale todo lo legalmente posible para no perdérselas. Una maravilla.

Ficha

Jorge Drexler [*****]

Músicos: Jorge Drexler (Voz y Guitarras), Martin Leiton (Leona, Guitarrón, bajo eléctrico y coros ), Javi Calequi (Guitarras y coros), Borja Barrueta (Bateria, percusión y coros), Carles “Campi” Campon (Programaciones, guitarras, percusión y coros).
Dónde: Teatro Solís.
Cuándo: 4, 5, 6 de setiembre.
La crítica es en base a la presentación del 4

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)