CRÍTICA

Una emoción hecha de a dos

Reseña del concierto que dieron en El Galpón Fernando Cabrera y Martín Buscaglia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Combinación: Juntos, Cabrera y Buscaglia se potencian. Foto: M. Bonjour

Hace unos años escribí, después de ver a Martín Buscaglia dar un conciertazo en el Teatro Solís, que si una persona sola con su guitarra y su voz podía generar semejante emoción, lo había hecho todo. ¿Qué queda entonces para dos hombres, dos guitarras y dos voces que tienen enfrente a cientos de personas aplaudiendo larga y efusivamente después de lo que acaban de ver?

El jueves, Fernando Cabrera y Martín Buscaglia hicieron en el Teatro El Galpón este espectáculo que estrenaron en el verano en Portezuelo y que ya llevaron por algunos lugares de Argentina. Y durante poco menos de dos horas, dentro y fuera de esa sala pasó de todo: hubo alerta naranja, se sintió el viento en la cara, se escuchó la lluvia en el techo, se cantó a coro pensando en los efectos del Big Bang.

Si por separado Cabrera y Buscaglia son, cada uno a su manera, dos de los cantautores más singulares e interesantes que hay en la escena uruguaya, juntos se potencian. Todas las rarezas musicales, las particularidades tímbricas y las búsquedas arriesgadas que tienen se transforman en una fuerza abrumadora que maneja a diestra y siniestra sutilezas y distorsiones sobre un repertorio envidiable. De verdad, qué ganas de que lo del jueves se transforme en disco alguna vez.

En el concierto hubo tiempo para un montón de canciones hechas a dúo en todas las combinaciones posibles (dos guitarras y dos voces, una guitarra y dos voces, dos guitarras y una voz) y para otro montón hechas en solitario, en versiones que fueron de lo minimalista a lo contundente, con Buscaglia demostrando su notable dominio de los pedales que le dan una cantidad de recursos para aplicar en su sonoridad, y con Cabrera sosteniendo la maquinaria, dándole mucho espacio al silencio y jugando con los graves de su guitarra. Con Buscaglia con su humor y sus ocurrencias, con Cabrera con su solemnidad.

En los sets individuales, Cabrera mostró adelantos de su nuevo disco e incluyó "Oración", que estará a la altura de lo mejor de su cancionero. Esa sorpresa de una belleza rotunda sólo se compara a la interpretación conjunta de "El tiempo está después" y "Mil cosas", que emocionó hasta a las lágrimas (al menos a mí). Porque dos hombres con dos guitarras y dos voces, pueden generarlo todo.

CABRERA & BUSCAGLIA (*****)

Fernando Cabrera y Martín Buscaglia. Setlist: "El viento en la cara", "Visionarios", "Buena madera", "Altas horas", "Buenas y malas", "Punto muerto", "Imposibles", "Dulzura distante", "Ese será tu collar", "Oración", "Camiones", "May I feel?", "El toscano del papa", "Muy feo", "Yo nunca pedí" + "El maldito amor" + "Chúpame la mente cable" + "Alarma", "Cortémonos la cara", "Pandemonios", "Ante la duda todo", "Para", "El tiempo está después", "Mil cosas", "Canción de despedida". Dónde: Teatro El Galpón. Cuándo: Jueves 10 de agosto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)