MÚSICA

Un duelo de cantautoras que tienen algo que decir

Ana Prada y Pata Kramer hacen hoy “Canciones yeguas”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En este espectáculo las cantautoras juegan a ser rivales. Foto: Darwin Borrelli

En un cafecito de Ciudad Vieja, cada jueves una estudiante de Química con inquietudes artísticas, y una estudiante de Psicología que empezaba a buscar un lugar en la escena local como cantante, se juntaban a cantar. Era el show fijo del local, a la gente le gustaba y hubo posibilidades de mostrarlo en otros escenarios e incluso de ir a Buenos Aires. El dinero, además, les servía.

Del nacimiento de Kramer vs. Prada como tal, entonces, pasaron ya 18 años. El espectáculo en el que Pata Kramer y Ana Prada jugaban a ser rivales duró su buen tiempo, terminó y hace un par de años reflotó en un centro cultural, casi sin que lo buscaran.

"Pero aquel show era muy distinto a este. Ninguna tenía discos editados, Ana no componía, yo no me animaba a cantar mis canciones", repasa Kramer en diálogo con El País.

"Sin ninguna duda, ese dúo me impulsó a cantar", dice Kramer, y Prada acota que a ella le despertó la necesidad de componer. Desde entonces, la primera editó los discos Un par de intentos y Sostén; y la segunda se afianzó como autora y lanzó los álbumes Soy sola, Soy pecadora y Soy otra.

Ahora, con todo ese bagaje encima y un repertorio propio amplio, las cantantes se volvieron a encontrar y retomaron este duelo artístico. Hoy harán una única presentación en Montevideo, a las 21:00 en la Sala Zitarrosa bajo el título de "Canciones yeguas". Las acompañará el pianista argentino Ariel Polenta y estarán como invitados Franny Glass y Garo Arakelian. Las entradas están en Tickantel y boleterías, a partir de 300 pesos.

"Nos tomamos muy en serio lo que queremos decir, elegimos cada canción por algo. Lo que nos pasa a nosotras y con Ariel es un plus extra, pero sabemos dónde nos queremos parar", explica Prada en referencia al título del show.

"Se trata de hablar de la mujer empoderada que lucha, se casa, tiene hijos, trabaja. Es la mujer que dice y hace valer su deseo. Y también sufre en la aventura de vivir desde ese lugar de posesión de sus decisiones, que eso es algo que las mujeres hemos conquistado hace no mucho tiempo", resalta.

A dúo.

El año pasado, Prada y Kramer se juntaron para grabar en el disco Conclusiones de Larbanois & Carrero, con los que tienen intención de poder hacer algo en algún momento. Además, realizaron un trabajo sobre la canción sanducera para la Semana de la Cerveza, que les generó una investigación y dedicación intensas.

Pero básicamente, Kramer y Prada están tocando en Argentina, donde la segunda se ha ganado un público fiel. Están yendo casi semanalmente desde febrero presentando este show, y de aquí a fin de año ya tienen varias fechas fijadas, en Buenos Aires y el interior.

Prada dice que el disco Soy sola, editado por el sello argentino Los Años Luz, fue el que le abrió las puertas en la vecina orilla. Eso y un "caminito de hormigas" que la mayoría de los artistas tiene que hacer.

"Pero sobre todo pasa por el cariño de la gente, porque los argentinos nos quieren y nos respetan tanto sobre todo en la música. Hay avidez por lo uruguayo y es en muchos géneros, no sólo la murga o el candombe", asegura la cantautora.

Kramer asegura que lo que pasa en Argentina con Prada es más grande que lo que la propia protagonista lo pinta. "Se convirtió en una rockstar, va mucha gente", afirma, y su colega se pone a bromear. "Así estamos. Ella se aprovecha de mi fama y yo de su talento, aunque no sea ni tanta fama ni tanto talento", dice entre risas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)