MÚSICA

Difusión Prohibida abre su micromundo de canciones

La banda uruguaya presenta su disco este sábado en la Sala Camacuá

Difusión Prohibida
Difusión Prohibida. Foto: Difusión

La banda de pop rock Difusión Prohibida editó su primer disco, Micromundo, y lo presenta mañana en la Sala Camacuá (Camacuá 575) a las 21.00. Las entradas están en venta en Tickantel a 300 pesos, y el espectáculo que plantearán hará hincapié en los visuales, y en reforzar todas las imágenes que el grupo plasma en las letras.

—¿Cómo fue el proceso de Micromundo y qué quisieron reflejar en el disco?

—Fué un trabajo de dos años de estudio, donde las canciones fueron tomando forma. Nos involucramos en la producción y la microfonía cercana, buscando de forma obsesiva la estética del disco. Los trabajos sobre efectos de pedaleras, buscando salir del lugar común de la distorsión como recurso, hicieron que la producción sea una experiencia de búsqueda permanente. Basados en melodías y armonías como centro de cada canción, la mayoría de las letras fueron escritas a lo largo de un verano. En ese momento nos vinculamos a Sebastián Peralta, quien fuera productor de No Te Va Gustar. Hicimos un excelente vínculo y se involucró con la etapa de mezcla y todo lo relacionado a la producción y sonido final del disco. Desde lo conceptual, Micromundo proyecta energía, es un disco removedor, de lo interno a lo externo; cada canción cumple un rol y es protagonista.

Difusión Prohibida
"No te quedes más", de Difusión Prohibida

—En estas canciones hay una influencia clara de Gustavo Cerati, y una sonoridad bastante más argentina que uruguaya. ¿Reconocen eso, ha sido una decisión artística?

—Es difícil hablar de sonoridades argentinas distintas de las uruguayas, nos afiliamos más a la tésis de rock del Río de la Plata. Los músicos uruguayos por suerte hace años que entraron en el mercado argentino y las bandas son tomadas como locales en ese país. Quizás la búsqueda del sonido un poco más elaborado sea más característico de los argentinos a nivel histórico, y en Uruguay hay un origen más afincado en el punk rock de buena cepa, pero las fronteras no son tan claras. Difusión Prohibida tiene una fuerte impronta de música británica, de bandas como U2 o The Police pasando por Coldplay y la vanguardia británica y rioplatense, y es desde esa premisa que partimos para hacer nuestras propias composiciones. Las comparaciones son inevitables. Quizas la asociación con Cerati, así como con otros artistas de ese país, se plantea porque ellos siempre hicieron una busqueda por esos sonidos. Nuestra forma de ver la música pasa por ver el rock como un concepto amplio de canción, sin fronteras, y en ese sentido hay muchos artistas uruguayos a quienes admiramos como Fernando Cabrera, por ejemplo, y creemos que la música y la complejidad de su elaboración están por encima de estereotipos.

—¿Con qué dificultades se han encontrado en este recorrido de banda independiente y emergente?

—Más que nada con tener que estar en todos los detalles y gestiones, involucrarnos en todos los procesos, aunque es una linda experiencia. De todas formas las redes sociales son un vehículo maravilloso que nos sirve para impulsar la música; en tres años logramos llegar a 50 mil seguidores en Twitter con un ida y vuelta maravilloso con la gente de varias partes del continente. Y luego de mucho trabajo y de haber editado el primer disco, ya rumbo al segundo, tenemos la satisfacción de que vamos a tocar en la Sala Camacuá y en Argentina el 16 en el Teatro Sony en un lapso de dos semanas, lo cual implica un gran desafío. Creemos que ser independientes es cada vez menos un impedimento para que una banda se haga conocer, si se trabaja. Nosotros vamos creciendo de a poco y creemos que el trabajo es el único camino, y que no hay nada más poderoso que una canción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)