Estrella en primera persona

El brillo de entre casa de una ídola

Netflix integró a su grilla Gaga: Five Feet Tall, un documental sobre Lady Gaga

Lady Gaga
Lady Gaga, una artista pop y exhibicionista

Si Netflix tiene que sumar un nuevo atributo a su lista de cualidades como empresa popular de entretenimiento, la precognición puede ser una de ellas.

Cómo si el servicio de streaming hubiese adivinado la cancelación de Lady Gaga de su recital en la última edición del Rock un Río, el documental Gaga: Five Foot Tall de la plataforma es el confort ideal para los fanáticos latinoamericanos que esperaban sentirse más cercanos a la artista.

Para el resto de los espectadores, sin embargo, la película es un documental poco arriesgado que muestra la intimidad de Gaga más allá de su figura escénica.

Lady Gaga
Trailer de Five Feet Tall, el documental de Lady Gaga

Nacida Stefani Joanne Angelina Germanotta, Gaga es hoy una de las estrellas mundiales del pop más exitosas y la intención del director Five Foot Tall, Chris Moukarbel, es mostrar a la cantante lo más alejada de esa concepción posible.

Por eso a lo largo de la película de una hora y 40 minutos se verá a la cantante estadounidense en su casa de Malibú vestida de entre casa, jugando con sus perros o brindando un testimonio a cámara completamente desmaquillada sobre sus problemas amorosos.

Sin embargo, el recorrido por la vida cotidiana de Gaga no es suficiente para remover la sensación que el largometraje tiene un guion de una cuidada elaboración.

Cada quiebre emocional de la actriz está insertado en el momento que la historia necesita contrarrestar su imagen de estrella pop con la de una artista afligida por la presión de su carrera.

Los momentos más cautivantes sí aparecen en la escenas que muestran a la cantante en pleno proceso de su disco más reciente Joanne (2016) considerada una obra más despojada de toda parafernalia pop y más cercana al country y a la balada. En la documentación de la grabación, se destaca la presencia ocurrente del productor inglés Mark Ronson, quien trabajó con artistas como Amy Winehouse y Bruno Mars.

Para quien no conozca la labor de Gaga, Five Foot Tall no es el mejor lugar para empezar. Sí, hay destellos de la devoción generada en los “little monsters” (cómo se autodenominan los seguidores de la cantante), pero la película está lejos de mostrar las hazañas estrafalarias de una artista que llegó a utilizar un vestido de carne en público.

Para sus fanáticos, en cambio, el documental ofrece un recorrido entretenido por una parte de su vida, que pese a sentirse artificial, no deja de ser emocionante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)