Crítica

Una artista que se va haciendo más grande y más pop

St. Vincent acaba de sacar su quinto disco, Masseduction y es una manera más accesible de llegar a su música

St. Vincent
St. Vincent, una artista que no para de producir discos interesantes

Diez años después de su debut como St. Vincent, Annie Clark da un paso decisivo hacia el pop convencional con Masseduction para el que formó equipo con un productor y compositor exitoso, Jack Antonoff (Lorde, Taylor Swift). La voz de Clark siempre ha sido seductora, una mezzo-soprano sedosa que puede susurrar confidencias entrecortadas, volverse dulcemente inexpresiva o abrirse para retratar anhelo y dolor. Todo eso es usado de manera tan estratégica como lo haría una actriz. Escribe melodías bien formadas, audazmente pícaras, y con la ayuda de Antonoff, les encuentra su drama en Masseduction. Las nuevas canciones enmarcan su voz con líneas de sintetizador y ritmos programados.

Pero fiel al catálogo de St. Vincent —este es su quinto álbum— Masseduction se mantiene en equilibrio entre la pasión y el artificio, confiando que los oyentes descifren sus paradojas. Desde el principio, la música y las imágenes de St. Vincent han sido curadas tan meticulosamente como cualquier plato de moda de la arena pop o cualquier influencer de Instagram, pero de una forma tan inescrutable como cualquier artista de rock desde David Bowie.

Masseduction (como el Let’s Dance de Bowie) despeja algunas de las excentricidades musicales de los álbumes anteriores de St. Vincent. En gran parte deja a un lado los matorrales de guitarra de su primer indie-rock, y apela a ellos solo de vez en cuando en el elegante pop de cámara que despliega. Pero Masseduction no trata de reducir a Clark a un personaje pop típico, ni de limitarla a flirteos y fantasías de adolescentes. Es un adulto, fascinada por las personas, los roles de género, las conexiones, las obligaciones, el comportamiento autodestructivo y la inminente mortalidad. E incluso cuando quiere llegar a las masas con Masseduction, St. Vincent sigue siendo orgullosamente plástica, en muchos sentidos de la palabra: fabricada, maleable, versátil, a veces impenetrable.

St. Vincent
"Los Ageless", una canción de Masseduction

En la canción que da título al álbum, las voces robóticas riman “educación masiva” y “destrucción masiva” mientras canta acerca de estar dividido entre la tentación y la conciencia: “No puedo apagar lo que me excita”, canta en tonos desesperados y sofocantes . En “Salvador”, sobre un funk lento, se queja de usar trajes fetichistas mal ajustados para “mantenerte en tu mejor comportamiento”. Y “Young Lover” trepa hacia un coro heroico para retratar a una pareja que se hunde en adicciones: “Me gustaría ser su droga”, declara.

O sea Maseducation será el disco más pop de St. Vincent pero es un pop aún profundo y oscuro.

Ficha
St. Vincent
St. Vincent
DiscoMasseduction
¿Está online?
¿Está bueno?Una versión menos indie de Anne Clark

Es el quinto album y el más accesible de este proyecto solista

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)