The Cult en Montevideo

Manual de supervivencia de una eterna usina de rock

Una charla con Ian Astbury, el cantante de The Cult sobre cómo mantenerse vivo en el rock and roll

The Cult
Ian Astbury, al centro, Billy Duffy, a la derecha, el corazón de The Cult

Con entradas agotadas, lo que quiere decir que un montón de cuarentones pidieron la noche para ellos, la banda británica The Cult estará en La Trastienda el próximo lunes. No es su primera visita a Uruguay: estuvieron en 1991 donde compartieron cartel con Paul Simon.

Aunque siguen en activo como una usina de rock and roll, su popularidad ha quedado cimentada por aquella combinación de cierta sensibilidad hippie dark cruzada con rock pesado que presentaron a mediados de la década de 1980. Eso queda claro en las canciones que muchos van a querer (y poder) corear el lunes: “Revolution”, “She Sells Sanctuary”, “Rain”, “Fire Woman” y “Love Removal Machine”. Todas están en el setlist de la gira que los trae a Montevideo.

Antes del concierto, Ian Atsbury —el vocalista que junto con el guitarra Billy Duffy, son la unidad fundacional y creativa de The Cult— charló con El País.

The Cult
Video de Goat, de su último disco y que va a estar en La Trastienda el lunes

—Ya estuvieron en Uruguay hace 26 años, así que con todo este tiempo en la ruta, no creo que se acuerdo mucho...

—Me acuerdo...aunque muy vagamente.

—En la década de 1980 tuvieron un gran impacto en los rockeros uruguayos. ¿Es consciente de lo que significaron en la vida de muchos?

—Ocasionalmente veo comentarios en las redes sociales pero es solo cuando uno va a los lugares y conoce a la gente que nos comparte historias sobre nuestra música y el impacto que provocó en sus vidas que nos damos cuenta la importancia emocional que generamos. Para mí, la música es tan importante y poder haberme cruzado con gente como David Bowie y decirle cómo cambió mi vida, fue una experiencia maravillosa. Es hermoso ser parte de esa tradición, es un honor poder hacer esoo. Ha sido difícil en algunos momentos y ha tenido sus desafíos pero actuar es algo especial y único.

Datos
The Cult
FormadosEn 1984
ÉxitoEn 1984, su disco Love, los convirtió en estrellas
HoySu último album es Hidden City, de 2016 

Los únicos miembros permanentes de la banda son Ian Astbury y Billy Duffy

—¿Cómo ve su carrera en perspectiva?

—La verdad es que no me reflejo muy seguido en el pasado.Mis discos los escucho solo cuando los estoy grabando. A veces escucho una canción en la radio o desde un auto y ahí pienso “¡Ah! ¿Así era como sonaba?”. Tengo sí presente la versión en vivo que ensayamos. Me identifico con las canciones por lo que hago en ellas: es una conexión emocional a la canción, su letra, su estructura. No me siento a escuchar a mi música, ni tengo ninguna memorabilia de la banda en mi casa. Sólo me interesa lo que estoy haciendo.

— ¿Siente la expectaiva de la gente como una carga creativa?

—Para nada, lo siento como un privilegio. Y por eso me lo tomo seriamente. Quizás cuando joven era muy arriesgado pero ahora estoy preocupado por la calidad del show y estar físicamente y espiritualmente en mi mejor momento. Físicamente tuve momentos complicados, cuando chico me atropellaron dos veces y después tuve un accidente de moto.

—Y están las heridas de guerra de estar en una banda tanto tiempo.

—Mirá los futbolistas que les pagan cientos de miles de dólares por semana, si tuvieran que viajar en las condiciones que lo hacemos nosotros, no aguantarían. Y su carrera termina a los 34 años, después de jugar una o dos veces por semana. Nosotros tocamos cinco o seis días a la semana durante un año y medio sin poder quedarnos quietos.Imaginate hacer eso por 30 años. Y con la música de The Cult.

—Y eso incide en su estilo de vida, supongo.

—Cuando era joven tenía un estilo de vida muy diferente pero la que sufría era la música. Ahora, lo más importante es la actuación, así que si me invitan a salir o a conocer lugares lo más probable es que me quede en el hotel tranquilo: como algo, descanso, hago ejercicio, caminar. Acabamos de hacer 11 shows en 16 días en nueve países europeos.

"Cuando era joven tenía un estilo de vida muy diferente pero la que sufría era la música"

Ian AstburyCantante de The Cult

—¿Cuál es el mayor sacrificio que has hecho por estar en una banda por más de 30 años?

—Muchos. Estuve en gira cuando murió mi padre y eso fue muy duro para mi. Viajo mucho. El año pasado, mi esposa tuvo un accidente y yo hice 87 shows. Tenía que vender un disco pero debería haber estado con ella cuidándola. Y las amistades. Estuve con Chris Cornell (el vocalista de Soundgarden que falleció en mayo) dos semanas antes de su muerte, hablando. Conocí a Chris a fines de la década de 1980 y queríamos hacer un concierto juntos en India Hay algo que la gente no entiende es que cuando estás de gira hay mucho aislamiento, y estás exhausto. Y a no ser que viajes en jet privado, nosotros viajamos con nuestra gente, dormir mucho y comer bien es muy importante.

—The Cult ha tenido muchos cambios de integrantes. ¿Por qué?

—Malos estilos de vida. Algunos toman decisiones malas con respecto a eso. Cuando la gente habla de rock and roll piensa en un joven autodestructivo, indulgente con las drogas y el sexo. Pero eso no es el rock and roll. Y la música es lo más importante y si te estás destruyendo no podés cantar las canciones. Esto es una maratón no una carrera de velocidad.

—¿Y cómo está su relación con Billy Duffy?
—Es como una familia. Nos respetamos pero si no estamos tocando, no nos vemos. Tenemos vidas diferentes, nos gusta una música totalmente diferentes y tenemos amigos muy distintos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)