Dan Brown

Hay que seguir las pistas para saber nuestro futuro

El País leyó lo último de la saga de El Código Da Vinci, que se edita mañana

Dan Brown
Dan Brown tiene nueva novela, Origen. Foto: Archivo

Mañana se publica en el mundo la nueva novela de Dan Brown, Origen, donde el escritor vuelve a tratar los temas que lo convirtieron en un best seller en el mundo: arte, ciencia y religión.

Se trata de una tríada de la que Brown ha sacado bastante provecho desde aquella primera incursión, en Ángeles y Demonios, donde presentó a su héroe: el profesor de simbología de Harvard, Robert Langdon.

Después de su continuación, El código Da Vinci, y la controversia que desató, las siguientes entregas de la saga protagonizada por Langdon perdieron parte del enfrentamiento entre ciencia y religión. Tanto El símbolo perdido como Inferno se apartaban de esas cuestiones para centrarse en personas motivadas por un deseo de justicia, dejando de lado las conspiraciones de organizaciones secretas que tanta fama le dieron a Brown.

De ahí la importancia de este Origen, donde el escritor vuelve a enfrentar el creacionismo con la ciencia.

Su llegada a Uruguay está anunciada para el viernes 13, informaron de la editorial Planeta.

Origen
Booktrailer de "Origen", la nueva novela de Dan Brown

En esta novela, hay un resuelto y millonario futurista, Edmond Kirsch, cuyos visionarios inventos tecnológicos y predicciones del futuro lo convirtieron en una figura de renombre mundial. Además se trata de un antiguo alumno de Langdon, quien va a presentar una teoría bastante audaz sobre las dos preguntas que se han hecho la humanidad desde siempre: de dónde venimos y hacia dónde vamos. Y según Kirsch, las respuestas “no sacudirán los cimientos de las religiones. Los destruirá”.

Así, Brown vuelve a apostar por una historia atrevida que no deja bien parada a la religión, lo que no es extraño, tomando en cuenta que se trata del autor que escribió que María Magdalena había tenido descendencia con Jesús y que la Iglesia Católica hacía todo lo necesario para evitar que eso se conociera.

En Origen las tres religiones monoteístas más importantes (cristianismo, judaísmo e islamismo) son tomadas por sorpresa por este joven, que presentará su descubrimiento, a todo el mundo por internet, desde el Museo Guggenheim de Bilbao.

Al imponente edificio diseñado por Frank Gehry llega Langdon, junto a una gran multitud, convocada por Kirsch para escuchar su anuncio y, por supuesto, quiere que su profesor favorito esté presente cuando lo haga. Así, Langdon pasa el tiempo de la espera, mirando el arte moderno que no entiende y que Brown describe, como siempre, al detalle.

Es en esas primeras páginas donde aparece uno de los personajes más interesantes de esta novela, Winston, un programa de inteligencia artificial diseñado por Kirsch, que tendrá un mayor protagonismo a medida que la historia se desarrolle.

Origen
Portada de Origen, que se publica en castellano el viernes. Foto: Difusión

Claramente algo tiene que salir mal, sino la novela se terminaría en las primeras páginas, aunque no vale revelar más. Así se desencadena la acción de esta historia donde Langdon será perseguido por toda España y, como es ya es una costumbre, estará acompañado por una bella e inteligente mujer, Ambra Vidal. Ella es la directora del museo y también la prometida del príncipe Julien, el futuro Rey.

Como sucede en sus novelas, Brown logra mezclar datos reales con fantasía, haciendo que el lector termine perdiendo la perspectiva de lo que es real, aunque allí reside parte del encanto de este escritor.

Así, con la memoria eidética del profesor y sus conocimientos de arte, combinados con el dinero de Kirsch y la ayuda de Winston, Langdon y Vidal tendrá que salir a buscar cómo transmitir el perturbador mensaje. Claro que hay un problema, ninguno sabe donde se encuentra, tampoco conocen lo qué están buscando.

Así, la pareja recorrerá sitios turísticos de Sevilla, Madrid y Barcelona, y como sucedió en Roma con Ángeles y Demonios, París con El Código Da Vinci o en Florencia con Inferno, Brown demuestra que sabe hacer viajar a sus lectores con palabras.

En Origen, Langdon y Vidal se pasean por escenarios reales como el Palacio Real, el Monasterio de Monserrat y la Catedral de Sevilla. Aunque es en Barcelona, con la cargada arquitectura de Gaudí, donde Brown encontró el escenario ideal para mostrar la relación entre ciencia y naturaleza, que representan además, las ideas de Kirsch. Por eso el sitio más emblemático de la ciudad, que además mezcla naturaleza con religión, la imponente basílica de La Sagrada Familia, no podía quedar fuera de esta historia.

El Palacio Real y La Sagrada Familia son algunos de los escenarios de Origen

En Origen nuevamente hay pistas ocultas en edificios, obras literarias y arte moderno, elementos que han sido uno de los ganchos más conocidos de Brown en sus novelas, y que no decepcionan en esta entrega.

También está presente esa gran carga de simbología que el autor escribe y Langdon recita en cada oportunidad, como el erudito que es. Y la búsqueda por encontrar la contraseña de 47 caracteres, es una de las mayores proezas del libro, aunque no la única.

Brown ha encontrado en Langdon su alter ego literario. Un personaje que resuelve los misterios más complicados, salva el día y se queda con la chica. Y mientras los eruditos critiquen que la literatura de Brown es pobre, que sus tramas son sencillas o que sus personajes son unidimensionales, yo puedo dejar de esperar cada una de sus novelas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)