Una columna de fuego

La fábrica de best sellers voluminosos

Se editó la nueva novela de Ken Follet, tercera parte de la saga que inició con Los Pilares de la Tierra en 1989

Ken Follett
Ken Follett, una máquina de escribir best sellers

Esta semana, Ken Follett es el autor más leído del mundo: Una columna de fuego, su nueva novela, está primera en la lista de éxitos de Estados Unidos, Francia, España, Portugal, Colombia, Alemania e Italia. Es una coincidencia que a Follett le sucede con todos sus libros desde la década de 1990.

De hecho, Una columna de fuego es la continuación de la saga que inició en 1989 con Los pilares de la tierra, siguió en 2007 con Un mundo sin fin y que lo volvió una estrella de la literatura. Es, como también es costumbre en este galés, un trabajo voluminoso: 941 páginas enfundadas en una tapa dura que le de un porte y una presentación impecables.

Esta nueva novela, que en Uruguay editó Penguin Random House a través de su sello Plaza & Janés, transcurre en los siglos XVI y XVII en París, Sevilla, Bruselas, Londres, Amberes, la isla La Española y, por supuesto, Kingsbridge, la ciudad inglesa ficticia presente en toda la saga. Es, a la vez, una historia de amor entre un protestante y una católica con una trama de espionaje inspirada en la creación por la reina Isabel I del primer servicio secreto de Inglaterra, dedicado a desmantelar las tramas internacionales para reinstaurar por la fuerza un monarca católico al otro lado del Canal de la Mancha.

Tras una infancia estricta en la que no podía ver cine o televisión, Follett estudió filosofía y tuvo una breve carrera como periodista. Empezó a escribir novelas en 1974 pero su éxito no le llegó hasta El ojo de la aguja que se publicó en 1978 y que le permitió dedicarse profesionalmente a la escritura. Después de una serie de tradicionales novelas con todo los protocolos para volverse best sellers, en Los pilares de la Tierra Follett demostró otras pretensiones: era una novela más de 1.000 páginas ambientada enun pueblo inglés imaginario, Kingsbridge, durante la construcción de una catedral entre 1135 y 1174.

“Una columna de fuego” transcurre en la ciudad imaginaria
de Kingsbridge, creador por Follett para la saga.

“Se siente muy bien tener más de 150 millones de lectores”, le dijo Follett a La Nación hace un par de años; hoy sus ventas se calculan en 160 millones de libros. Es por eso que en 2008, Penguin le pagó 50 millones de dólares por tres libros, uno de los contratos editoriales más importantes de la historia.

“No hay nada duro en tener éxito”, le dijo a El País español. “Me produce una profunda satisfacción escribir. Diseñar la historia, investigar, crear los personajes, pensar en el suspense y cómo lo va a seguir el lector. Si hubiese nacido en la Unión Soviética y, en vez de haber sido bien recompensado, hubiera recibido un salario como el de todo el mundo, también me habría gustado. Dicho esto, también disfruto de ganar mucho dinero y gastármelo en las cosas que me gustan: coches, buena comida, buen vino... todo lo que el dinero puede comprar. Y me satisface mucho cuando voy por la calle y alguien me pregunta: ‘Eres Ken Follett, ¿no? Solo quería decirte que disfruto mucho tus libros’”.

Los críticos no han sido así de generosos y a él parece no importarle: “Tienen razón. Mi obra no es intelectual. Y no me importa que alguien lo diga”, dijo.

Follett lleva vendidos más de 150 millones de libros y hoy es el autor más popular del mundo

Una columna de fuego comienza en 1558 y con el joven Ned Willard llegando Kingsbridge, una ciudad dividida por el odio religioso. La muchacha con la que Willard pretende casarse, Margery Fitzgerald, queda del lado contrario.

A esa trama se le da un fondo histórico: la asunción al trono de Isabel I, con la reina de los escoceses María Estuardo en París reclamando la corona de Inglaterra. Ambas están enfrentadas en medio de conspiraciones y planes para destronar a Isabel. La guerra está a la vuelta de la esquina.

“Está ambientado en las guerras de religión, pero no es un libro sobre religión”, le dijo Follett a El País español. “Hoy a muy poca gente le importa la diferencia entre un católico y un protestante. La mayoría se inclina por decir: todos rendimos culto al mismo Dios, las diferencias no importan... Lo que se valora ahora, y empezó a importar en el siglo XVI, es la idea de tolerancia religiosa. Y los héroes de mi historia son aquellos que dicen: matar a gente por sus creencias está mal. Cuando lo digo parece un cliché, pero en el siglo XVI era una idea muy radical por la que uno podía ser ejecutado”.

Escribir Una columna de fuego le llevó tres años y dos meses. “Después de dos años, solo tenía una 200 páginas, y sentí que estaba en crisis”, le dijo al sitio Boing Boing. “Y como novelista, lo único que se puede hacer para escribir más rápido, es trabajar más horas. Así que empecé a los sábados y los domingos. La dificultad es simplemente que tienes que seguir creando más y más cosas sobre la misma gente. Si uno escribe 100.000 palabras de un thriller ya es más que suficiente pero 100.000 palabras de Los pilares de la Tierra es apenas una cuarta parte de libro. Eso sí que fue una dificultad”.

Ficha
Ken Follett
Una columna de fuego
AutorKen Follett
Páginas944
Precio990 pesos

Una dificultad que, por lo visto, pudo sortear: Una columna de fuego tiene todo lo que el lector de Follett espera. Y eso incluye intrigas, una interesante reconstrucción histórica, acción y melodrama. Y muchas, muchas, muchas páginas para armar todo ese recompensa. Pero esas mil páginas son parte del encanto que le encuentran sus millones de lectores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)