CINE

Scarlett Johansson: forastera en un mundo exótico

Netflix ofrece Under the Skin, una película elogiada y un desafío para su estrella.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Scarlett Johannson en "Under the Skin". Foto: YouTube

Cuando Under the Skin se estrenó en el mundo en 2014 se convirtió en tema de conversación de los fanáticos del cine. Del lado más serio porque era la confirmación del talento de Jonathan Glazer, su director, que después de asuntos tan disímiles como la divertida Sexy Beast (2000) y la inquietante Reencarnación (2004) se atrevía, entonces, con una película de ciencia ficción de cámara. Y en la que se mostraba otra vez como un director imaginativo y con su propio pulso narrativo. Fue elegida entre las mejores películas del año por la mayoría de los medios.

Pero el aspecto más destacado por las redes sociales fue que Under the Skin (que Netflix acaba de integrar a su oferta) está salpicada por desnudos de Scarlett Johansson. Es, claramente, la película más extraña de la actriz, quien aquí interpreta a una alienígena que, camuflada de prostituta y apelando a la debilidad masculina por su belleza, se dedica a llevar hombres a la cadena alimenticia de su raza. En ese periplo se la ve en un desnudo frontal, un paso inusual para una estrella de su status.

"Escuché que Jonathan estaba haciendo una película que originalmente tenía otra historia", le dijo Johansson a The Guardian sobre su encuentro con Glazer, a quien define como un "genio" y un "visionario". "Pero nos encontramos y estaba claro que estaba luchando por saber qué hacer con eso. Había algo en ese personaje extraterrestre que le daba la libertad de ser un observador sin juicio. Los dos estábamos interesados en eso. Pensé que era increíblemente desafiante hacer un personaje libre de prejuicios, sin ninguna relación con alguna emoción con la que yo me pueda relacionar". La película le llevó 10 años de insistencias a Glazer, quien actualmente no está vinculado a ningún proyecto nuevo.

El personaje de Johnasson tiene apenas tres líneas de diálogo pero una presencia constante en cámara. Está todo el tiempo manejando una camioneta alrededor de Glasgow, y va subiendo los incautos a los que lleva a la muerte. Esas escenas fueron filmadas con cámaras ocultas y la sorpresa de los personajes que suben (todos actores no profesionales), es real: no saben qué es Scarlett Johansson pero se sienten atraidos. Es una suerte de documental sobre las reacciones masculinas a la belleza inserto en una película de ciencia ficción.

"Estás comprometido con este punto de vista de la extraterrestre y experimentás el mundo a través de ese lente muy particular," le dijo Glazer a The New York Times. "No se puede confiar en las convenciones del género o de la narración, o la forma en que la exposición es utilizada para propulsar una historia. Una película así tiene que estar al margen, estar por su cuenta".

Under the Skin, además, está llena de referencias cinéfilas. Las más evidentes son 2001: Odisea del Espacio (el comienzo tirando a psicodélico, por ejemplo) de Stanley Kubrick y El hombre que cayó a la Tierra de Nicholas Roeg. Pero lo más notorio es como Glazer consigue hacer una de ciencia ficción con escenarios totalmente blancos o negros, una opción artística, sin duda, pero quizás también financiera.

No es un plato sencillo, cierto, pero Under the Skin plantea una historia inquietant que se burla del protocolo de un género y que se aprovecha de una estrella como Johansson. La combinación funciona.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)