RESEÑA

La Liga de la Justicia merecía mejor suerte

Bajo la plantilla humorística de Marvel, los superhéroes dan un paso hacia atrás

Mujer Maravilla
Vea el tráiler de "Liga de la Justicia"

La tercera debería ser la vencida, pero se está lejos del final. DC y Warner Bros se volvieron a tropezar en un nuevo intento de convertir a sus superhéroes en... héroes. Una lástima, considerando que Mujer Maravilla, que fue estrenada hace unos meses, resultó ser un entretenimiento disfrutable para muchos.

El principal problema de Liga de la Justicia —una nueva película del director Zack Snyder que fue completada por Joss Whedon (Los Vengadores) cuando el primero tuvo que dar un paso al costado— es que falla en una misión que debería ser primordial: contar una historia con personajes tan extraordinarios como inspiradores.

La culpa de ello la tiene, principalmente, un guión entreverado que en la pantalla se convirtió en una producción de una fuerte apuesta a lo visual (con un exceso de efectos especiales poco realistas), y la ausencia total de riesgo para sus personajes.

Más allá de esos problemas, lo que puede resultar aún más doloroso para los seguidores de Batman y el resto de sus superamigos es que Liga de la Justicia es completamente olvidable. Se supondría que se daría la primera reunión de los grandes personajes de DC, que siempre han tenido cierto aire de deidades en comparación con los héroes más acomplejados de Marvel. En cambio, la formación de la Liga está más cerca de ser una juntada entre un grupo de amigos que se reúne por obligación y no por- que haya una motivación personal verdadera.

Si un héroe es tan bueno como su villano, eso explica por qué Liga de la Justicia se siente tan poco innovadora en ese aspecto. El antagonista de la película es tan familiar para el género como las máscaras que usan los personajes.

Liga de la Justicia
Mujer Maravilla, Batman y Flash.

La propuesta es la siguiente: un villano extraterrestre debe obtener unos elementos poderosos desperdigados por la Tierra que funcionan según la trama lo necesite. Para hacerlo, tendrá un ejército de esbirros dispensables y un hacha gigante. Hablará mucho, explicará su plan en cada escena y será derrotado de forma tan inolvidable como la que apareció.

Ese villano es Steppenwolf (cuya voz es la del actor Ciarán Hinds), una opción peculiar dada la calidad de segunda división que tiene el personaje en las historias, en comparación con el amo al que sirve: Darkseid, dueño de un planeta que bien podría ser un infierno y al que se lo verá más adelante.

De cierta forma, si esta película hubiese sido dividida como una serie, Steppewolf sería “el monstruo de la semana”. Se lo necesita, pero solo por un momento. Su elección es justificada porque Liga de la Justicia debe propulsar otras películas y guardar sus mejores cartas para más adelante.

Así es que la Mujer Maravilla (Gal Gadot) y Batman (Ben Affleck) consiguen reclutar sin mucho esfuerzo a Aquaman (Jason Momoa), Flash (Ezra Miller) y Cyborg (Ray Fisher) en su misión de detener la transformación del mundo en un planeta extraterrestre (y expandir la franquicia cinematográfica en el proceso).

Tanto Momoa (quien ya está filmando su película en solitario) y Miller (cuya película está demorada) son los encargados de dotarla de escenas de comedia, un tono que DC necesitaba urgentemente. El carisma de ambos actores es natural, pero cuando se encuentran en sus trajes parecen un poco acartonados. Fisher, en tanto, se mantiene en lo que le pide su papel: un humano robótico tan emocional como una tableta.

Mientras tanto, la santa trinidad de DC (Batman, Superman y Mujer Maravilla) toma un rol de mentor. Como Batman, Affleck ya parece estar despidiéndose del personaje. Mientras que su versión vieja y llena de moretones tenía cierto peso en Batman vs Superman, acá bien podría sentarle mejor quedarse en la baticueva con Alfred.

Gadot, por su parte, es tan agradable en su rol de heroína como en Mujer Maravilla, pero su obsesión con la muerte de un interés romántico no deja que el personaje progrese.

Por último está Superman. Y sí, pese a que se murió en la película anterior, Henry Cavill figura en los créditos iniciales. Cavill es un Superman muy digno, pero aquí es utilizado más como una ayuda narrativa que como un personaje.

Si bien la ligereza y el humor son bienvenidos, también lo hubiesen sido una historia, un villano y una dirección de actores que se abocara a dejar bien parados a uno de los grupos de héroes más conocidos de la cultura del entretenimiento. La competencia con Marvel se hará más reñida y mientras que su producción comienza a sentirse repetitiva, DC está lejos de llegar a ese mismo nivel de espectáculo. En resumen, esta liga no le hace justicia a nadie.

La Liga de la Justicia
El equipo casi completo (falta Superman).
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)