CAZAFANTASMAS

Y ahora le toca a las chicas

Mañana se estrena la nueva versión de la comedia de los 80 pero con elenco femenino.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los Cazafantasmas. Foto: Difusión

En teoría, una nueva Cazafantasmas suena a éxito seguro. Una generación después que Bill Murray, Dan Aykroyd, Harold Ramis y Ernie Hudson defendieran la ciudad de Nueva York de terrores paranormales y de un gigantesco hombre de malvavisco en la exitosa comedia de Ivan Reitman, y tras años de intentos fallidos de secuelas y recomienzos, este parecía el momento adecuado para que un nuevo grupo de actores se calce las mochilas de protones y maneje el Ectomóvil. ¿Y quién mejor para encargarse de ese desafío que Kristen Wiig, la de Damas en guerra y su compañera de elenco nominada al Oscar, Melissa McCarthy, reunidas con Leslie Jones y Kate McKinnon de Saturday Night Live? ¿Y por qué no sumarle al director Paul Feig, quien ya ha trabajado con McCarthy (en Damas en guerra, Chicas armadas y peligrosas y Spy: una espía despistada) y que siempre peleó por una mayor representación femenina en Hollywood?

Pero no todos están contentos con esta nueva Cazafantasmas (que se estrena mañana en Uruguay y el 15 en Estados Unidos). Casi desde el mismo momento en que se anunció quiénes iban a ser las protagonistas en enero de 2015, ha sido blanco de una fuerte ola de críticas de aquellos que, a pesar de no haber visto la película, opinan que no debería haberse vuelto a hacer y que poner protagonistas femeninas es una concesión a lo políticamente correcto.

En YouTube, los usuarios le dieron más de un millón de votos negativos al tráiler, mientras se aseguraba en los comentarios que las mujeres simplemente no podían ser cazafantasmas. Incluso antes de anunciar su candidatura presidenciales, Donald Trump subió un video a internet en el que decía: "Ahora están haciendo Cazafantasmas solo con mujeres. ¿Qué nos está pasando".

Más allá de esas reacciones, los críticos que la vieron la están elogiando.

"Esta versión es más o menos lo que se puede esperar de Paul Feig, una de las mejores cosas que le pasó a la comedia estadounidense desde Harold Ramis (el director de la original)", escribió Manohla Dargis en The New York Times. En The Guardian, esta Cazafantasmas consiguió cuatro estrellas.

Sobre esas reacciones, y sobre volver a visitar un clásico, sus responsables hablaron con The New York Times.

—¿Los actores fueron importantes en la Cazafantasmas original?

Melissa McCarthy: Cuando uno crecía, sí lo fue. Amaba a todos y más verlos juntos de esta manera extraña, graciosa, heroica.

Leslie Jones: De Bill Murray me resultaba gracioso que no había nada que lo asustara. Decía cosas ingeniosas, incluso cuando estaban pasando cosas.

Paul, ¿cómo llegaste a la idea de hacer Cazafantasmas?

Paul Feig: Ivan (Reitman) tenía un guión para una secuela y estaba muy excitado con la idea y me preguntó si quería hacerla. La idea era que los otros cazafantasmas le entregaban la tecnología a un nuevo grupo. Entonces Amy Pascal (la expresidenta de Sony) me invitó a almorzar y me lanzó algo así como "¿por qué ustedes los directores de comedias no quieren hacer esto?". Porque es una película sagrada y da miedo meterse con estos tipos. Pero ella me dijo "hay una franquicia ahí". Eso me quedó pegado. Gente graciosa en peligro luchando contra lo paranormal con tecnología es una idea tan buena. Así que pensé, ¿cómo lo haría? Ah, si pudiera hacerlo con todas esas mujeres tan graciosas con las que me muero de ganas de trabajar, eso sí me gustaría. Así sí que podría hacer un reboot.

—¿Cómo llegaste a este elenco?

PF: Mi coguionista Katie Dippold y yo no queríamos escribir el primer borrador con alguien en mente porque queríamos ver cómo conseguir solos la dinámica. ¿Por qué fue exitosa la original? Obviamente la idea es grandiosa, pero estaba la química entre esos cuatro tipos y la gente que los rodeaba. Y yo ahora tenía las personas más graciosas con distintas energías cómicas pero unidas por un sentido de humor similar.

—¿En algún momento se dieron cuenta que por la premisa de la película y porque todas las protagonistas son mujeres, alguna porción de su audiencia podría no estar feliz?

McCarthy: ¿Te referís a los locos?

Jones: Se refiere a los que no saben que es una película.

Kristen Wiig: Siento que cuando estábamos filmando, la verdad que no pensábamos en eso. ¿Quizás a veces?

Feig: Eso es porque vos y Kate no están en las redes sociales. Leslie y yo nos metimos en el barro digital y nos ensuciamos.

McCarthy: Cuando estábamos filmando, Paul trajo fotos de muchachas disfrazadas con sus propias mochilas de protones y overoles, y pensé: "Eso sí que es cool". Estaba más al tanto de esas cosas.

Jones: Esta película, de todas maneras, no es para la gente que anda gritando "esto está arruinando mi infancia".

Wiig: Probablemente necesiten ir a terapia.

McCarthy: Pienso que sus infancias ya estaban bastante arruinadas. Si esto se las rompe eran ya bastante frágiles. Es bueno recordar que los que se quejan son una ínfima fracción. La gente normal no anda fijándose en esas cosas. Hay uno gritando en cada esquina de cada ciudad, pero hay 300.000 comprando la entrada.

—¿Por qué algunos ven esta clase de fantasías de gran presupuesto —Star Wars o esta película— como campos de batallas de ideas sociales?

Feig: Es la agonía de la vieja guardia. Es una pequeña minoría que grita más fuerte, porque están perdiendo pie. Si alguien estuviera rehaciendo El Padrino, yo mismo diría "esperá un minuto". Pero cuando todo el mundo es como "nos están robando la plata", no sé. Todo lo que se ha hecho en Hollywood desde el principio de los tiempos es para sacar plata. Es por eso que se hizo la Cazafantasmas original. No es una cosa altruista: los estudios hacen películas para hacer dinero, y los realizadores tratan de hacer algo que vaya a entretener a la audiencia pero tratrando de hacer dinero para el estudio.

Jones: Volvieron a hacer Raíces, y todo el mundo decía que no deberían haber hecho algo así. Y yo pensaba, definitivamente, que tenían que hacer algo así. Porque necesitaba ser actualizada para una nueva generación, así pueden entenderlo. Cuando hicimos esta reboot, pensé que los fanáticos de los Cazafantasmas tendrían que estar excitados ya que tienen la nueva tecnología, los fantasmas se van a ver más reales ahora. La historia necesitaba ser contada otra vez con nuevos personajes.

—¿La gente tiene problemas con que el elenco sea femenino?

Jones: Sí y me sorprende porque las mujeres hace años que la están rompiendo. Pasa lo mismo cuando vas a un club de comedia y el presentador manda "¿Están listos para ver a una mujer?". ¿Estás listo para ver un unicornio? ¿Por qué es tan sorprendente que haya una mujer? Hay dos sexos. Un hombre y una mujer. Así que si no hay un hombre en una película, ¿qué otra cosa va a haber?

McCarthy: Hay un extraño fenómeno de reemplazo, un miedo de que si entran dos mujeres tienen que salir dos hombre. No sé por qué eso afecta tan visceralmente a cierta gente. No es como yo pienso ni cerca. Si veo a cuatro hombres no pienso "Bueno, ahí van cuatro empleos que no consiguieron cuatro mujeres". Bien por ellos. Hay espacio para todos.

—¿Hay alguna franquicia masculina que les gustaría hacer con un elenco femenino?

Jones: (mirando a Kate) Sabés lo que voy a decir ¡Locos de remate! Gene Wilder, Richard Pryor. Yo y Kate. La vimos juntas y a ella no se le borró la enorme sonrisa de la cara.

Wiig: (a Kate) Hagan Indiana Jones y el templo de la perdición (se ríen).

Feig: India Jones. Se escribe sola.

Wiig: ¿Yo? Quizás el anciano de Up (risas).

McCarthy: Mejor solo que mal acompañado es mi película favorita. El papel de John Candy, era tan tonto y tan entrañable. Pienso que estaba perfecto. No le tocaría nada, pero cuando pienso en un papel, me digo: "Dios mío, tener eso y hacer ese papel tan delicado".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)