Estreno en streaming

Cuando el juego sale mal

El juego de Gerald y la apuesta de Netflix a Stephen King

El juego de Gerald
Carla Gugino en El juego de Gerald. Foto: Difusión

Este ha sido el año del resurgimiento del prolífico escritor Stephen King, quien tiene una relación ambivalente con la pantalla grande, y con la chica también.

Hace pocas semanas se estrenó un gran éxito en taquilla (It) y también, aunque con menor suerte en recaudación, La torre oscura.

En televisión se han estrenado (y seguirán apareciendo hasta fin de año) varias series como La niebla (en Netflix), Mr. Mercedes (todavía sin pantalla en la región) y a fin de mes llegará 1922 (también por Netflix), lo que confirma que King está más presente que nunca.

Ahora está disponible en el servicio de streaming, El juego de Gerald. Una película basada en la novela que King escribió en 1992, que adaptaron Jeff Howard y Mike Flanagan, quien además dirige. Se trata además de la primera adaptación de esta obra, en la que King se despoja de monstruos y criaturas macabras para contar una buena historia de suspenso.

El juego de Gerald
Trailer de la película "El juego de Gerald", ya en Netflix

El juego de Gerald cuenta de una mujer, Jessie (una espectacular Carla Gugino), que junto a su marido Gerald (Bruce Greenwood) se van un fin de semana a una casa en el bosque, para intentar reavivar la pasión en la pareja.

Gerald propone un juego de dominación para despertar el deseo de su esposa, esposándola a la cama, previa ingesta de una pastilla azul. Así comienza este juego que propone Gerald y que acepta, al principio ella, aunque termina pidiendo su liberación. Es que la joven guarda algunos secretos que pensaba olvidados, y esos grilletes que la atan físicamente, la habían atado psicológicamente en el pasado. Tras una breve discusión y con el corazón bombeándole más de lo seguro, Gerald sufre un infarto y muere súbitamente junto a su mujer. Así comienza otra historia, la de Jessie y su liberación de todas las ataduras. Esa es la premisa de la historia, y lo que Flanagan cuenta en los primeros minutos de la película.

De esta forma comienza una narración catártica y reflexiva, donde Jessie comienza a dialogar con su marido muerto y también con su subconsciente. Así comienza a recordar la fuente de sus miedos y la razón por la que aquella inocencia quedó interrumpida hace varios años, en un eclipse solar.

El juego de Gerald
Carla Gugino y Bruce Greenwood en El juego de Gerald. Foto: Difusión

La supervivencia comienza a ser la motivación de Jessie, y al igual que Donna Trenton (en la película Cujo), hay un perro que da medio, que además, comienza a probar la carne fresca de Gerald frente a los ojos de Jessie.

La película funciona, genera sus sustos y Carla Gugino se luce con este papel. Aunque el mérito de sus protagonistas reside en saber convertirse en alter egos de sus personajes. Mientras Jessie comienza a desesperarse, charla con su subconsciente, representado a través de la figura de su marido y de ella misma. Mientras el Gerald con el que charla representa lo que ella se niega a ver (el miedo y la inseguridad que ha rodeado toda su vida), la Jessie con la que habla es como una fiera enjaulada con paciencia y determinación como para superar los obstáculos que tiene enfrente, incluso el estar atrapada en una cama en el medio de un bosque y sin posibilidad de conseguir ayuda.

Si bien el recurso del desdoblamiento de los personajes no es novedoso, la historia y estos personajes están al servicio de una historia efectiva, con una atmósfera opresiva. Una combinación que el director y guionista logra plasmar con acierto, logrando una historia de suspenso, con dosis efectivas de terror psicológico y una gran actuación de Gugino.

Por qué mirarlo

El juego de Gerald

Si bien la premisa parece ser una historia romántica, no hay que olvidarse que se trata de la adaptación de una novela de Stephen King. Una historia retorcida, donde el pasado dialoga con el presente y le permite a los creativos, presentar temas más oscuros, como la violencia doméstica y abuso infantil, que comienzan a surgir a lo largo de la hora y media de duración. La actriz Carla Gugino (de la serie Wayward Pines y las películas Una noche en el museo y San Andreas) realiza un tour de force interpretando a Jessie, la desgraciada víctima de un juego sexual que sale mal. Una película donde Gugino tiene que transmitir, y lo logra, el horror de quedar atrapada en una casa en medio del bosque, sin poder pedir ayuda. Mike Flanagan (el director de la película de terror La Ouija: el origen del mal), realiza una película con una atmósfera asfixiante y el resultado es un thriller psicológico con dosis efectivas de terror.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)