CINE

El director que no quiere pisar Hollywood

Se estrena hoy Paterson, la nueva película de Jim Jarmusch

Jim Jarmusch
El director Jim Jarmusch

En un episodio de Los Simpsons, la célebre familia animada de la televisión va al Festival de Cine de Sundance. Lisa presenta un documental sobre su vida. Caminando por las calles frías de Utah, Homero revela el verdadero motivo de su entusiasmo en el viaje: conocer al director Jim Jarmusch y preguntarle quién es. Al instante, el cineasta se cruza en su camino.

“¿Quién sos?”, le pregunta Homero. “Trato de responder eso en mis películas”, responde la versión animada del director, cuya voz fue doblada por el propio Jarmusch. En una escena posterior del episodio, el artista se retira de una conversación “como en las mejores películas independiente”: con un fundido bonito.

Las dos piezas humorísticas, simplonas pero efectivas, son un buen ejemplo de lugar que ocupa Jarmusch -cuya película más reciente, Paterson, se estrena hoy en Uruguay- en la industria del entretenimiento estadounidense. No es un director popular, pero tampoco uno tan desconocido para que no pueda salir en Los Simpsons.

Como una figura elogiada dentro de la escena del cine independiente estadounidense -aquel que está fuera de la maquinaria de los grandes estudios-, Jarmusch es uno de esos directores de bajo perfil capaz de legitimar la carrera de un actor al tenerlo como partícipe de sus películas.

Comenzó su carrera en la década de 1980 y a través las películas Extraños en el paraíso y Bajo el peso de la ley empezó una exploración del lado oscuro del sueño americano narrada en historias protagonizadas por inadaptados.

Hasta el próximo lunes 30 inclusive, Cine Universitario del Uruguay (Canelones 1280) continuará con un ciclo de películas dedicadas al director. 

La presencia de Jarmusch parece también, ir de la mano de su filmografía. Con un pelo blanco elevado varios centímetros de su frente (lo tiene así desde su adolescencia), una voz profunda que emite diálogos lentos y, en general, una impronta muy rockera, al director de 64 años nacido en Ohio se lo puede definir como un autor, un artista cuyo estilo y práctica son distintivos.

Si bien las obras de Jarmusch han sido el deleite de los festivales de cine y los críticos que los atienden, el cineasta no ha sido reticente a la hora de trabajar con figuras aclamadas de Hollywood. Johnny Depp, Forest Whitaker, Bill Murray y Tilda Swinton han sido protagonistas de sus películas.

Paterson
Vea el tráiler de "Paterson"

Con ellos, Jarmusch se ganó un lugar en los corazones cinéfilos al revertir géneros del cine a su gusto. Hizo un western surreal en blanco y negro (Dead Man), un crimen sobre un negro fascinado por los samurai (El camino del samurai), la travesía de un Don Juan envejecido (Flores rotas) y un grupo de vampiros rocanroleros (Only Lovers Left Alive).

El cineasta también ha sido un narrador de antologías. En Una noche en la tierra retrató la noche de Los Angeles, Nueva York, París, Roma y Helsinki desde varios relatos adentro de un taxi, mientras que en Coffee and Cigarettes dedicó una película de múltiples relatos en torno a sus dos grandes vicios, que hoy ya abandonó.

Hay otra pasión más allá del cine, que no parece abandonar: la música. Ya sea porque se viste pronto para tocar en el extinto CBGB o porque entre sus amigos se encuentran Tom Waits y Iggy Pop (quienes también actuaron para él), el director ha hecho de sus bandas sonoras otra parte crucial de su carrera.

Premiado por Cannes y ninguneado por la Academia (jamás ha sido nominado) nada parece indicar que el director busque cambiar el camino en el que se ha embarcado desde hace cuatro décadas.

Paterson, su película más reciente junto al documental Gimme Danger, es la prueba de ello. Con su relato de un conductor de ómnibus y poeta, el cineasta se muestra desinteresado por narrar una historia que resulte atractivas para las audiencias impacientes. Como el protagonista de su largometraje, a Jarmusch le gusta tomarse el tiempo para reflexionar antes de crer. Es lo que mejor le sale.

RECUADRO

La poesía en la pantalla grande

En Paterson, el actor Adam Driver (uno de los protagonistas de la nueva saga de Star Wars) interpreta a un conductor de omnibuses que escribe poesía en su tiempo libre, aunque no piense publicarla. Paterson vive en Paterson, Nueva Jersey tiene una rutina marcada: se levanta antes que su esposa -Golshifteh Farahani, quien encarna a una artista-, va a trabajar y al regresar a su hogar a veces visita un bar mientras pasea a su perro. La cotidianeidad de la vida de Paterson es uno de los principales temas de la película, que también explora las motivaciones artísticas detrás de la poesía y las casualidades.Para mostrar las obras de Paterson, el director se apoya en un recurso poco visto hoy en día: los textos sobreimpresos. Mientras el poeta lee sus obras en voz alta en varios monólogos, los textos aparecen en la pantalla, como si los estuviera escribiendo. Sobre sus motivaciones detrás de la película, Jarmusch ha dicho que tenía un objetivo claro: “Solo quería crear un pequeño mundo intencionalmente pequeño y tranquilo con personas centrado en ellos mismos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)