ENTREVISTA A ANGE

"El desafío es ser un ejemplo para tus hijos"

Charla con la actriz sobre ser madre y su nueva película en Netflix

Angelina Jolie filmando "First They Killed My Father"
Angelina Jolie filmando "First They Killed My Father"

Erlas 17.40 de un jueves suena el teléfono y una voz grave y, por momentos seductoramente ronca, saluda: “Hola. Soy Angelina”. Habrá que imaginar los gestos de su cara angulosa mientras habla de su última película, si frunce su boca, inquietante de tan voluptuosa o si su cuerpo, imponente y frágil a la vez, se desparrama sobre un sillón. Por el tono relajado de la voz, podemos ubicarla en su mansión de 25 millones de dólares en el barrio Los Feliz, al este de las colinas de Hollywood. Ella no es como uno espera que sea. Las respuestas atraviesan los miles de kilómetros de distancia con una risa liviana cuando confiesa: “Para mis hijos, no soy cool”.

A un año de su separación de Brad Pitt, sabe que la curiosidad por su vida sentimental es infinita y universal. Con la misma tenacidad de uno de sus papeles más conmovedores, la madre del hijo desaparecido en El sustituto, parece decidida a soportar toda esta atención y a encauzarla hacia el terreno que defiende. Hoy, Jolie quiere hablar de la crianza de sus hijos, del trabajo humanitario por el que hizo más de 60 viajes a los territorios más vulnerables del mundo y de su última película, First They Killed My Father (“Primero asesinaron a mi padre”), de reciente estreno en Netflix, que la vuelve a ubicar detrás de cámara,para contar las memorias de su amiga Loung Ung, una sobreviviente del genocidio del régimen de Pol Pot, que gobernó Camboya de 1975 a 1979 y mató a dos millones de personas.

Para este rodaje, Jolie se mudó con toda su familia a Camboya. Maddox, su primer hijo adoptado a los seis meses de un orfanato camboyano y hoy de 16 años, trabajó en la producción y Pax, de 13 y adoptado en Vietnam, optó por ayudar con la fotografía. Sus otros hijos son: Zahara, de 12, adoptada en Etiopía; Shiloh, de 11, y los mellizos Vivienne y Knox, de 9. Los últimos tres son los que tuvo junto a Pitt.

-¿Qué es lo mejor de ser mamá?

-Podés pasar tu vida con estos individuos extraordinarios. Ellos crecen y te enseñan quiénes son. Cuando mis hijos me sorprenden o me dicen algo lindo, me doy cuenta de que ya son individuos. Eso me parece lo mejor, lo más divertido de ser mamá. Hay algo maravilloso en esto de pensar voy a hacer lo mejor que pueda como madre, pero en el fondo son ellos mismos. Nosotras les damos tiempo y herramientas y sólo podemos esperar que puedan hacer lo que no podemos hacer por ellos.

-¿Qué intentás transmitirles?

-Para mí, lo más importante que podés enseñarle a tu hijo es a respetar al otro. No es tan importante cómo le va en el colegio si no celebra la diversidad que hay en el mundo y respeta al otro. Lo que más me interesa es que mis hijos sean generosos. Les enseño a ser empáticos y curiosos. Creo que con eso serán buenas personas y harán algo valioso de sus vidas. Tendrán amistades verdaderas y conexiones sinceras.

-¿Cuáles son los desafíos y miedos en tu día a día como mamá?

-El desafío es vivir bajo tus valores y tratar de ser un ejemplo para tus hijos. No es algo que dé miedo, pero requiere un sentido de la responsabilidad.

RECUADRO

Cómo encontró la historia de su nueva película

A comienzos del milenio se encontraba musculosa y entrenada para el rol de Lara Croft en Tomb Raider, que la hizo mundialmente conocida. Uno de los lugares de filmación era Camboya y, en un descanso, se acercó a un puesto callejero y compró el libro First They Killed My Father. Era la historia real de Luong Ung, una sobreviviente del genocidio camboyano. Esas páginas y el contacto con la gente de Camboya le abrieron la puerta a un nuevo universo, hasta entonces desconocido ella. “Una vez que sabés y que despertás a lo que está pasando en otras partes del mundo, ya no podés seguir igual”. Ese despertar la llevó a convertirse en embajadora de buena voluntad para la ONU.

-En una entrevista dijiste que First They Killed My Father, “es la pesadilla de todo padre. Ves a tus hijos muertos de hambre y torturados y no podés hacer nada”. Como directora y madre ¿hubo alguna escena en particular que te haya afectado o costado más?

-Claro, la escena de la despedida entre la madre y los hijos. Eso no me lo puedo ni imaginar. Siento tanto respeto y admiración por la madre de Loung porque probablemente ella murió sin saber si sus hijos la iban a entender. Tuvo que ser fuerte e incluso hacerlos enojar para que ellos se fueran solos y pudieran sobrevivir sin ella. Lo que la madre hizo fue un acto de generosidad nacido del amor. Otra madre los hubiera querido retener porque no querría estar sin ellos. Hizo un gran sacrificio y por eso su hija (Loung Ung) está viva.

-¿Cómo cambió tu vida la historia de Loung Ung?

-Muy profundamente. La primera vez que leí su libro había tanto que no sabía por la manera en que fui criada. Estaba en la calle, en una esquina. Encontré su libro, lo leí y me impactó la manera en que te hacía ver el horror y atravesar la guerra a través de los ojos de una chica. Después, nos conocimos en una campaña para ayudar a eliminar las minas terrestres en Camboya. Nos convertimos en grandes amigas.

-Tres de las cuatro películas que dirigiste abordan la temática bélica y son historias de resiliencia, lucha y supervivencia. ¿Cuándo surge esta fascinación?

-Muchos de mis proyectos como directora tienen que ver con esto. Creo que es en parte por mi trabajo en las Naciones Unidas. Paso mucho tiempo entre gente extraordinaria que ha sobrevivido a la guerra. Cuando estudiás el comportamiento humano, querés saber qué es lo que nos divide, cómo las ideologías pueden surgir y por qué la gente se pelea. Al mismo tiempo, te encontrás con historias de gente con un espíritu que los impulsa hacia adelante a pesar de todo. Cuando puedo dirigir una película, elijo estos temas. Me enfoco en ellos porque es en lo que me enfoco en mi vida.

"First They Killed My Father"
Trailer de "First They Killed My Father", la nueva película de Angelina Jolie

-¿Por qué son esos los temas que más te atraen?

-No hay nada más inspirador que la gente que se rehúsa a dejarse llevar por los conflictos y, en cambio, encuentran la voluntad para superarlos. A veces necesitamos de esos ejemplos de fuerza para encontrar los recursos escondidos que tenemos dentro de nosotros. Eso ayuda a sacar lo mejor de cada uno. Me gusta pensar que no estamos definidos por los problemas que la vida nos trae, sino por cómo los enfrentamos.

-Camboya significa mucho para vos. ¿Qué aprendiste de su cultura y sus valores?

-La dedicación a la familia. Mis recuerdos más felices tienen que ver con estar sentados a mitad de la noche, entre varias familias reunidas. Sólo eso. O sentarnos a ver el atardecer y estar en familia. Esas son las cosas más simples, bellas e importantes de la vida. Quizá tenga que ver con que han perdido tanto. No pierden de vista lo que es importante.

-Tus hijos Maddox y Pax trabajaron en la película. ¿Cómo vivieron esta experiencia?

-Siempre trato de viajar con ellos. Hace 14 años que trabajamos en Camboya con nuestra fundación. Pero esto fue distinto. Cuando creás con la gente, se construye una comunidad, se construyen amistades. Esos meses que pasamos todos ahí nos cambiaron a todos. Claro que aprendés sobre el pasado, pero fueron las amistades que se formaron lo más importante. Maddox está muy orgulloso de su origen. Y me impresiona tanto cuando me contesta: “Y bueno, mamá, es porque soy camboyano”. No esperás que un chico, sólo por ser de cierto país, entienda y conecte tanto con la cultura. Pero cuando lo hace, te das cuenta de que está aprendiendo algo de sí mismo, que lo va a ayudar a lo largo de toda su vida. Todo esto es la fábrica de quiénes son. El otro día estaba haciendo algo realmente gracioso y lo exageré un poquito para irritarlos porque, claro, soy la mamá (risas). Me dijeron que no era graciosa. “Realmente, no lo sos, mamá, sos uncool”.

-¿Pero saben que de chica eras punk?

-(risas) Sí, es verdad. Yo era punk.

-¿Cuál era tu banda favorita?

-The Clash, y tiene sentido porque era una banda política.

-¿La mejor banda de todos los tiempos?

-Sí, sí, coincido. Amo a Joe Strummer. Me encanta su voz, tiene algo terrenal. Podría escucharlo para siempre.

-¿Vas a volver a trabajar con tus hijos?

-Ya les dije que no tienen que venir conmigo a trabajar, si no quieren. Parece que lo disfrutan. Como se educan en casa, está bueno si pueden ser parte de toda la experiencia. Creo que sí, que lo voy a hacer de vuelta. Todavía no tengo nada en mente. Espero que sigamos trabajando juntos. Pero ya no son bebes, así que ahora están informados de todo y tomamos las decisiones juntos.

-Bueno, eso es lo que hace una mamá cool...

-¿Me harías el favor de recordárselo a ellos? (risas)

PREMIOS OSCAR 2018

Jolie va por un Oscar por Camboya

 First They Killed My Father fue elegida para representar a Camboya en los próximos Oscar y podría competir como Mejor película extranjera, ya que Jolie tiene, desde 2005, doble nacionalidad: estadounidense y camboyana.

-Algunos críticos afirman que es tu mejor película. ¿Estás de acuerdo?
-Me gustaría pensar que sí. Es realmente una película que tiene mi corazón. La hice con amor para este país, para agradecer todo lo que me dio. No la podría haber hecho antes en mi carrera. Creo que tuve que hacer varias películas para encontrar un balance y hacer ésta con el punto de vista de una chica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)