ESTRENO DE NETFLIX

David Fincher volvió a Netflix de forma estupenda

El viernes se estrenó Mindhunter, la producción más reciente del director estadounidense

Mindhunter
Mindhunter

Solo con un caja de cartón, el director David Fincher asustó a una generación entera. Con un detective interpretado por Brad Pitt gritando al borde de la locura para saber qué hay dentro del paquete -que aparece en la escena final de Pecados capitales y cuyo contenido nunca es mostrado- Fincher ya demostraba que lo suyo era el suspenso.

Eso fue hace más de dos décadas. Desde entonces, el cineasta de 55 años tuvo una carrera celebrada con premios y seguida con pasión por un público que se hizo adepto al ingenio que mostró como narrador en películas como El club de la pelea (1999) o La red social (2010).

Un año antes de estrenar Perdida (2014), su última película a la fecha, Fincher volvió a mostrarse como un realizador inquieto y dispuesto a tomar nuevos riesgos. El cineasta se volvió uno de los autores responsables de House of Cards, la primera serie original de Netflix.

Como director de los dos primeros capítulos de la serie y su productor ejecutivo (labor que mantiene a la fecha), Fincher le dio al drama político protagonizado por Kevin Spacey el toque de estilo que necesitaba y ayudó a poner a Netflix en el mapa de la industria como un estudio a la altura de las grandes señales de televisión de Estados Unidos a la hora de crear contenidos propios y de gran atractivo popular.

Ahora, Fincher vuelve a aportar su grano en la montaña de arena cada vez más grande de Netflix ya que, desde ayer, en la plataforma se puede ver su nueva serie Mindhunter, en la que produce y dirige cuatro de los diez capítulos que conforman la temporada.

Dada su temática, Mindhunter significa un motivo de alegría para los fanáticos de Fincher, quien vuelve a ponerse al frente de una historia de crímen y misterio.

Ambientada en la década de 1970, el relato de Mindhunter está protagonizada por el agente del FBI Holden Ford (Jonathan Groff), quien, en su deseo de comprende qué motiva a un asesino serial a hacer lo que hace, comienza a entrevistar a algunos de los criminales más notorios de esa década en Estados Unidos.

La clave del periplo de Holden es que el término “asesino serial” no era una definición utilizada en los estudios criminales de la época.

Junto al responsable de la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI, el agente Bill Tench (Holt McCallany, quien trabajó con Fincher en El club de la pelea), Holden busca adentrarse en la mente de criminales mientras lidia con la burocracia de su agencia federal, que no propósito alguno a la investigación.

Esta premisa es un territorio familiar para Fincher, quien ya ha contado historia de asesinos seriales y duplas de investigadores antes. Si bien el asesino interpretado por Spacey en Pecados capitales es tal vez el villano más notorio en la filmografía del director, fue en la película Zodíaco (2007) en la que el cineasta comenzó a explorar las motivaciones psicológicas de criminales reales.

Mindhunter
Vea el tráiler de "Mindhunter"

Zodíaco narra el caso de un asesino serial verdadero de San Francisco, que supuestamente mató a más de 30 personas entre 1960 y 1970 y cuya identidad jamás fue confirmada. La suposición de sus víctimas se debe a que la popularidad del caso generó otros asesinatos por personas que dijeron ser el “asesino del Zodíaco”.

En Mindhunter, Fincher vuelve a tomar a la realidad como inspiración. El guion de la serie está basado en un libro escrito por John R. Douglas, un agente del FBI verdadero. La obra le fue llevada al director por la actriz Charlize Theron, quien también figura como productora de la serie.

El elemento que le resultó atractivo, según contó Fincher durante la promoción de la serie, fue la idea de derrumbar la noción de que los asesinos seriales son “genios malvados”, algo que él mismo ayudó a popularizar a través de sus películas.

A futuro, el próximo proyecto del realizador lo reunirá con Brad Pitt en una secuela de Guerra Mundial Z (2013) que aún no tiene una fecha de lanzamiento oficial, dado que el proyecto ha pasado por varias manos.
Al reclutar al director, es probable que Pitt espere convertir una historia de zombis en un relato más orientado al suspenso que al terror gráfico.

Mientras que Fincher r se encuentra ocupado en dirigir su primera secuela desde Alien 3 (1992). en Netflix ya hay casi diez horas del nuevo material de un autor que vale la pena seguir en cada paso que da.

reseña

Un arranque intrigante y meritorio (****)

Mindhunter se toma su tiempo para poner las piezas en el tablero pero, una vez que los jugadores están presentados, la nueva producción de David Fincher realizada para Netflix se posiciona como una de las nuevas series imperdibles de lo que queda del año.

Al menos, eso puede deducirse de los dos primeros capítulos habilitados a la prensa antes del estreno de la serie. En ellos, Fincher demuestra nuevamente su dominio a la hora de convertir escenas mundanas (una conversación de oficina entre dos agentes, por ejemplo) en secuencias ágiles y atrapantes.

En el primer episodio de Mindhunter, Fincher dedica gran parte del capítulo a introducir a su protagonista, el agente especializado en la negociación de rehenes Holden Ford, quien es interpretado por un sobrio e interesante Jonathan Groff.

La verdadera premisa de la serie -Ford y un colega investigan la psicología detrás de un asesino serial en diferentes rincones de Estados Unidos- tarda en aparecer, pero ya para el segundo capítulo queda claro que Mindhunter no es una serie que busca inquietar a quien la esté mirando de manera explícita.

No aparecen escenas de crímenes violentas (aunque sí fotos o relatos de ellas) o persecuciones en autos a máxima velocidad. En cambio, la intriga propuesta en Mindhunter proviene un lugar mucho más aterrador: la mente humana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)