cine

Cinco escenas para recordar a Michael Cimino

El director de cine —famoso por sobre todo "El francotirador" falleció el pasado 2 de julio. Acá lo recordamos con cinco escenas de sus películas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con Robert De Niro y Meryl Streep

Fue triste el destino de Michael_Cimino. En 1979, El francotirador, su segunda película como director, le dio un Oscar y el crédito de que podía convertirse en el gran director de una generación que incluía a gente como Martin_Scorsese, Brian de Palma y Francis Coppola. Cimino murió el sábado a los 77 años y lejos de aquella gloria prometida.

El francotirador tuvo nueve nominaciones y ganó cinco Oscar, pero, principalmente, consiguió una contundente reflexión sobre la violencia y la guerra de Vietnam y las consecuencias de ambas en una pequeña ciudad. Un elenco extraordinario (Robert De Niro, Meryl_Streep, Christopher Walken, John Cazale) y la clásica escena de la ruleta rusa, la convirtieron en un clásico recurrente.

Las razones por las que Cimino solo dirigió media docena de películas en 40 años son difíciles de desentrañar pero es una combinación de motivos personales, artísticos e industriales.

Para empezar se lo acusa de fundir United Artists, un estudio tradicional que se entusiasmó con su Las puertas del cielo, un proyecto ambicioso que mezclaba guerra, romance y western y que fue un fracaso de los importantes. Cimino fue más un chivo expiatorio que el verdadero responsable del cierre de United Artists (que tenía más problemas que un fracaso de taquilla o un director perfeccionista) pero parece haber pagado por eso el resto de su carrera. Fue además, el cierre de las toleradas inquietudes de toda una era de la industria del cine.

La película, que es una desmesura de tres horas y media es muy buena y fue muy mal vista por la crítica en su momento. Como le pasó a otra víctima de la libertad creativa absoluta, Orson Welles, Cimino pagó cara la posibilidad de hacer lo que quiso.

Desde entonces solo pudo hacer cuatro películas en las que, justo es decirlo, escaseaba el pulso de sus primeras obras. En Uruguay se estrenaron Especialista en crimen, El francotirador, Manhattan Sur con Mickey Rourke, El siciliano con Christophe Lambert y Horas desesperadas de nuevo con Rourke. Aunque en cada una de ellas había chispazos de genialidad, no es una filmografía a la altura de las expectativas generadas.

Un personaje en sí mismo, Cimino se volvió un ermitaño al que apenas se vio en público y que, se decía, se había vuelto adicto a las cirugías plásticas. Estaba convencido del valor de su obra y aunque aceptaba haber cometido algunos errores, estaba convencido que Las puertas del cielo será recordada como una obra maestra. Tiene razón, solo por sus dos peliculas más conocidas, Cimino será recordado como una promesa incumplida, sí, pero qué promesa.

Cimino arrancó con una película que de entrada anunciaba a un director con un estilo, que tenía cosas para decir más allá de lo que indicara el guión.

El debut fue Especialista en el crimen, con Clint Eastwood y Jeff Bridges. entre otros. Acá, la secuencia inicial, donde ya queda claro cómo viene la mano: Bridges le roba un auto a un vendedor y se las toma para ir a buscar a Eastwood, que también huye.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

El francotirador fue una de las películas más elogiadas de la década de 1970 y con razón: buenas actuaciones, un elenco espectacular y un tono y una atmósfera que captaba muy bien el espíritu de los tiempos y también el espíritu del cine que se hacía en esa época, con gente como él, Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, el George Lucas anterior a Guerra de las galaxias, William Friedkin, Brian de Palma y varios más. Acá, una escena de esa película, donde los amigos discuten, se reprochan cosas y desnudan conflictos y personalidades. 

Si no puede ver el video, haga click aquí. 

La puerta del cielo fue la película que hizo luego de El francotirador, y la que le valió muchas, tal vez demasiadas, críticas. La película, un western, perdió tanta plata que Hollywood le dio la espalda. Cimino no se recuperó más de ese golpe. 

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Manhattan sur, de 1985, fue el regreso de Cimino al cine.  Acá, la historia es una de malandras y policías, con un Mickey Rourke en su mejor momento. Filmada con imaginación y sentido estético, la escena muestra que Cimino siempre tuvo un estilo, en parte parecido al de Scorsese. 

Si no puede ver el video, haga click aquí.

El siciliano fue, como El Padrino, una película basada en un libro de Mario Puzo. Cimino hizo lo que pudo con el material, que no era el mejor de todos. Y tampoco la película resultó memorable. Tal vez fue la elección de protagonista. Christophe Lambert no es uno de los más dúctiles intérpretes. 

Si no puede ver el video, haga click aquí.  

Horas desesperadas, de 1990, fue la penúltima película de Cimino, una remake de una película de 1955 del mismo título, con Humphrey Bogart y dirigida por William Wyler. Cimino sale muy mal parado de la comparación. Y aún sin haber visto la original, la versión de Cimino no logra una impresión perdurable. 

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)