España

El cómic entra en el Reina Sofía

El museo acoge la mayor exposición de George Herriman

Autorretrato de George Herriman. Wikimedia Commons
Autorretrato de George Herriman. Wikimedia Commons

Krazy Kat, la tira cómica que George Herriman publicó durante más de 30 años (1913-1944) en diferentes periódicos estadounidenses, fue y es vista por expertos en artes visuales de todo el mundo como una absoluta obra maestra del cómic, y como un trabajo de complejísima orquestación en la forma y en el mensaje de fondo. Para George Herriman, en cambio, era “una tira sobre un gato, un ratón y un perro”.

Esa doble lectura es una de las vertientes del análisis sobre el legado de Herriman que pretenden llevar a cabo los responsables del Museo Reina Sofía, con la extraordinaria exposición George Herriman, Krazy Kat es Krazy Kat es Krazy Kat.

Se trata de un conjunto de 160 piezas entre planchas originales y páginas de diarios, procedentes de colecciones privadas y museos de Estados Unidos, que permanecerá abierta hasta el 26 de febrero. Con esta primera y espectacular entrada del cómic en el Reina Sofía, el museo aspira a “borrar por fin las fronteras entre la alta y la baja cultura”, según declaró Rafael García, uno de los comisarios de la muestra y conservador del centro.

“Elegimos a Herriman para introducir el cómic en el museo porque nos parece el autor que más ha influido en las generaciones posteriores, y no solo eso, sino también en numerosos artistas y escritores”, explicó por su parte Manuel Borja-Villel, director del museo.

La exposición da cuenta de la vasta misión de George Herriman: a través de lo aparentemente trivial, contar un mundo. La supuesta ingenuidad de los personajes y sus andanzas contrasta con los telones de fondo: una revolución en la puesta en página, una tensión entre lo metafórico y lo narrativo, abundantes referencias a la literatura clásica (muy particularmente a Shakespeare y Cervantes), una ilimitada riqueza expresiva, incluido el uso de varias lenguas a la vez como el inglés, el francés, el español, el alemán o el yiddish, y la posibilidad de diversos mensajes ocultos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)