RENOS XIPPAS

"El arte va a un mercado prácticamente virtual"

Este hombre de las artes que vivió su infancia en Montevideo y tiene galerías en París, Ginebra, Punta del Este y Montevideo se siente orgullosopor las obras que integranTrip, la muestra en su local de Bartolomé Mitre y Rincón. Rodeado de obras de Takis, Peter Halley y Marco Maggi, entre otros nombres importantes, Xippas, de paso por Uruguay, charló con El País.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Renos Xippas. Foto: Marcelo Bonjour

—¿Cómo se hizo galerista?

—Viene de familia. Un tío mío fue muy importante en el mundo del arte en las décadas de 1960 y 1970: fue el gran marchand de Magritte y el primer galerista de Warhol. Creó un imperio con galerías en todo el mundo, y como mi pasión es observar y analizar, me entusiasmé con el mundo del arte. Ahí empecé hace 42 años con Takis, un escultor del que hay obra ahora en exposición en la galería y es una figura importantísima. Ahí comencé como marchand, pero cuando falleció mi tío me instalé en París donde abrí mi galería en 1989 con una gran dosis de inconsciencia. Fue a pura garra charrúa. Por algo viví acá mi infancia y me siento muy uruguayo.

—En estos 25 años de galerista, ¿cuál fue el principal cambio en el mercado?

—En Europa el primer gran cambio fue la apertura de fronteras: todo se hizo más ágil. Y el euro unificó las transacciones. Así pasamos a un país con 600 millones de habitantes y una sola divisa. Explotó el mercado. Y, claro, está internet.

—Y ese es un cambio que se siente fuertemente hoy.

—Vamos a un mercado prácticamente virtual, la gente se moviliza cada vez menos, no va a las galerías porque ve todo por internet. Estamos obligados a hacer entrevistas a los artistas, poner todo online y trabajar con las redes sociales. Recién ahí, si le interesa se acerca a una galería a comprar.

—¿Y cambiaron los artistas?

—Tienen nuevas fuentes de información y de investigación. Ahora no se da tanto esas copias inconscientes cuando los artistas generan un reflejo de lo que es el mundo; muchas veces se da que frente a un mismo mundo, dos personas ven las cosas de la misma manera. No es que uno copia a otro, es que están los mismos instrumentos para ver lo que es el mundo.

—Y eso alcanza a Uruguay.

—Hay cada día jóvenes más interesantes y son muchísimos más libres. No hay una línea uruguaya, como antes.

—¿Y cómo es el mercado del arte contemporáneo local?

—Todavía el público no tiene el ritmo de la evolución del arte contemporáneo. Está con un ritmo más lento: sigue con las cosas clásicas que las ve como un patrimonio o una inversión más juiciosa. Y cuando entra acá y ve a un artista que yo le digo que es importante, y ve la obra pero no sabe, ni conoce los precios, duda.

—¿Y cuál es la tendencia mundial actual?

—Hay una gran revisión de los eighties, los años 80. Y toda mi colección y mi trabajo es de los 80. Me siento muy a gusto con decisiones que tomé y que parecieron que iban a desaparecer de la historia del arte y acá están.

—¿Qué ve en un artista? ¿Su estética?

—La estética no existe en el arte. El que tiene gusto estético en el arte está decorando su casa. El arte es un pensamiento, un estado espiritual transmitido a una proposición. La estética no tiene nada que ver. A mí me gusta analizar la personalidad del artista, me interesa el detalle, ver cómo funciona su cerebro. Quiero saber si el mecanismo es real o armado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)